Columnistas

Adam Smith, James Bond, Jesucristo y el vino

El vino sirve para ilustrar cómo funciona la economía, cómo identificar a un enemigo y cómo hacer milagros

La conversión del agua en vino, en las bodas de Caná, fue el primer milagro de Jesús. “Haced lo que Él os diga”, instruyó su madre a unos sirvientes, y la instrucción se convirtió en guía de los cristianos. El vino es básico para la celebración de la Eucaristía, pero también ha resultado de consideración en asuntos más mundanos.








LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.