Internacional

El hábito carnívoro europeo y la crisis alimentaria global

Así como han aprendido a apagar sus termostatos para reducir su dependencia del gas ruso, los europeos pueden comer menos carne

Los países europeos están pasando por su peor crisis de coste de la vida en décadas, debido al alza de los precios de la energía y de los alimentos. La pandemia de la covid-19, la guerra de Ucrania y el cambio climático han acentuado el alza de los precios de los productos básicos, llevando a la escasez alimentaria y a un rápido aumento de la inseguridad en este ámbito en el mundo en desarrollo. Sin embargo, hay buenas noticias: con un sencillo (pero crucial) cambio en la producción de alimentos, la Unión Europea puede aliviar la inflación de los precios y fortalecer los insumos alimentarios globales.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.