El País

Sin cantos y con distanciamiento: así se vive el regreso de las misas y cultos en tiempos de pandemia

Parroquias y templos evangélicos le solicitan a sus fieles distintos requisitos para ser parte de las celebraciones.

Sin poder entonar cantos, con distanciamiento social y la mayoría recibiendo la comunión en su campo. Así es como la población vivió este sábado las primeras misas en medio de la pandemia del covid-19.

El Ministerio de Salud anunció que este fin de semana se autorizaría en algunos cantones en alerta amarilla “el funcionamiento de lugares de culto con un máximo de 75 personas y distanciamiento de 1,8 metros” entre los feligreses.

Este sábado 27 de junio en la basílica de Nuestra Señora de los Ángeles, el obispo de la diócesis de Cartago, monseñor Mario Enrique Quirós presidió la eucaristía las 11 a. m. con 27 feligreses que llamaron para reservar un espacio.

Fieles como Gloriana Fernańdez, de Quebradilla de Cartago, dijeron salir muy contentos de poder recibir la comunión cerca de la Negrita.

“Estamos muy contentos de poder participar nuevamente de la celebración de la eucaristía. Cuando se abrió la posibilidad de llamar y reservar el espacio lo hicimos muy contentos en fe y también muy seguros, el protocolo de la Basílica estuvo muy bien”, señaló Fernández.

En la basílica, Quirós y otros sacerdotes que lo acompañaron utilizaron careta en todo momento. Para recibir la comunión, los asistentes se acercaron al frente, donde el obispo, detrás de una barrera de plástico, les fue distribuyendo el sacramento. En otros templos, los curas pasaron dando la comunión por las bancas.

La Conferencia Episcopal de Costa Rica exhortó a los fieles a no participar de los cantos, sin embargo, en la basílica la emoción de regresar a misa le ganó a los fieles.

Se dejó a criterio de cada parroquia la forma de distribuir los 75 espacios por templo. En San Isidro Labrador en Vázquez de Coronado, por ejemplo, se optó por un sistema de tiquetes para que los feligreses asistan a las misas de este domingo.

Según la información que colocaron en su página en Facebook, las fichas numeradas se podían retirar en la oficina parroquial, pudiendo retirar un máximo de 3 tiquetes por persona y dejando los nombres en una lista.

"Exhortamos para que las personas menores de 12 años, adultos mayores o en condiciones de riesgo no acudan de momento a la Celebración Eucarística", se leyó en el boletín.

En el comunicado se indicó que quienes asistan a las misas deben llegar al menos 20 minutos antes para cumplir "todos los protocolos de entrada" y luego ser ubicados en distintos lugares para cumplir el distanciamiento. Otras instrucciones incluyen que la comunión será repartida a cada persona en su sitio y que se se debe evitar conversaciones entre grupos y cantar.

“Los cantos los entonarán únicamente los encargados de dicho servicio. El resto de la Asamblea no debe cantar”, se agregó en el comunicado de la parroquia de Coronado.

Templos evangélicos

La Federación Alianza Evangélica Costarricense emitió un comunicado, el viernes 26 de junio, donde se advertía que para el ingreso a todos los espacios de culto debería ser obligatorio el uso obligatorio de mascarilla o careta para todos los asistentes, excepto al pastor o quien presida el culto. Bajo esa consideración se agregó que las personas en la primera fila de los asientos “deben de ser persona que no pertenezcan a un grupo de alto riesgo”.

La Alianza Evangélica también tomó la determinación de evitar los cantos.

“No habrá cantos no solo por parte de la congregación sino tampoco por parte del grupo musical o por parte de quienes estén a cargo de la música en la iglesia, el grupo musical podrá acompañar y tocar solo con instrumentalización siempre y cuando no sean instrumentos de viento, o en su defecto se podrá usar videos o música grabada para acompañar durante el culto, la oración, la reflexión o durante la predicación”, se explicó en un boletín firmado por Rigoberto Vega Alvarado, presidente ejecutivo de la Alianza.

Muchos templos han debido mantenerse cerrados por encontrarse en los cantones que aún se mantienen en la fase 2 de apertura.

Tal es el caso del Centro Evangelísitico en San José, que tiene capacidad para 1.800 personas pero debe permanecer cerrado al estar en el distrito de Zapote.

En su lugar, los pastores han optado por mantener a sus fieles en casa, por medio de celebraciones transmitidas en sus redes sociales, así como en radio (sábado 6 p. m. por Impact 91.1 FM) y televisión (domingo a las 6 p.m. por Enlace).

Carlos Soto Campos

Carlos Soto Campos

Periodista del suplemento Viva de La Nación. Bachiller en Periodismo en la Universidad Latina y estudiante de la Licenciatura en Comunicación de Masas. Escribe sobre música y temas culturales.