Por: Juan Fernando Lara.  14 abril
 12/04/2018 Un recorrido por la ciclovía desde San Pedro hasta San José
12/04/2018 Un recorrido por la ciclovía desde San Pedro hasta San José

“Definitivamente son más desventajas que ventajas. Nuestras calles no tienen espacio para ciclovías. Se han empeorado las presas”, expresó Alejandra Ureña.

″¿Ventajas o desventajas para quién? Si es para los ciclistas, no la usan. En San Pedro los he visto por el otro lado de la calle y se enojan si uno les reclama que usen la ciclovía”, opina Gerardo Humberto Jiménez Zúñiga.

Ambos son lectores de nacion.com que atendieron a la consulta sobre las bondades o quejas de la ciclovía que va de Montes de Oca a Sabana.

Sus palabras resumen la posición de los más críticos a este carril exclusivo de 13 kilómetros que pretende incentivar el uso de ese vehículo, menos contaminante y que podría ayudar a deshogar las ciudades.

Sin embargo, a unos días de su estreno oficial, las distintas acusaciones parecen ser más percepciones por el cambio que hechos confirmados.

Para las autoridades de la Policía de Tránsito, es más una resistencia mental pues no consideran que representa limitaciones al espacio vial.

Marco Vinicio Corrales; gerente de Provisión de Servicios de la Municipalidad de San José y responsable del proyecto por ese ayuntamiento, aseguró que a los vehículos motorizados les quedó el mismo espacio para transitar porque lo que hubo fue un reacomodo no un recorte para los carros.

(Video) Recorrido por la ciclovía

La obra se construyó en conjunto con la Municipalidad de Montes de Oca. Entre los dos municipios invirtieron ¢113 millones.

Marcel Soler, alcalde de Montes de Oca, recordó que hace unos 18 años se cerraron calles en el centro de San José para abrir espacios peatonales y también hubo fuerte resistencia.

“Ahora no sería posible eliminar esos espacios de la ciudad. Significó un cambio y claro que hubo resistencia pero funcionó. Hoy estamos convencidos de que, como en ese caso, este será el destino de esta ciclovía y futuras que vendrán”, afirmó.

"Definitivamente son más desventajas que ventajas. Nuestras calles no tienen espacio para ciclovías. Se han empeorado las presas", Alejandra Ureña; lectora de nacion.com.

Marco Vinicio Corrales, aseguró que el plan se diseñó con profesionales de ingeniería de tránsito y según normas estrictas.

"Tramos por donde hoy pasa la ciclovía eran antes estacionamientos con boleta. Eso se fue pero quedó la ciclovía", aseguró Corrales.

Según él, fueron 300 los espacios de estacionamiento reorganizados.

"¿Ventajas o desventajas para quién? Si es para los ciclistas, no la usan. En San Pedro los he visto por el otro lado de la calle y se enojan si uno les reclama que usen la ciclovía". Gerardo Humberto Jiménez Zúñiga, lector de nacion.com

Por ahora, admitió Corrales, la mayor demanda se da el fin de semana y para recreación. Sin embargo, aseguró que hay planes de promoción y divulgación para "crear cultura" y ofrecer servicios complementarios que cambiarían esa tendencia.

En un mes, la Municipalidad tiene previsto sacar a concurso público el servicio de alquiler de 300 bicicletas. La idea sería que esa empresa asuma la colocación de estaciones donde tomar o entregar las unidades y provea una solución de cobro mediante teléfono celular.

Para David Gómez Murillo, gestor de riesgo vial y vocero de la iniciativa de ciclismo urbano Bicibus, todas esas acciones son necesarias para darse sentido a este proyecto.

“Nadie utilizará una ciclovía solo porque exista. Hay que generar interés y crear servicios complementarios para ella; no digamos promover su uso. El proyecto recién llega como para ya atribuirle poco uso”, comentó.

En las próximas semanas, también se lanzará una campaña informativa de seis videos instructivos, creados por Bicibus en coordinación con las municipalidades de San José y Montes de Oca.

La campaña se refiere al concepto y necesidad de la ciclovía, instruyer sobre su uso y reconocimiento y hace proyecciones de crecimiento.

Pese a que su estreno formal fue hace unos días, la ciclovía o lo que había de ella estaba en uso desde hace meses, durante el cual la Policía de Tránsito no registra accidentes relacionados con este carril.

"Pasa por carreteras muy transitadas y angostas, algunos motorizados también se aprovechan y lo digo porque lo veo a diario. La demarcación y señales son confusas y no se entienden. En avenida 10, hay un tramo muy complicado de pasar. Tengo muchos amigos ciclistas que la usan con mucha precaución". Juan Manuel Camacho Estrada., lector de nacion.com

"Colisiones entre carros y ciclistas no se han reportado sobre la ciclovía, en estas zonas demarcadas, no. Hemos atendido casos de vehículos mal estacionados en esa vía exclusiva. Creo que hay ciertas percepciones propias del cambio pero quedan en eso", comentó Juan Rodríguez, jefe de Operaciones de la Región Central de Policía de Tránsito.

