Jaime Daremblum. 16 febrero
Christopher Plummer en una escena de la película
Christopher Plummer en una escena de la película "La novicia rebelde". Tomada de https://ew.com/movies/captain-von-trapp-sound-of-music-christopher-plummer-legacy/

El célebre actor teatral y cinematográfico, el canadiense y estadounidense Christopher Plummer, falleció la semana antepasada a los 91 años de edad de un golpe en la cabeza. El accidente se produjo en su casa, en Weston, Connecticut.

No obstante su avanzada edad, se mantenía activo en el teatro y el cine. Parecía desafiar las circunstancias con su horario intenso, incluida la promoción de sus libros.

Varias reseñas biográficas aparecidas en los más prestigiosos diarios del mundo ofrecen una idea de cómo su sempiterna agilidad le proveyó un círculo amplio de movilidad en los escenarios. Plummer interpretaba como el pase para intensificar sus programas de conferencias y series de charlas privadas.

De acuerdo con el New York Times, una medida de su estatura profesional fueron los conocidos caracteres que representó, ficticios o no, en la televisión y el cine: Sherlock Holmes, Mike Wallace, John Barrymore, León Tolstói, Aristóteles, F. Lee Bailey, Franklin D. Roosevelt, Alfred Stieglitz, Rudyard Kipling y Cyrano de Bergerac.

Uno de sus indiscutibles éxitos con finuras permanentes fue El rey Lear, que la prensa catalogó como «la actuación con un éxito para la vida entera».

Plummer ganó un óscar, en el 2011, por Principiantes, y otros premios: dos premios tonys en la categoría de mejor actor principal en un musical (1974) y al mejor actor principal en una obra de teatro (1997). Le otorgaron dos emmys, el primero, como mejor actor principal en una miniserie (1977) y el segundo, en los noventa, por su papel como narrador en el programa de televisión Madeline.

Lo que asimismo es indiscutible es el justo torrente de galardones y aplausos de la crítica por The Sound of Music (La novicia rebelde) (1965), donde compartió honores con Julie Andrews.

En esta cinta interpretó el papel del capitán Georg von Trapp, quien huye con su familia de los nazis. En una de las escenas, Von Trapp baja la bandera nazi que colocaron en su casa y la rompe para que sus hijos no la vean.

Dada la situación en esos días, en que se discutía el segundo juicio contra Donald Trump, aparte del resurgimiento de partidos de extrema derecha en Alemania, Plummer, probablemente, será recordado por esa imagen libertaria.