Irene Rodríguez. 6 enero
El uso de mascarilla no es obligatorio en sitios abiertos, pero sí es recomendable cuando no pueda tenerse distancia mayor a 1,8 metros con las otras personas. Fotografía: Rafael Pacheco
El uso de mascarilla no es obligatorio en sitios abiertos, pero sí es recomendable cuando no pueda tenerse distancia mayor a 1,8 metros con las otras personas. Fotografía: Rafael Pacheco

Las principales preocupaciones de las personas en medio de la pandemia giran en torno a la situación económica de sus hogares, según reveló una encuesta realizada por el Instituto de Estudios Sociales en Población (Idespo) de la Universidad Nacional (UNA).

De acuerdo con la consulta telefónica realizada a 800 personas, dos de cada tres encuestados (el 67%) dijeron que su economía familiar empeoró con la pandemia y más de tres de cada cuatro personas (el 77,5%) dijo haber tenido que hacer ajustes y cambios en sus gastos para salir avante.

“Las personas sí sienten que dentro de su dinámica económica las cosas se vieron afectadas. Sin embargo, también vemos un componente de solidaridad, el 50% está destinando de sus ingresos para apoyar a algún familiar o persona cercana cuya economía se vio afectada”, destacó Laura Solís, una de las investigadoras.

Otro de los aspectos que arrojó el estudio está relacionado con el uso de las tarjetas de crédito: solo el 29% paga la totalidad del pago de contado a final de mes, el 21% hace algún tipo de pago parcial, el 41,3% realiza el pago mínimo y hay un 8,9% que no puede realizar pagos del todo.

“Este último grupo es el más pequeño, sin embargo, es algo que preocupa, son relativamente pocas las personas que están realizando sus pagos de contado”, advirtió Solís.

En contraparte, un 26,6% sí logra destinar de sus ingresos para ahorrar.

El panorama para este 2021, según las percepciones de estas personas no es halagador: el 57% dice que la economía empeorará y el 21% que seguirá igual.

Razones de la afectación económica

No todas las personas vieron su economía familiar afectada por la misma razón. De acuerdo con el Idespo, el 28,3% vio sus ingresos disminuidos por reducción de jornada laboral, el 23% por despido, el 19,9% por la baja en clientes o ventas.

Después le sigue un 15,5% a quienes las medidas sanitarias y restricciones de cierre en comercio los afectaron directamente, un 3,5% tuvo que cerrar su negocio propio, un 2,6% tuvo que negociar darle un precio menor de alquiler a quien le rentaba una casa o local y un 1% porque dejó de recibir apoyos o ayudas económicas.

“Las medidas de restricción llevaron a muchas empresas a reducir jornadas de sus trabajadores o a despedirlos y eso lo vemos reflejado en la encuesta”, comentó el investigador José Andrés Díaz.

Percepción sobre la pandemia

En una escala de un 0 al 10, los encuestados consideran que la covid-19 tiene un rezago de 4,6 para el país. A las medidas sanitarias les dan una calificación de 4,41.

Y si le tuvieran que dar una calificación al Gobierno es de un 6,3, y a las municipalidades de 5,9.

“Con los gobiernos locales debemos tomar en cuenta que la situación puede variar mucho de un cantón a otro y así es la calificación que las personas le asignan”, manifestó Díaz.

No obstante, el 98,7% de las personas dijo usar mascarilla y un 40,9% también utiliza careta como medida complementaria.

El 98,9% dijo lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón, y el 97,5 usa alcohol en gel.

Además, el 97% mantiene el distanciamiento físico de al menos 1,8 metros con personas que no son de su burbuja social.

El 89,7% también expresó que evita hacer reuniones sociales con personas con quienes no convive.

En cuanto a las razones por las cuales las personas salen de casa, la principal es ir la supermercado o farmacia (81%), cajero automático (53%), trabajar (44%) e ir a citas médicas (35%).

¿Cómo se hizo la encuesta?

El Idespo llamó a teléfonos celulares escogidos al azar mediante un programa informático. Estos contemplaban todos los operadores de telefonía del país.

Se tomó la opinión de 800 personas mayores de edad, costarricenses o extranjeras con al menos un año de vivir en el país. El 52% son mujeres y el 48% hombres.

Las preguntas se hicieron entre el 28 de setiembre y el 16 de octubre.

Su índice de confianza es del 95% y su margen de error del 3,6%.