Consumo

Supermercados e importadores sienten los dolores de cabeza por la crisis de los contenedores

Empresas y cámaras reconocen desfase en llegada de ciertos artículos básicos, aceites, latas, así como galletas y chocolates de temporada navideña, por problemas mundiales con fletes marítimos

La crisis mundial de los contenedores está provocando atrasos en la llegada de ciertos productos alimenticios y afectando el surtido en las góndolas de los comercios. Cadenas de supermercados, importadores y cámaras empresariales confirmaron a La Nación que los problemas en el transporte marítimo mundial han demandado planes de contingencia y en algunos casos complicaron el abastecimiento de artículos básicos, aceites, enlatados y bienes para la temporada navideña como galletas y chocolates.

En dos de las principales cadenas minoristas de Costa Rica confirmaron que la crisis hizo necesarios planes para mitigar problemas de desabasto pero no hablan de escasez de productos.

Mariela Pacheco, subgerente de Asuntos Corporativos de Walmart, confirmó que de momento ninguno de los supermercados de la empresa ha presentado escasez de productos, porque trabajan de manera cercana con sus proveedores. Esta multinacional cuenta con 281 establecimientos entre todas sus marcas Palí, MaxiPalí, Másxmenos y Walmart.

“Gracias a nuestros procesos, planificación y presencia global, hemos logrado anticipar y sortear los efectos de una crisis que ha venido afectando a cada industria de diferente manera. Seguimos trabajando para mitigar el impacto de esa problemática y ofrecer un surtido muy robusto de productos para la época de Navidad y eventos de fin de año”, manifestó Pacheco.

Por su parte, Jorge Cabezas, gerente Comercial de Grupo Gessa propietaria de Peri, Súper Compro y Saretto, reconoció que por las dificultades de los fletes productos como chocolates y galletas de temporada navideña ingresaron con atraso al país. “Los retrasos han generado que la oferta de productos a los clientes esté una poco desfasada respecto a años anterior”, explicó

Eso sí, el vocero de Gessa destacó que en artículos de consumo básicos no se experimenta un ruptura en el abastecimiento.

Por su parte, Juan Carlos Sandoval, gerente general de La Maquila Lama, reconoció que todos los productos de canasta básica, importados por la empresa, han sufrido demora en llegar a Costa Rica. Esta empresa trae principalmente azúcar, arroz, frijoles, entre otros.

“Las mayores dificultades se dan con el aceite y los enlatados, por ser productos que vienen con sobrepeso en los contenedores y las navieras ahora seleccionan que carga suben a bordo, igualmente la lenteja que viene de Canadá ha sufrido retrasos de hasta tres meses en la llegada y esto provoca faltantes en los supermercados”, aseguró Sandoval.

Iván Bulgarelli, director de Operaciones de Galletas Pozuelo, dijo que la empresa no está exenta a los desajustes en la cadena de suministros, pero lograron sustituir algunas materias primas para satisfacer la demanda del mercado local.

“En los casos que ha sido necesario hemos utilizado proveedores alternos para tener los insumos necesarios. También hemos reforzado nuestros inventarios como una forma de mitigar los riesgos que está situación podría materializar”, contó Bulgarelli.

Algunos bienes de consumo básico de los hogares, como los frijoles y el arroz, muestran una reducción en las importaciones. Por ejemplo, entre enero y setiembre ingresaron al país frijoles por un valor de $20 millones, mientras que, en el mismo periodo del año pasado, fueron $27 millones, según datos del Banco Central de Costa Rica con base en la Dirección General de Aduanas.

En el caso del arroz ocurrió un fenómeno similar. El acumulado hasta setiembre pasado ascendió a un equivalente de $46 millones, respecto a los $62,1 millones al mismo periodo del 2020.

En otros bienes sí hay un incremento en el ingreso, pero no al ritmo de la demanda, coincidieron organizaciones empresariales. Ese es el caso de la carne de res que, en el acumulado de enero a setiembre, ascendió a $33,5 millones, respecto a los $31 millones del año pasado.

Golpe logístico

La crisis de los contenedores provoca una perturbación global en el abastecimiento de materias primas y bienes finales. En Costa Rica, actividades económicas como la importación de vehículos, cartón, agroquímicos, juguetes y bicicletas sufrieron periodos prolongados de falta de inventario. Además, el costo de los fletes marítimos se disparó como parte de la alta demanda global.

Rodnney Salazar, directivo de la Cámara de Comercio Exterior y de Representantes de Casas Extranjeras (Crecex), explicó que los atrasos se dan por falta de contenedores, de espacio en los buques o porque están atracados en puertos, principalmente en Los Ángeles, en Estados Unidos, y en Manzanillo, en México. Agregó que los atrasos en la llegada de productos alimenticios al consumidor también ocurre por efectos indirectos, como la escasez de cartón o plástico utilizados precisamente para transportar estos bienes.

“Por la pandemia las personas empezaron a comprar por Internet y se generó una demanda altísima de cartón porque todo se empaca y se transporta de esa manera. Entonces puede estar la mercancía lista para importarse, pero sin empaques hay un problema”, comentó el director de Crecex.

Las dificultades de logística afectan a la mayoría de empresas comerciales. Sin embargo, entre las más expuestas están la pequeñas y medianas empresas (pymes) porque la importación de bienes la efectúan mediante proveedores intermedios y no directamente con productores, como ocurre en el caso de las grandes cadenas de supermercado.

Dyalá Jiménez, directora de la Cámara de Comercio, dijo que, durante los últimos meses, muchos asociados se mostraron preocupado por los problemas de abastecimiento y el efecto en el alza de fletes marítimos.

“Las compañías con más inventario, con suplidores de mayores orígenes y contratos de más larga data pueden aguantar o reemplazar ciertos bienes en las góndolas porque tienen contratos directos con navieras. Los que están sufriendo mucho son las pymes porque enfrentan, generalmente, menos opciones frente a grandes empresas”, destacó Jiménez.

Esta vocera recordó que una de las herramientas de Costa Rica para enfrentar la actual situación son los tratados de libre comercio porque cuentan con mecanismos de solución para enfrentar dificultades como la actual.

Olga Vargas, directora ejecutiva de la Cámara Nacional de Comerciantes Detallistas, dijo que empresas proveedoras tienen problemas para abastecer productos como arroz, frijoles y carne, pero afirmó que sí hay producto.

“En el caso de materias primas, la falta de maíz hace que la producción de huevos disminuya y, según informan algunas empresas, igualmente podría darse una posible escasez de tilapia y papa. También hay escasez de condimentos y especies importadas”, subrayó Vargas.

Añadió que muchos asociados dependen de la producción local en la cual no hay problema. Sin embargo sí un incremento en precios por el alza en las materias primas, fletes, combustible y el tipo de cambio.

Óscar Rodríguez

Óscar Rodríguez

Periodista de Economía. Máster en Periodismo Económico de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Escribe sobre finanzas y macroeconomía. Ganador del premio Jorge Vargas Gené 2015 y Distinción del Mérito Periodístico 2011 de Canatur. Redactor del año La Nación en 2017.