Patricia Recio. 28 septiembre
La apertura de vuelos comerciales en medio de la emergencia sanitaria le implicó al gestor una serie de ajustes para cumplir con los protocolos al tiempo que enfrenta un muy lenta reactivación de las operaciones. Foto: Rafael Pacheco
La apertura de vuelos comerciales en medio de la emergencia sanitaria le implicó al gestor una serie de ajustes para cumplir con los protocolos al tiempo que enfrenta un muy lenta reactivación de las operaciones. Foto: Rafael Pacheco

Los planes de continuar expandiendo la principal terminal aérea del país quedarán en suspenso al menos por los próximos cuatro años.

La baja en el tráfico aéreo a causa de la pandemia, obligó al gestor a cargo del Juan Santamaría a ajustar el plan maestro con el que hasta el año pasado, se proponían dar vida a ese aeropuerto por los próximos 20 años.

Ahora, con proyecciones de crecimiento mucho más discretas y con un balance financiero poco favorable para este 2020, la empresa Aeris Holding que tiene a su cargo la operación de dicha terminal, presentó un nuevo plan maestro que entre otras cosas también deja en suspenso algunas obras que ya estaban en camino.

"El plan maestro se concluyó a finales del año pasado, en diciembre del 2019, con una serie de formulaciones y expectativas sobre el desarrollo de infraestructura que contemplaban todo el tráfico aéreo antes del covid-19, la pandemia vino a afectar de manera severa el desarrollo del tráfico.

“Ahora con la pandemia y los nuevos tráficos estamos trabajando con la Administración en nuevas ideas, de cómo encontrar no solamente el equilibrio económico del contrato, no solo el gestor sino la Administración porque los ingresos de la Dirección General de Aviación Civil se han visto muy comprometidos, tanto como los nuestros”, apuntó el director de Aeris, Rafael Mencía.

Según dijo, la estimación es que la reducción de ingresos producto de la caída en las operaciones ronde un 70% este año, pues si bien durante enero, febrero y mitad de marzo (antes del cierre de fronteras) la temporada alta dejó números positivos, en los casi cinco meses en que el aeropuerto estuvo cerrado para vuelos comerciales, los movimientos en esa terminal cayeron en un 98%.

De acuerdo con los datos de Aeris, durante el primer mes de la reapertura comercial 8.076 pasajeros salieron por esa terminal y se completaron 105 operaciones aéreas. Dichas cifras representan un 96% menos que lo registrado en agosto del año pasado cuando por el Santamaría pasaron 213.860 viajeros y se completaron 1.734 vuelos.

Mencía dijo que esa reducción los obligó a utilizar las reservas que estaban destinadas para el desarrollo de obras, para mantener la operación del aeropuerto y satisfacer las necesidades de carga o los vuelos humanitarios desde mediados de marzo.

Entre las obras que ya estaban incluso en camino y que fueron detenidas se encuentra la reubicación de las instalaciones de bomberos hacia la parte sur, con lo cual se aseguraría que las unidades puedan desplazarse hasta cualquier punto del aeropuerto en menos de tres minutos.

(Video) Aeris confirma cambios en plan maestro debido a pandemia

La intención, dijo Mencía es poder retomar esa obra el próximo año, pues responde a la normativa internacional de seguridad.

Además, tampoco se continuará de momento con los trabajos en el llamado infill project, un edificio a cuatro niveles donde se adicionarían 16 posiciones de chequeo de pasajeros o entrega de equipaje, 15 kioscos adicionales de chequeo en auto-servicio, un carrusel adicional de reclamo de equipaje y más espacio para el área de aduanas y agricultura, así como para las oficinas de las líneas aéreas; el cual se encontraba apenas en las primeras etapas constructivas.

“Es una obra que pierde importancia porque sí está ligada a la capacidad de tráfico, con la disminución drástica del tráfico aéreo producto de la pandemia esa obra se podrá posponer para el 2023 o el 2024 apenas se había iniciado y no hace ningún daño posponerlo a futuro (...), una gran cantidad de las obras en el Santamaría son necesarias por el nivel de tráfico, debido a la pandemia muchas se pueden posponer en el tiempo”, agregó el director de Aeris.

(Video) ¿Por qué deberá suspenderse la ampliación del aeropuerto Juan Santamaría?

Según dijo, las mejores proyecciones establecen que recuperar los niveles de tráfico que se tenían en el 2019, podría tomar de tres a seis años.

SJO - Desempeño del tráfico

FUENTE: Aeris    || Infografía / LA NACIÓN.

Apuesta por tecnología

De acuerdo con el representante de Aeris, la pandemia no solo implicó fijar nuevos plazos para las obras que se tenían pensadas para los próximos años; sino también dar prioridad a inversiones enfocadas en la tecnología y la automatización de los servicios.

Mencía explicó que con el plan maestro se fija un horizonte de 15 a 20 años a futuro, pero ahora además debió reformularse con las nuevas estimaciones de tráfico pero además dejando en claro que cada año irá dictando ese camino.

