Alexánder Sánchez. 2 junio
En la nueva planta de tratamiento, que se construirá en Puerto Viejo, las aguas tratadas serán desinfectadas antes de ser liberadas al medio ambientes. Foto cortesía de AyA
En la nueva planta de tratamiento, que se construirá en Puerto Viejo, las aguas tratadas serán desinfectadas antes de ser liberadas al medio ambientes. Foto cortesía de AyA

Pobladores y visitantes de la turística comunidad de Puerto Viejo, en Talamanca de Limón, se beneficiarán del avanzado sistema de aguas residuales que comenzará a construirse este mes.

El proyecto del Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) incluye la instalación de 10,9 kilómetros de tubería de alcantarillado, entre el casco central de Puerto Viejo y el sector de Pan Dulce, y la construcción de dos estaciones de bombeo.

Tiene un costo de ¢7.382 millones y está a cargo de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS).

La obra será en favor de 4.000 pobladores y varios miles de turistas que llegan cada año y, según el AyA, tiene una vida útil de dos décadas, periodo durante el cual se garantiza la protección de la salud y el medio ambiente.

Al mismo tiempo, pretende colaborar con la reactivación económica pues requerirá de la contratación de mano de obra.

“Será la planta más avanzada del país por contar con un sistema terciario; eso quiere decir que cubre la eliminación de sólidos gruesos, finos y además de nutrientes. Al menos, desde una institución del Estado, es la primera en construirse con un sistema tan eficiente”, explicó Yamileth Astorga, presidenta ejecutiva del AyA.

En primera instancia, la nueva planta procurará sanear las aguas mediante procesos físicos y medios mecánicos. En un segundo paso se utilizarán medios biológicos para purificar el agua y, en una tercera etapa, el líquido residual será desinfectado.

Astorga asegura que el sistema de saneamiento es tan efectivo, que las aguas tratadas podrán ser reutilizadas para riego y otros usos.

“En la zona, las aguas van a descargarse con tal calidad que no van a tener impacto alguno. Así se protegerá la vida marina, se disminuirá el riesgo para la salud de las personas que se bañan en las playas y se beneficiará a la población local y al encadenamiento turístico”, agregó la jerarca.

La nueva planta de tratamiento sería un factor clave en la limpieza de las playas, lo que beneficiaría la salud de los bañistas. Archivo.
La nueva planta de tratamiento sería un factor clave en la limpieza de las playas, lo que beneficiaría la salud de los bañistas. Archivo.
Avance del proyecto

El pasado 20 de mayo el AyA, UNOPS y la empresa Turbina, firmaron un contrato por ¢2.312 millones para la construcción del primer componente de la obra.

Esta primera etapa incluye la construcción de la red de alcantarillado sanitario, las estaciones de bombeo y dos tuberías de impulsión. El inicio de las obras será el 21 de junio y se extenderá por 12 meses.

Puerto Viejo es una de las zonas turísticas más visitadas de Limón. La pandemia del covid-19 ha complicado el funcionamiento de su principal actividad económica. Cortesía de AyA
Puerto Viejo es una de las zonas turísticas más visitadas de Limón. La pandemia del covid-19 ha complicado el funcionamiento de su principal actividad económica. Cortesía de AyA

Este mismo año, según aseguró el AyA, se procederá a contratar a la empresa que diseñe y construya la planta de tratamiento de aguas residuales de Puerto Viejo.

El proyecto "Alcantarillado Sanitario, tratamiento y disposición de aguas residuales de Puerto Viejo” cuenta con financiamiento propio del AyA y del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE). La UNOPS ha estado a cargo de la contratación de los estudios previos, del diseño y de la construcción.