Daniela Cerdas E.. 2 julio
El Hospital San Juan de Dios activó el protocolo luego de esterarse de la situación. Foto: Rafael Pacheco
El Hospital San Juan de Dios activó el protocolo luego de esterarse de la situación. Foto: Rafael Pacheco

Una mujer ocultó a los médicos del Hospital San Juan de Dios que su esposo está contagiado de covid-19.

Fue hasta después de ser atendida por una cesárea este miércoles que la paciente dio esa información.

Por esta razón, el centro médico tuvo que enviar a aislamiento domiciliar a 16 funcionarios, informó Ileana Balmaceda Arias, directora de ese hospital.

El hospital detalló que la embarazada llegó al centro médico acompañada de su esposo, quien tiene orden sanitaria por covid-19. En el área de clasificación de pacientes de Emergencias, negó tener posible contacto con algún infectado de covid-19.

Posteriormente, en valoración médica de Obstetricia, nuevamente se le preguntó si tuvo algún nexo asociado a covid-19 y otra vez negó esta situación.

El centro médico se enteró de que la mujer era nexo de un paciente con covid-19 luego de que ella hiciera el comentario en el salón donde permanecía. Se activo el protocolo.

En ese mismo momento, se le hizo la prueba a ella y a su bebé.

Horas después se conoció que la madre es positiva y el bebé negativo.

Balmaceda fue enfática en el llamado a la responsabilidad que deben tener los usuarios de informar a su ingreso a los centros médicos si en su familia hay una persona con orden sanitaria por covid-19 o si han estado en contacto con personas confirmadas o sospechosas por esta enfermedad.

“El ocultar esta información pone en riesgo de contagio al personal de salud y a los otros pacientes”, reiteró la directora general.

Joaquín Bustillos, jefe del servicio de Obstetricia y experto en el abordaje de partos con covid-19, informó que la madre se encuentra asintomática y sin ninguna complicación.

Añadió que la mujer y su bebé se encuentran en la zona de aislamiento por coronavirus. Ella permanece con mascarilla quirúrgica y aplica las medidas de higiene para alimentar al bebé.

También fueron aisladas y tamizadas dos pacientes que compartían cubículo con ella.

El centro realizó además limpieza y desinfección de las áreas donde se atendió el parto y el salón donde compartía con otras pacientes.

Investigación

En la investigación de contactos se han identificado hasta este momento 16 funcionarios: 8 médicos de ginecoobstetricia, 2 anestesistas y seis enfermeras.

Todos fueron tamizados y enviados a sus hogares con aislamiento preventivo por 14 días, informó Guiselle Amador, coordinadora de la Unidad de Vigilancia Epidemiológica del hospital.

La investigación se inició en la noche de este miércoles y está en curso por lo cual no se descarta que se identifiquen otros contactos.

Mientras se reorganiza el servicio de Ginecoobstetricia, se procedió a sustituir con personal que estaba en teletrabajo.