La intención con el plan recién presentado a la Administración es fijar el desarrollo de nuevas obras tanto en el edificio como en el campo aéreo a un paso más lento.

Entre las novedades que se incluyeron en el nuevo documento se encuentran equipos de última tecnología para el registro automatizado de equipaje, lectores biométricos de pasaportes y más posiciones de auto chequeo.

FUENTE: AERIS    || DISEÑO / LA NACIÓN.

Valoran ampliación del contrato

El contrato de gestión interesada entre el Gobierno y Aeris para la operación del Santamaría, establece en una de las cláusulas que en caso de que el gestor enfrente una reducción en el volumen de pasajeros y carga transportada y de operaciones aeronáuticas, en un porcentaje que sume o supere al 15%, en un período mayor a doce meses; la Administración debe garantizar el restablecimiento financiero.

Mencía aseguró que previendo la disminución del 70% mencionada, es un hecho que dicha cláusula se va a activar, sin embargo, aún no cuentan con el monto definitivo de cuánto serían las pérdidas netas, pues se debe completar el período fiscal y además compensar lo que se dejó de percibir con el ahorro que lograron hacer reduciendo los gastos durante el tiempo que la operación fue mínima.

“Es una realidad cambiante porque todos los días, va evolucionando de acuerdo a como evoluciona el tráfico, estamos esperanzados de que el número se haga más pequeño con la activación del tráfico aéreo, ojalá que la temporada alta pueda ser una temporada en que los visitantes se sientan más confiados de venir a Costa Rica”, aseguró.

El representante de Aeris dijo que la intención de la empresa no es solo “ir a presentar una factura”, sino buscar en conjunto una solución.

“Lo que estamos conversando con el Gobierno es la aplicación de las cláusulas que tiene el contrato que prevén estas circunstancias tan calamitosas, no es solo apoyo del Gobierno sino como nosotros apoyamos al Gobierno trayendo más turismo, dinamizando, teniendo tarifas atractivas, es formular un plan que nos ayude a todos, a Costa Rica, al Gobierno y las líneas aéreas a que podamos volver al crecimiento que teníamos antes de la pandemia, no estamos requiriendo un apoyo especial, estamos buscando la aplicación del contrato que prevé estas situaciones de fuerza mayor”, agregó.

Por su parte, Cristiane Gomes directora de aeropuertos para la región del grupo CCR, no descartó que uno de los mecanismos para buscar esa compensación podría ser la ampliación del contrato, que en el caso de Aeris vence en el 2026.

Para la directora regional, las conversaciones que recién comienzan a entablar con las autoridades no incluyen solo la búsqueda de ese mecanismo para compensar o los términos de la eventual extensión contractual, sino la búsqueda de una solución conjunta.

“Es repensar el plan maestro, tener las aerolíneas con buenas tarifas (...), es una visión de largo plazo,sobre cómo mantener las ampliaciones, mantener las aerolíneas y las condiciones”, afirmó.

Según dijo una de las primeras medidas tiene que ver con los ajustes tarifarios a fin de traer de vuelta al país la totalidad de aerolíneas que se encontraban operando.

La búsqueda de esa tarifa más competitiva también fue incluida en el nuevo plan maestro.

Mencía por su parte aseguró que la intención es no solo esperar el crecimiento sino provocarlo con buenas tarifas y de esa misma forma aportar en ese equilibrio de las finanzas que deberán buscar.

“Sabemos que el Estado tiene un déficit fiscal, que también tiene problemas muy severos y nos gusta más la idea de creer en el futuro, tener fe de que podemos recomponer el tráfico y que podemos equilibrar las finanzas no solo nuestras sino las del Estado y para eso es probable que tengamos que discutir y acordar algunos términos de extensión del contrato o partes de pago que se puedan hacer en el tiempo porque sabemos que las finanzas públicas también se han alterado”, sostuvo.

Consultado sobre el nuevo plan maestro y las opciones mencionadas por los representantes de Aeris, el director de Aviación Civil, Álvaro Vargas afirmó que el nuevo plan aún debe ser aprobado en el Consejo Técnico de Aviación Civil la próxima semana y que en el caso de la ampliación del contrato también se creó una comisión que se encuentra revisando dicha alternativa; por lo que aún tampoco tienen un criterio al respecto.

Hasta el año anterior, Aeris había completado obras por unos $143 millones, con los que el Santamaría aumentó el tamaño de su terminal en más de 25.000 metros cuadrados, en donde se incluían salas de abordaje, puentes de contacto, zonas de comerciales y mejoras en la pista de aterrizaje.

En la última década el número de pasajeros se había aumentado en más de dos millones anuales, se sumaron 14 aerolíneas (hasta llegar a un total de 28) que conectaban con 38 destinos del mundo.

Las estimaciones antes de la pandemia eran que la operación de ese aeropuerto continuara creciendo a un ritmo de 4% anual; sin embargo ese crecimiento ahora es sujeto de la apertura de destinos autorizados, el regreso de las aerolíneas y la confianza de los pasajeros de volver a volar en la llamada nueva normalidad.