Columnistas

Mujeres y reactivación

Para bien de todos, visualizamos con esperanza el principio del fin de la pandemia, lo que abrirá buenas perspectivas que debemos de aprovechar

Entre los años 2008 y 2009 se vivió la peor crisis desde la recesión de 1929. Particularmente, fue conocida como «la crisis masculina», porque los trabajos que se perdieron eran ocupados, mayoritariamente, por hombres.

Diez años después vivimos los embates de otra crisis que afectó con mayor fuerza actividades e industrias —comercio, entretenimiento y hostelería (hoteles y restaurantes)—, cuyos puestos de trabajo son ocupados, especialmente, por mujeres.

Esta «crisis femenina» ocasionó que el desempleo en Costa Rica llegara a niveles superiores al 30% entre mujeres, siendo las más jóvenes las más afectadas: una de cada dos no conseguía empleo. Esta situación elevó la informalidad al millón de personas e implicó una insoportable cuota de esfuerzo y sufrimiento de parte de ellas para sacar adelante a sus familias.

Se sumó a lo anterior, el hecho de que muchas de ellas debieron de combinar su condición de proveedoras, con el acompañamiento a sus hijos en su educación y/o se convirtieron en las responsables del cuido de adultos mayores de su entorno familiar. ¡Verdaderas heroínas!

Para bien de hombres, mujeres y jóvenes, visualizamos con esperanza el principio del fin de la pandemia, lo que abrirá buenas perspectivas que debemos de aprovechar, con programas pensados en la reactivación y en el aprovechamiento máximo de las oportunidades.

La historia muestra que luego de una crisis, viene el crecimiento, y la fórmula inteligente, como país, para saldar esa deuda con las más afectadas y resolver otros temas, como el envejecimiento de la población y la insostenibilidad financiera de la seguridad social y del régimen de pensiones, es promover iniciativas para facilitarle a las mujeres el ser protagonistas en la reactivación que vendrá.

Dentro de esta óptica y aspiración, con el espíritu de que todos podemos hacer la diferencia y de que unidas podemos más, ALAS, una organización de empoderamiento femenino que me honro en presidir, se ha sumado a otra ONG, Soy Mujer, en la organización y realización del Women Economic Fortum-Costa Rica (23 y 24 de febrero www.soymujercostarica.com ), evento gratuito y pensado en apoyar las necesidades y crecimiento de todas las mujeres del país, con un enfoque holístico e integral 360. Ojalá mis lectoras aprovechen esta oportunidad.

nmarin@alvarezymarin.com

La autora es politóloga.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.