Cambio de mentalidad

El rechazo a proyectos como este no es extraño como explica Alexander Kofman, ministro consejero de la Embajada de Holanda, nación que promueve el uso de la bicicleta en el transporte urbano desde hace décadas.

Según recordó el diplomático, en los años 40, cuando lanzaron las ciclovías en su país, la población también atravesó etapas de aceptación.

La ciudad no es para los carros, es para los ciudadanos y la mayoría en Costa Rica no tiene carro propio. El modelo con bicicletas es más inclusivo. En Holanda se demostró que si se construyen ciclovías se genera demanda pero no de un día para otro. Nuestra experiencia lo prueba. Ahora el problema que tenemos es que no hay suficientes parqueos para bicicletas. Alexánder Kofman, embajada de Holanda.

Para él, es inevitable, el perdedor acá es el carro y no resulta extraño que sean mayoritariamente conductores de carro los que más critican la ciclovía.

"Incluso darle más espacio a las bicicletas u otras formas de transporte no motorizado, inevitablemente va contra los vehículos motorizados porque se persigue disminuir su uso.Hay que tomar en cuenta que el carro ocupa mucho más espacio que un ciclista, por lo que a final de cuenta estás haciendo un uso más eficiente el del espacio", argumentó.

A la altura del Hospital San Juan de Dios, en San José, otros conductores suelen invadir el carril exclusivo para los ciclistas / Alonso Tenorio
A la altura del Hospital San Juan de Dios, en San José, otros conductores suelen invadir el carril exclusivo para los ciclistas / Alonso Tenorio
Parqueo da estacionamiento gratis a pedalistas

Parqueo Tata es un estacionamiento para automóviles en narrio Don Bosco (avenida 2, calles 22 y 24 en San José) que hasta hace dos años consistía en un negocio "muy aburrido y convencional", según explicó uno de sus administradores,

Un día, dijo, se transformó en algo más progresista y volcado hacia otro medio de transporte: la bicicleta.

Los hermanos Felipe y Federico Lang, que lo administran luego de heredarlo hace tres años y medio de su abuelo, ofrecen nueve espacios gratuitos para guardar bicicletas y hasta una ducha para quien la necesite para después de una pedaleada y antes de entrar al trabajo.

El servicio surgido en febrero del 2016 nació de la propia experiencia de Felipe, un ingeniero industrial quien labora en las oficinas de BAC Credomatic en Plaza Roble (Escazú).

Hace unos años, él empezó a ir en bicicleta a su trabajo desde su casa en Pavas, después de descubrir que podía recorrer los siete kilómetros entre su casa y la oficina en 25 minutos pedaleando, en vez de una hora tras el volante de un carro.

En los dos años de ir en bicicleta al trabajo solo he tenido un accidente y tres o cuatro encontronazos con choferes agresivos. Eso es muy poquita mala experiencia frente a la gran mayoría de buenos conductores. Esto me cambió la vida. Ahorro tiempo, me ejercito, tengo mejor ánimo, más energía, más concentración en el trabajo y puedo comer lo que me da gana sin subir de peso. Felipe Lang, co-administrador Paqueo Tata en San José.

El problema era que, según el guardia de seguridad, a veces tenía oportunidad de guardar la bicicleta en el parqueo del edificio. En otras ocasiones no y, en esencia, señaló que era un gran reto logístico resolver dónde poner la bici en esas ocasiones.

" Entonces dije, ¡diay! tengo un parqueo y estoy seguro que hay cientos de personas en las mismas. Ahí razoné que más personas podrían querer que alguien les ofrezca un parqueo para bicicletas ", recordó.

Cuando los hermanos colgaron el letrero "parqueo gratis para bicicletas", a nadie le importó, pero después de anunciarlo en su muro de Facebook la historia cambió. La publicación tuvo un alcance de 120.000 personas y varios medios de prensa contaron su esfuerzo.

Según Lang, hubo quienes tildaron a los hermanos como "dos locos que regalan sitios para bicicletas" pero el co-administrador asegura que sus ingresos desde entonces crecieron 50% porque, en su criterio, los usuarios empezaron a apreciar que el sitio procuraba diferenciarse de los parqueos tradicionales ofreciendo un servicio complementario.

"En el parqueo logramos que bicicletas y carros compartan el espacio sin problema. Quienes estacionan en el parqueo se alegra de ver los espacios para bicicletas ocupados. Si lo hicimos en un parqueo, ¿porqué no lo habríamos de hacer en la calle?", planteó Lang.