Patricia Recio. 8 octubre
7/10/19 Rafael Jiménez, presidente de la Asociación de Hematología . Foto Jorge Castillo
7/10/19 Rafael Jiménez, presidente de la Asociación de Hematología . Foto Jorge Castillo

Una de cada cuatro muertes en Costa Rica y en el mundo ocurridas en las últimas dos décadas están asociadas a enfermedades arteriales coronarias, eventos vasculares cerebrales o tromboembolias venosas.

Sin embargo, una gran parte de los decesos podrían haberse prevenido con la vigilancia de cinco factores de riesgo que incrementan potencialmente las posibilidades de sufrir un evento de este tipo.

El sedentarismo, la mala alimentación, colesterol y triglicéridos altos son las tres causas evitables a los que se suman la hipertensión y el factor hereditario.

A criterio del doctor Rafael Jiménez, presidente de la Asociación Costarricense de Hematología, tener tres o más de esos factores es casi un boleto seguro a sufrir una trombosis que se puede complicar en situaciones como una cirugía, un parto o cuando, silenciosamente, un coágulo se desprende y llega a un pulmón o al cerebro.

“Antes los infartos eran de los 55 años en adelante, en varones, ahora bajó pero terriblemente, hay de 20-25 en hombres y mujeres”, comentó el especialista.

Según la OMS, las tromboembolias venosas producen más muertes e incapacidades que la totalidad de neumonías, infecciones relacionadas con catéteres y los efectos producidos por los medicamentos.

Ese enfoque de prevención es el principal objetivo del 26.° Congreso Internacional de Trombosis y Hemostasia que tendrá Costa Rica como sede. Se desarrollará desde este miércoles hasta el sábado, en el Hotel Crown Plaza Corobicí, en Sabana, San José.

La actividad reunirá a más de 500 especialistas de todo el mundo y 43 profesores que abordarán la prevención, el diagnóstico, investigaciones médicas y los últimos avances en el tratamiento de estas enfermedades, durante tres días, a partir de este miércoles.

La intención es preparar no solo a los especialistas en esa rama, sino a otros médicos de primera atención, pues la detección temprana puede resultar clave entre la vida y la muerte.

Es por eso, que al Congreso asistirán médicos de otras especialidades, como pediatras, obstetras, cardiólogos, internistas y geriatras.

El encuentro se desarrolla en el marco del Día Mundial de la Trombosis que se celebra el 13 de octubre.

La creación de esa efeméride busca visibilizar la morbilidad general de la trombosis, así como las graves consecuencias que puede tener este mal poco reconocido.

Además la intención es que los pacientes conozcan los riesgos, signos y síntomas que pueden presentarse en un fenómeno trombótico.