Salud

‘Camas que se liberan es por pacientes que fallecen’, lamenta gerente médico de CCSS

Mario Ruiz Cubillo admite que sistema de salud está saturado; dice que se hará lo posible por dar un trato digno y bioético a quienes lleguen a hospitales

El gerente médico de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), Mario Ruiz Cubillo, reconoció que sí, el país ya llegó al momento tan temido desde hace más de un año, con los hospitales al límite de su capacidad instalada.

Ese momento es el de la saturación del sistema de salud, la que se procuró evitar desde marzo de 2020, cuando se inició la emergencia nacional por la pandemia.

De seguir la tendencia al alza en el número de infectados, hospitalizados y muertos, nada será suficiente para resolver la atención, no solo de enfermos con covid-19, sino de aquellos con otras enfermedades o lesiones provocadas por accidentes o violencia.

Este es un resumen de la entrevista con periodistas en la conferencia de prensa, la tarde de este martes.

– ¿Llegó el momento tan temido? ¿Ya el colapso no es solo una probabilidad, sino una realidad inevitable?

– ¿Si ya llegamos al momento tan temido? Yo le respondería que sí, ya llegamos a un punto en que la capacidad institucional de una atención optima llegó a su límite. Todo lo que siga de aquí en adelante es una atención que no es la ideal para los pacientes que requieran una cama de cuidados críticos.

“¿Qué vamos a hacer? Si un paciente requiere cama de cuidados críticos y no hay una disponible, lo ponemos en una de moderados; si no hay una disponible se pone en una de severos; si no hay una disponible se pone en una cama de leves o de hospitalización, si no hay una disponible lo ponemos en una de pasillo.

“Pero ya llegamos a ese punto, en donde las complicaciones se van a presentar cada vez más y, además, está aumentando la mortalidad. Hoy, hubo 18 lamentables fallecimientos. En algunos hospitales, si las camas se liberan es por pacientes que fallecen, y eso no es lo ideal. Lo que uno desea es que las camas que se liberen es de pacientes que regresan a sus casas, y para uno, que fallezca un paciente, es una derrota. Eso es lo que más duele. Pero esta es la realidad que estamos pasando.

– ¿Se están usando los lineamientos bioéticos para decidir quién vive y quién no?

– Los lineamientos se han socializado desde hace varios meses. El criterio clínico prevalecerá. Por eso se llaman lineamientos bióeticos, siempre tratando de brindar la mejor atención posible a todos los pacientes. Creo que no es la institución la que define quién vive o quién muere. Es la misma sociedad la que define quién se enferma y quién no. Porque el contagio es evitable a través de medidas de protección y evitar exponiéndonos. En estos momentos, no hay que salir. En estos momentos solo salgamos si es para trabajar y si es una emergencia.

– ¿Qué nos hizo llegar a este escenario, después de más de un año de evitarlo a toda costa?

– Primero, un virus que es muy contagioso y que afecta muchísimo a las personas con factores de riesgo. Indudablemente, como sociedad, nos relajamos y eso aumenta el contagio. La gente también está cansada. Las medidas restrictivas cansan. Somos seres que queremos estar con la familia y amigos.

“Indudablemente, hay gente que se ha relajado. Además, hay variantes del virus que aparentemente son más infecciosas y afectan más a las personas. Creo que no vamos a estar todos bien hasta que la última persona de nosotros esté bien y para eso tenemos que trabajar como sociedad”.

– ¿Se están utilizando los hospitales campaña o se planean utilizar?

– Todo es viable. Ya llegamos a un punto en donde esto es prácticamente prestación de servicios de salud como si esto fuera una guerra. En las reuniones que hemos tenido con los directores, se ha planteado las diferentes opciones. Cada director elabora las solicitudes de acuerdo a sus capacidades, pero sí, puede ser que los lleguemos a utilizar para pacientes covid y para pacientes no covid. Eso posteriormente se comunicará. Pero todo es viable.

– ¿Cuál será la capacidad de respuesta en los hospitales regionales?

– Estoy muy preocupado por los hospitales regionales. Parte de la estrategia es concentrar los pacientes covid en los hospitales nacionales y en el Ceaco, por la capacidad de ampliar y recibir pacientes críticos. La idea es tratar de trasladar todo lo que se pueda (caso del Hospital San Carlos). El Dr. Carrillo (Edgar Carrillo Rojas, director médico de ese centro) sabe que con su equipo, si no se logran trasladar, tendrá que dárseles soporte, de la mejor forma posible, el tiempo que sea necesario. Esa es una situación que se puede presentar en cualquier hospital regional, y que nos preocupa muchísimo. Por eso, no queríamos llegar a este punto de saturación del sistema.

– ¿Hay plan B?

– El plan B es tratar de darle cama a todos los pacientes, pero no son las camas óptimas, como ya dijimos. Esperemos no tener que llegar a tener que colocar a pacientes en camas sin soporte ventilatorio u oxígeno. Si tenemos que poner más camillas en los servicios de emergencias, se hará.

“Pero más bien deberíamos apostar al plan A: en la comunidad, ser más estrictos que nunca y evitar que las personas se enfermen. Solo así vamos a salir adelante. En los hospitales, los pacientes ya llegan complicados. Los números que vimos hoy son muy muy preocupantes. Apostemos al plan A: no hacer fiestas, este no es el momento de salir. Poquito a poco, iremos retomando el control de la pandemia, como lo han hecho otros países”.

Ángela Ávalos

Ángela Ávalos

Periodista de Salud. Máster en Periodismo de la Universidad Complutense de Madrid, España. Especializada en temas de salud.