Columnistas

Madre, Paco y Lola

Las familias mujer-mujer y hombre-hombre merecen la protección especial del Estado.

Cual moneda medieval, circula el “argumento” de que el matrimonio igualitario (hombre-hombre, mujer-mujer) no debe llamarse “matrimonio” pues esta palabra solo designa al matrimonio de una mujer con un hombre.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.