Hace 3 días

La Liga Agrícola Industrial de la Caña de Azúcar (Laica), oligopolio azucarero, cuenta con un inventario de 6 millones de litros de alcohol puro. ¿Por qué no abrir de forma inmediata el monopolio de la Fábrica Nacional de Licores (Fanal)? ¿Por qué permitir que el país se conforme con una producción de 2.000 unidades al día que se gastan en cinco minutos?

Está demostrado que el esquema regulatorio al que la Fanal está sometido no es eficiente y el alcohol se requiere en la industria estatal.

En una conferencia de prensa el sábado, el presidente, en conjunto con personeros de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), indicó que se debe usar alcohol en gel, pero, si vemos la realidad del país, el producto necesario en este momento está agotado en el comercio.

Francisco Fonseca Pasos, Alajuela

Número de cédula

La numeración de la cédula comienza por el código de la provincia de nacimiento, le sigue el tomo y, luego, el asiento de la anotación en el Registro Civil. Hasta hace poco, las tres partes se separaban con guiones.

No obstante, el Banco de Costa Rica usa la numeración seguida (sin guiones); el Banco Nacional intercala ceros en la numeración y otras instituciones colocan un cero al inicio y otras no, de manera que existe una confusión innecesaria. La dependencia encargada debería ser vigilante y obligar a que se use el formato como aparece en el documento original.

Carlos R. Serrano, San José

Fragilidad humana

Resulta casi increíble cómo la covid-19 tiene paralizado al mundo y afecta la cotidianidad planetaria. Las consecuencias económicas son todavía inimaginables. La pandemia pasará, pero la pregunta es cuándo.

Las personas con dinero no tendrán problema de permanecer en sus mansiones durante el periodo de cuarentena ordenado por las autoridades sanitarias. El resto de la población se expone a quedarse sin trabajo y ya a muchos les pasó. Pero ¿de qué sirve tener mucho dinero si no es posible hacer los habituales viajes, tener ropa cara y a la moda si no hay donde exhibirla?

Ojalá esta situación, por dura que sea, nos deje enseñanzas, como valorar más la familia, departir más en casa, aceptar y entender la fragilidad de los seres humanos. Por el bien de la humanidad, debemos pedirle a Dios que la pandemia pase pronto y que los investigadores encuentren una cura.

Ricardo Bolaños Salas, Santo Domingo de Heredia

Insumos médicos

En virtud de ventajas particulares, muchas industrias de materiales y equipos biomédicos han elegido Costa Rica para establecer sus plantas de producción.

En las circunstancias presentes, tanto en el ámbito nacional como internacional, existe una gran demanda de artículos de bioseguridad, como mascarillas, batas, trajes complejos y otros. Insumos indispensables para el funcionamiento de establecimientos de salud, equipos de respuesta inmediata, personal de seguridad y puestos de emergencias.

Debido a la imperiosa necesidad, es oportuno aprovechar la experiencia científica y tecnológica para desarrollar o adaptar materiales y procesos industriales, y de esta forma ofrecer oportunidades sólidas de empleo.

Es un momento propicio para generar recursos abasteciendo los mercados. Los procesos requieren la colaboración de la empresa privada, universidades públicas y otros entes estatales comprometidos con la tarea de seguir reactivando la economía.

Robinson Rodríguez Herrera, San Pedro de Montes de Oca

Mantener negocios

Si el gobierno les dice a los clientes que no salgan o manda a cerrar los locales, también debe ayudar a los comercios porque no habrá empleos cuando la crisis termine.

Si la patente comercial está restringida por motivos de fuerza mayor durante dos semanas o tal vez dos meses (con orden sanitaria o sin ella), el gobierno debe ordenar que el alquiler de los locales no se cobre como se estableció en el contrato.

Propongo bajar un 15 % o un 20 % el monto para negocios que pueden mantenerse abiertos, menos para los que deben cerrar y no bajarlo para los que siguen vendiendo en tiempos de crisis.

Hay dueños de locales que necesitarán ayuda porque viven de las mensualidades —por lo menos no deben pagar hipoteca— y los bancos les deberían dar apoyo mediante un crédito rápido al presentar un título de propiedad y las últimas tres facturas electrónicas de alquiler. Como comerciante que paga y recibe alquileres, me pongo la mano en el corazón y sugiero proponer legislación justa porque no todos tienen préstamos y la economía necesita recuperarse después de esto. Nadie quiere oportunistas, pero la mayoría de los negocios tienen una baja en ventas considerable y se debe hacer excepciones. Más de un pequeño empresario debe sopesar el monto de prestaciones versus el alquiler si el local está cerrado y no hay un colón en caja.

Andrés Sheh Con, Curridabat

Escríbanos a cartas@nacion.com