Columnistas

La hora de visita ya pasó

Llega un momento en que ciertas personas deberían preguntarse qué día y a qué hora se volvieron de piedra

Dos guardas y una secretaria respondieron “la hora de visita ya pasó” a las súplicas de la hija de un señor internado debido a una enfermedad terminal. Sus explicaciones, fundamentadas en una confusión con las instrucciones, en que su papá estaba muy mal y triste, y si preguntaban en el salón iban a constatar que todo era verdad y que venía de lejos, no sirvieron.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.