Editorial

Editorial: Espaldarazo a la dictadura de Ortega

La elección del candidato nicaragüense en la Secretaría General del SICA es una decisión miope y poco digna

El jueves la pareja dictatorial Ortega-Murillo tuvo motivos de sobra para celebrar. Lo hizo públicamente, mediante un comunicado con prosa críptica y profusa en mayúsculas, dirigido a los “Herman@s Presidentes y Cancilleres del SICA”. Desde “esta Nicaragua Bendita y Siempre Libre” destacaron, sin mencionarlo directamente, lo que desde hace días se sabía, pero había sido oficializado minutos antes: la designación por consenso de Werner Vargas, su candidato, secretario general del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA). Estará en el cargo hasta el 2026.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.