Columnistas

Tal cual: Estos son los hechos

La condena del opositor ruso Alexéi Navalni sirve para ejemplificar cuál es el mayor desafío de la sociedad moderna

A muy avanzada edad, el filósofo Bertrand Russell precisó las dos cosas que valía la pena decir a las generaciones futuras sobre la vida que vivió y las lecciones que aprendió.

Quisiera reparar en la primera: cuando estés estudiando cualquier tema, pregúntate a ti mismo cuáles son los hechos y cuál la verdad que estos revelan; nunca te dejes desviar por lo que deseas creer o por lo que crees que te traería beneficio si así fuera creído.

Como saben ellos, la relación entre facticidad y verdad es un dolor de cabeza para los juristas. Antiguamente podía prescindirse de los hechos, y a la verdad jurídica se llegaba mediante ritos o procedimientos mágicos.

Solo más tarde se acudió a los hechos como paso previo a la decisión judicial, a la verdad judicial, tan frágil muchas veces que no es certeza absoluta, sino solo supuesto probable, pero basado en hechos.

Se cuenta el caso de un imputado que preguntó a su abogado defensor: «¿Quiere que le explique lo que he hecho?». A lo que el abogado contestó: «No, no me interesa lo que haya hecho. Lo único que importa es si puede demostrar lo que hizo o si, cuando menos, cree que puede demostrarlo».

No obstante, la evolución en este campo ha seguido la línea de potenciar la racionalidad jurídica, favorecer el respeto por el debido proceso y contrarrestar la arbitrariedad de sistemas como, por ejemplo, el que en estos días condenó al opositor ruso Alexéi Navalni.

El episodio que mencioné al principio es muy conocido, pero conviene recordarlo de cara a los problemas que atañen a la política y al discurso engatusador, tan en boga, destinado a manipular a la audiencia e indiferente a la verdad o falsedad de los hechos.

Son pertinentes aquí las declaraciones recientes de Martin Baron, director del Washington Post, a un diario español: el mayor desafío a que nos enfrentamos como sociedad es que no podemos ponernos de acuerdo en una serie común de verdades, sobre los retos a que nos enfrentamos y las respuestas: así es la democracia; pero debemos tener un debate vigoroso y vibrante, en el que operemos desde una serie común de hechos.

carguedasr@dpilegal.com

El autor es exmagistrado.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.