Ronald Matute. Hace 5 días

No conozco a nadie a quien le guste estar atrapado en una presa... y no creo llegar a conocerlo.

Sin embargo, hay embotellamientos que, por insensato que parezca, encienden una luz de esperanza de que el caos vial, al menos, disminuiría un poco algún día.

¿Cómo es eso? El Ministerio de Obras Públicas planea ejecutar este año un plan masivo de mejoras viales en sectores clave del área metropolitana de San José.

Y es que la situación no podrá ser peor que ahora

El programa se iniciará este 14 de enero con los primeros trabajos para transformar la rotonda de las Garantías Sociales, en Zapote, en un paso de tres niveles.

Luego, comenzarán obras similares en las intersecciones de Guadalupe, los Hatillos y, tal vez, si la tramitomanía lo permite, en la rotonda de la Bandera.

Dichas mejoras pretenden agilizar el flujo vehicular en la saturada carretera de Circunvalación. Esta última arteria, por donde pasan más de 50.000 vehículos a diario, comenzó a construirse en 1975 y, por las chambonadas que son sello nacional, no se termina.

A partir del próximo lunes, los usuarios de la carretera de Circunvalación, y de las rutas alternas, seremos sometidos a una verdadera prueba de paciencia.

Filas de tránsito lento, polvo, tuberías, varilla, mezcla de cemento, tractores y señales de desvío serán el paisaje cotidiano para muchos, en su diario ir y venir.

Sin embargo, si acaso usted siente que la cordura se le escapa en medio de algún atasco, ponga música instrumental y trate de proyectarse al futuro.

Es muy posible que las presas no vayan a terminar cuando esos trabajos estén listos, pero, indudablemente, usted va a sentir alguna mejora en su calidad de vida.

Y es que la situación no podrá ser peor que ahora.

El informe Estado de la Nación calcula que el tiempo perdido en los congestionamientos le cuestan hasta $5.000 al año a los trabajadores residentes en la Gran Área Metropolitana (GAM).

Sería iluso pensar que la situación cambiará solo haciendo los arreglos en la Circunvalación. Es urgente intervernir otras vías y darle un giro total al transporte público. Por lo pronto, el caos que se avecina es necesario.

Ronald Matute es jefe de Información de La Nación.