Irene Vizcaíno. 3 junio
Michael Soto volverá la madrugada de este jueves a la zona norte, para dar seguimiento al trabajo de reforzamiento que se da en la región, donde desde esta semana hay mayores restricciones para circular y navegar. Foto: Rafael Pacheco
Michael Soto volverá la madrugada de este jueves a la zona norte, para dar seguimiento al trabajo de reforzamiento que se da en la región, donde desde esta semana hay mayores restricciones para circular y navegar. Foto: Rafael Pacheco

Esta semana, se endurecieron las medidas en 10 cantones fronterizos con Nicaragua y se elevó a naranja la alerta en cinco distritos cercanos a zona norte o frontera. La intención es contener la migración ilegal desde Nicaragua, debido a la alta circulación del nuevo virus que produce la covid-19 en ese país.

Como no hay tanto recurso humano para asegurar presencia en toda la frontera, el ministro de Seguridad Pública, Michael Soto, ha apostado por la vigilancia con drones, y a partir de la información que se obtenga, mover a los policías de manera estratégica.

Así lo contó en una conversación con La Nación.

―Han rechazado casi 14.000 personas desde el inicio de la pandemia, pero ¿ha habido aumento en los últimos días? ¿Fue una de las causas para las medidas en cantones fronterizos?

―Los números son muy similares, a veces llegamos a 200 diarios, a veces a 180.

"Cuando el Ministerio de Salud hace un análisis de clústeres, de dónde vienen, dónde se pudo haber contagiado la gente, ahí se encienden las alarmas. No es que que la mayoría de clústeres vienen de Nicaragua, eso no es real, pero sí en un porcentaje importante, las personas refieren venir de allá.

"Entonces, es por eso que le estamos poniendo atención, haciendo prevención, porque de lo que logramos detectar el movimiento de personas es importante.

“Visto el aumento de casos, sobre todo el de hoy, hay una necesidad de tomar medidas extraordinarias en este cordón, en estos cantones, visto lo que está ocurriendo por inteligencia y por lo que está detectando Salud”.

—En los 52 casos reportados este miércoles, hay 27 extranjeros...

—Salud cada vez que detecta una persona, le hace la investigación. Yo no puedo afirmar que esos 27 hayan venido de afuera o que se hayan contagiado acá, lo que sí, es que hay algunas personas de este grupo que son de nacionalidad nicaragüense y nos demandan la atención, pero no tengo el detalle de que hayan venido del norte recientemente.

―El ministro de Salud dijo que algunos casos están relacionados con labores de agricultura y empaque, actividades de mano de otra intensiva.

―Ciertamente en estos cantones hay tubérculos, raíces, frutas, de manera que no es mano de obra costarricense. La mano de obra extranjera tradicionalmente se ha usado allí, entiendo que de los clústeres, uno viene de una de estas fincas.

¿Temen que en algún momento haya ingreso masivo o mayor aumento de coyotaje?

―Uno en seguridad debe estar preparado para el peor escenario siempre. El movimiento que se está dando demanda una gran cantidad de trabajo. La frontera es muy extensa, como de Cartago a Liberia en línea recta, es muy complicado, y no puedo decir que estemos haciendo un trabajo infalible, y que no pasa nadie, no.

"Estamos haciendo un esfuerzo enorme, metiendo más recurso pero, sobre todo, más tecnología, para que el personal no se desplace innecesariamente a un punto, sino que los drones, los aviones, el helicóptero nos diga dónde hay un movimiento y el recurso va directo. Eso es por lo que estamos apostando: inteligencia, posicionamiento estratégico y aprovechamiento de los recusos de la mejor forma posible.

―¿Da para tanto el recurso?

―Nunca es suficiente. Vamos a ver, no puedo poner a lamentarme o a pedir. Un policía no se hace de la noche a la mañana, tiene que pasar nueve meses en la Academia, son 309 kilómetros, ni todos los policías agarrados de la mano podrían cubrir la frontera, es mucha extensión. Maś que cantidad es estrategia, eso es por lo que estamos apostando”.

―¿Qué porcentaje de su gente esta consumiendo la vigilancia en el norte?

―No me gusta hablar de números, pero estamos poniendo todo lo que podemos. Tengo (que cubrir) burbujas de transportistas, criminalidad ordinaria, restricción vehicular en todo el país, narcotráfico y el tema de frontera sur y frontera norte.

"Estamos haciendo un esfuerzo más allá de lo humano si se quiere, tenemos que cuidar todo, nadie me acepta un ‘no puedo’, o ‘no tengo’, pero por eso se le digo a los muchachos: ’usemos más la tecnología, no desplacemos el recurso, hay que estar posicionado en el terreno pero si un dron ve algo, muévanse.

―¿Cuántos drones tienen?

― Ahora tenemos tres drones que son de muy alta calidad, tipo aviones, son grandes, los manejan pilotos (desde tierra). Estamos apostando para que otras instituciones y empresas nos faciliten otros.

— ¿Todos están en la zona norte?

―Sí. Bomberos nos va a colaborar (con otro).

―¿Los usan a diario?

―Todo el día, tiene autonomía, no todos se usan al mismo tiempo, se saca uno y aguanta como cinco horas, este tiene que caer y sale el otro.

―¿Mientras haya luz?

— Mientras haya luz está arriba, también tenemos infrarrojos. Estamos haciendo todo lo que podemos, con la fuerza y gana del mundo para que la cosa funcione. A veces, uno (un dron) se nos ha dañado, entonces sacamos la avioneta, ahora sacamos un helicóptero para allá. Vamos a hacer todo lo que podamos.

“Sin duda el recurso humano es fundamental, pero usado inteligentemente”.

―¿Hay bandas organizadas trayendo personas ilegalmente de Nicaragua?

― Más que bandas es un modus vivendi de algunas personas

― ¿Es un negocito?

― Negocitos. Taxistas formales e informales jalando gente, motos jalando gente por ¢10.000, ¢5.000, ¢20.000. Cuando detectamos los pasamos por tráfico de personas al Ministerio Público, pero es tan extenso, hemos visto embarcaciones, taxis, buses, busetas.