22 febrero, 2011

Ya sea con el antiguo o el presente formato, a los equipos de los Estados Unidos la fase de eliminación directa del certamen regional siempre los toma “ en curva”.

Mientras el resto de los participantes llega con mayor o menor rodaje, los clubes de la MLS arriban cuando apenas estiran piernas en la pretemporada.

Este año el Real Salt Lake y el Crew de Columbus –los representantes de la MLS– “parten plaza” en la ronda de cuartos de final de la Concachampions con solo tres juegos de preparación a cuestas.

Los dos onces no juegan partidos por puntos desde el pasado mes de noviembre.

Ambos cuadros se verán las caras esta noche, a las 7 p. m. (hora de Costa Rica) en un tempranero duelo estadounidense.

Por disposiciones de la Concacaf las series de esta etapa fueron emparejadas en subregiones.

El de esta noche será un duelo que tendrá el clima en contra: de acuerdo con los pronósticos se espera una temperatura de un grado celsius en Columbus.

Sin embargo, el termómetro era lo último que tenía en mente el manager general del Real Salt Lake, Garth Lagerwey, cuando se refirió, en un boletín del equipo, a no permitirse un inicio “frío” en el arranque de esta fase.

“Creo que vamos a tener unas condiciones lamentables en Columbus, pero nadie dijo que ganar un campeonato sería fácil”, agregó el jerarca.

Los del estado de Utah tienen al delantero costarricense Álvaro Saborío como su referente en la línea de fuego.

Saborío marcó seis de los 17 goles de su equipo en la fase de grupos y fue una pieza clave para que el Real se dejara el primer lugar del grupo A en la primera ronda.

Por su parte, el Columbus cambió bastante tras la finalizar la temporada 2010, lo cual abre un signo de interrogación.

Los cambios (en total seis) más dramáticos fueron las salidas de Guillermo Barros Schelotto, su cerebro en la media cancha, y Frankie Hedjuk, el veterano y recio zaguero central.