3 octubre

Hace tres meses compré un teléfono a Movistar mediante un plan. Pocos días después, el aparato comenzó a calentarse y a quedarse pegado. Fui a la sucursal y ahí me dijeron que iban a revisarlo para determinar si era un desperfecto de fábrica.

Esperé unos 22 días. Me llamaron para avisarme que los técnicos no encontraron ninguna falla. Informé mi disconformidad, pero aun así lo recogí porque me aseguraron que no iba a darme más problemas.

Tras unos días de uso comenzó nuevamente a calentarse y mi esposa tenía que apagarlo para que se enfriara. Fui de nuevo a la agencia y solicité un cambio. Me dijeron que en 15 días me daban otro. Pero 18 días después se negaron porque, según los técnicos, pasó todos los estándares de calidad de la mejor manera. No quiero seguir pagando durante dos años un teléfono que se recalienta.

Claudio Picado Jiménez, San José

Leonisa responde

En respuesta a la carta a la columna publicada el 22 de setiembre, firmada por Lidia Isabel Marín Rodriguez, aclaro que el incentivo ya fue entregado. Nuestros tiempos de entrega se han visto afectados debido a la situación actual, por eso cambiamos las condiciones de los incentivos en nuestras piezas.

Catalina Marín Martínez, encargada de mercadeo Leonisa

Derechos violados

Estoy molesta y frustrada debido a los bloqueos que unos pocos han hecho violando los derechos y las libertades de muchos sin considerar las enormes pérdidas que esto significa para el país.

Han paralizado sectores que ya de por sí se han visto afectados por la pandemia. Esto es vergonzoso, demuestra una enorme falta de educación y civismo. Si lo que buscan es el diálogo para un mejor futuro de nuestra patria, definitivamente esta no es la manera de hacerlo. José Miguel Corrales y compañía: frenen esto ya.

Victoria Casafont Terán, San José

Diarios para regalar

Hasta hace como seis semanas Walmart Escazú ofrecía diarios para la gente golpeada por la covid-19. Uno pagaba ¢15.000 y más tarde el precio bajó a ¢9.500 con el mismo contenido. Quiero insistir a la dirección de Walmart para que reanude la oferta por solidaridad humana y compasión.

Elke Hüttmann, Escazú

Mala táctica

A qué mente politiquera y mal patriota se le ocurre hacer bloqueos que atentan contra la salud, la resquebrajada economía y la paz. Se han perdido $100 millones en productos perecederos, pero José Miguel Corrales dijo el viernes a canal 7 que no le importa.

Se está envenenando a la niñez y juventud como hicieron los educadores y camioneros hace dos años para que quemen camiones y dañen patrullas. ¿Qué lograron? Perdidas multimillonarias, desprestigio mundial, alejamiento de turistas que dejaron varados durante horas en carreteras sin agua ni alimentos.

Marjorie González Gómez, San José

Conocer al alumno

Los padres de familia y encargados legales están preocupados por la saturación de trabajo que sus hijos han tenido en lo que llevamos de la pandemia. En muchas ocasiones los docentes carecen de empatía o son pocos flexibles en cuanto a las necesidades de sus estudiantes.

La situación del país es difícil, pero un maestro de calidad debe responder a las necesidades educativas de sus alumnos. Es fundamental conocer al estudiante, cuáles son sus capacidades y debilidades para tratar de ayudarlo de acuerdo con la realidad social en la que vive, porque no todos tienen las herramientas básicas para continuar sus estudios.

Además, un educador procurará que sus alumnos dominen la materia y tengan notas altas; sin embargo, tiene que conocer la personalidad, los gustos y los sentimientos de ellos, más ahora que cada niño está aislado y no puede departir con sus compañeros, como lo hacía antes de la covid-19.

Muchos maestros solo mandan trabajos al hogar, pero ¿se han puesto a pensar cómo se encuentran los niños y jóvenes actualmente? Hay que recordar que para estar sanos tiene que existir un equilibrio entre la salud física y la emocional.

Valeria Miranda Rodríguez, Grecia

Nueva experiencia

Inicio la práctica profesional como futura docente y es fundamental en esta época de pandemia contar con la receptividad de los educadores colaboradores, pues sus acciones motivan a los estudiantes a llevar a cabo las actividades de mejor manera.

También mueven al estudiante a contribuir con los menores de edad con los que trabajarán en conjunto, brindándoles material agradable y atractivos para ellos, a fin de tratar de olvidar un poco la situación mundial.

A esta experiencia ayuda el trato que los docentes brinden enseñándonos a los practicantes el interior de sus aulas y los materiales que hacen, así como contándonos cada aspecto que debemos conocer del grupo asignado.

Durante el proceso se conocen aspectos cognitivos y sociales de los infantes, esto facilita adecuar y comprender todo lo que pasa. Una experiencia única y maravillosa que lleva a todo estudiante de Educación a enamorarse cada día más de su carrera y de su futuro trabajo.

Andrea Solórzano Badilla, Palmares