Servicios

¿Qué hacer si llegan los mapaches a su casa o a la oficina?

Llegada de familia de mapaches a antiguo edificio del Congreso despertó curiosidad en redes sociales; bióloga aclara que incursiones a casas y edificios en zonas urbanas en realidad son comunes

Desde hace un mes, una familia de cinco mapaches visita a diario la antigua sede de la Asamblea Legislativa, en pleno centro de San José, en busca de refugio y alimento. Las fotos de estos animalitos se hicieron virales en redes sociales y despertaron mucha curiosidad sobre su comportamiento.

No obstante, las incursiones de estos mamíferos en edificios y viviendas de los centros urbanos son más comunes de lo que mucha gente cree. ¿Qué se debe hacer en estos casos?

Shirley Ramírez, bióloga de la Comisión Nacional para la Gestión de la Biodiversidad (Conagebio) del Ministerio de Ambiente y Energía (Minae), explicó a La Nación por qué estos animales llegan a sitios concurridos por humanos, qué es lo que buscan y qué se puede hacer para manejar el tema sin atentar contra su seguridad.

Ramírez indicó que la ciudadanía puede tener la percepción de que la visita de estos carnívoros ha aumentado, pero sostuvo que en realidad ellos siempre han estado ahí y que quizá a hora se nota más su presencia debido a la reducción de restricciones por la pandemia y el regreso de trabajadores a las oficinas.

De hecho, Marlon Velásquez, director de Servicios Generales de la Asamblea Legislativa, admitió que las visitas de los mapaches han sido un asunto de siempre y que en el antiguo edificio Sión del Congreso ya saben cómo manejarlo, llamando a las autoridades competentes.

Velásquez aseguró que los animales no le hacen daño a la estructura ni tampoco a las personas y que solo buscan dónde resguardarse y qué comer.

Precisamente, Conagebio describe que el mapache es uno de los pocos mamíferos cuya habilidad y plasticidad para adaptarse a nuevos ambientes le ha permitido convivir y coexistir en las ciudades con relativa comodidad.

“Su habilidad para alimentarse de prácticamente cualquier fuente de alimento disponible y su destreza, curiosidad y habilidad para resolver nuevos retos, los ha colocado en el primer lugar de la lista de mamíferos silvestres con poblaciones numerosas presentes en la ciudad”, menciona.

La Comisión dice que los mapaches urbanos son capaces de encontrar una gran variedad de alimentos que los atrae y les provoca permanecer cerca de las casas de habitación. La disponibilidad de comida es la principal razón del porqué se registra mayor presencia de animales de ciudad en una determinada comunidad.

Sus principales atractivos son los residuos sólidos en lugares inadecuados, el alimento de mascotas en patios o sitios de fácil acceso y la comida que les dan los ciudadanos en la calle. Por lo tanto, es responsabilidad de los humanos hacer un adecuado manejo de sus propios alimentos para evitar la visita de estos mamíferos.

Conagebio agrega que otra razón por la cual uno o varios mapaches urbanos deciden permanecer en determinada zona, es la posibilidad de encontrar hábitat o refugio, de preferencia en un lugar cercano al sitio donde ya han encontrado una fuente de alimento.

Estos lugares pueden ser cielorrasos, entrepisos o entre paredes con accesos o daños estructurales. También bodegas o infraestructuras con fácil acceso y generalmente con poco orden; lotes o terrenos baldíos con poco o ningún mantenimiento, en ocasiones, cercanos a ríos o quebradas, así como áreas de protección de ríos.

La bióloga Shirley Ramírez destaca que hay que considerar que un posible incremento de animales silvestres no se da por mera casualidad, sino por circunstancias previas que promueven y propician su permanencia en el sitio, y que atraen constantemente a estos y otros seres vivos.

Por lo tanto, la solución siempre recae en las personas y, en específico, en su capacidad de reducir o eliminar las condiciones que en primera instancia generan el interés de esta fauna urbana en permanecer allí.

Conagebio ofrece 5 consejos para atender la situación:

1. Identifique las posibles fuentes de alimento en la zona. Tome las medidas que sean necesarias para evitar que los mapaches urbanos obtengan ese recurso.

2. Identifique y suprima posibles accesos a las infraestructuras como cielorrasos, entrepisos, bodegas, o cualquier infraestructura que pueda convertirse en refugios para los mapaches.

Existen cierres seguros y técnicas de exclusión que permiten realizar las reparaciones de las infraestructuras logrando la salida de los animales del interior sin tener que capturarlos. Asesórese con los especialistas sobre cuáles son los posibles métodos de exclusión del interior de las infraestructuras.

3. En caso de hallazgo de crías, procure que las mismos permanezcan bajo el cuido de sus padres. Considere la posibilidad de dejarlas en el sitio para que los padres puedan regresar y recuperar a los juveniles. Cuando por algún motivo es necesario removerlas del sitio, es posible aplicar técnicas seguras, como la “caja de reunión”, para asegurar que los pequeños regresen al cuido de sus padres.

4. Identifique posibles zonas de paso que frecuentan. Asesórese con los especialistas sobre cuáles son los posibles métodos de interrupción de zonas de paso; esto ayudará a reducir el tránsito de estos animales en los alrededores.

5. Ayude a hacer conciencia en su comunidad y sensibilice a sus vecinos sobre la aplicación de las buenas prácticas con la fauna silvestre.

Por último, Ramírez recordó que matarlos, capturarlos o trasladarlos sin autorización, está prohibido por ley y constituye un delito, ya que se trata de animales silvestres y la legislación costarricense los protege.

“Cuando se acercan a los seres humanos, es porque el mismo ser humano propicia las condiciones para su cercanía y permanencia. Corregir esas condiciones es responsabilidad de nosotros mismos”, concluyó.

José Andrés  Céspedes

José Andrés Céspedes

Periodista en la sección Sociedad y Servicios de La Nación, graduado de la Universidad de Costa Rica. Escribe sobre vivienda y trabajo.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.