18 agosto

La medicina, el derecho y la educación son tres profesiones que, por sus principios, merecen reflexión. El médico sana y cura; el abogado acusa y defiende; y el educador forma y enseña.

Los profesionales en estas materias trabajan con el ser humano, de ahí su sensibilidad. Si quien desempeña estas labores no siente el dolor ajeno ni la justicia ni la ignorancia, se equivocó de profesión. Tampoco deben estudiarlas quienes no tienen esta cualidad.

Estoy claro en que muchos médicos, abogados y educadores llevan a cabo su tarea con gran amor y cariño, pero otros no. Me remito a las huelgas infames que causan gran dolor al enfermo y perjudican a los estudiantes.

Elías Alberto Esquivel Salas, barrio México

Quiebra de Japdeva

Muchos recordamos a Ronaldo Blear, exsecretario del Sindicato de Trabajadores de la Junta de Administración Portuaria y de Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Sintrajap). ¿Dónde estará? ¿Qué hará ahora? Supongo que le es indiferente la lamentable situación económica de la institución.

Su sindicato quebró a Japdeva. Juntos destruyeron la confianza de los inversionistas y autoridades; su gestión convirtió a Japdeva en una más de las secuestradas empresas públicas. Algo similar se avecina para otros entes, en los cuales el cien por ciento del presupuesto será consumido por los salarios.

Douglas Romero Alvarado, Coronado

Ayuda en vez de aborto

El aborto es un asunto complejo porque ni siquiera existe una definición aceptada por todas las ramas del pensamiento humano, y puede ocurrir bajo muchas circunstancias, sobre todo cuando las mujeres no tuvieron el apoyo de sus padres. Las madres necesitan ayuda para que puedan cuidar a sus hijos cuando nazcan.

Melanie Pereira Quirós, San José

Retrato ‘perdido’

Vuelvo a insistir en estas páginas sobre cuál es el paradero del retrato del expresidente Jesús Jiménez, encargado en el siglo XIX al pintor francés radicado en Costa Rica Aquiles Bigot, imagen que debió ser fidedigna a la apariencia del médico y presidente cartaginés gracias al contacto directo que, posiblemente, tuvo con el personaje.

Según La Gaceta del 19 de agosto de 1865, el citado retrato debería estar en el salón de sesiones del Palacio Municipal de Cartago. ¿Estará ahí o en alguna colección privada? Las respuestas a estas inquietudes esperan todavía ser contestadas.

Guillermo A. Brenes Tencio, Cartago

Engaño al país

Nos convencieron de la necesidad de la reforma fiscal y nos prometieron que la cumplirían todos los costarricenses y todas las instituciones del país.

Sin duda alguna, nos engañaron y violaron nuestros derechos. Los proyectos de ley para la regulación de las pensiones de lujos fueron retirados, de forma oculta y secreta se llegó a un acuerdo entre las altas autoridades del gobierno y los sindicalistas de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) que a todas luces viola las leyes que nos aplicaron a los demás, suprimieron la actividad educativa de la lista de servicios esenciales, con lo que se controlarían las huelgas y bloqueos.

¿Dónde está la Defensoría de los Habitantes? Si no sirve para defender a los costarricenses del atropello del gobierno en contubernio con los sindicatos y tampoco hace respetar las leyes, ¿para qué sirve? Si su legitimidad está en duda, debería cerrar, así, por lo menos ahorraríamos algo del presupuesto nacional.

Carlos Ponchner Lechtman, Escazú

Duda gramatical

En el Diccionario de la lengua española, edición de papel, aparece escrutiñador como examinador, censor que reconoce una cosa haciendo escrutinio de ella. Al tener como base “escrutinio” y el sufijo “ador”, debería ser escrutinador, sin esa inexplicable eñe. Me gustaría que la Academia Costarricense de la Lengua se pronuncie al respecto para salir de esta duda.

Rigoberto Guadamuz Monge, Desamparados