Aarón Sequeira. 12 noviembre
Estas son las curules en disputa, entre Restauración Nacional y el bloque de diputados independientes. Ambos grupos quieren ubicarse, principalmente, en las cuatro que están al costado derecho de José María Villalta, del Frente Amplio, lo más lejos del PAC posible.
Estas son las curules en disputa, entre Restauración Nacional y el bloque de diputados independientes. Ambos grupos quieren ubicarse, principalmente, en las cuatro que están al costado derecho de José María Villalta, del Frente Amplio, lo más lejos del PAC posible.

La presidenta de la Asamblea Legislativa, Carolina Hidalgo, tendrá que resolver el pleito que lleva ya tres semanas entre la fracción del Partido Restauración Nacional (PRN) y el bloque de ocho diputados independientes separado de esa agrupación.

Se trata de una disputa por alojarse en un sector específico del plenario, lo más alejado posible del Partido Acción Ciudadana (PAC), a partir de una fila que está de frente a la mesa del Directorio legislativo.

Actualmente, los restauracionistas y los independientes están aún mezclados, en las curules que comienzan después de la oficialista Catalina Montero y forman una L hasta colindar con José María Villalta, del Frente Amplio.

Con la declaración de independencia de ocho legisladores, hasta las sillas se están disputando. El Departamento de Asesoría Legal del Congreso avala que se les permita a los ocho legisladores independientes que se sienten juntos, pero no hay acuerdo con el partido al que pertenecían.

“Nosotros le manifestamos a la presidenta nuestro interés de ser ubicados en esa área, a continuación de donde está Villalta. (...) Generalmente, tiempos y proyectos pasan por acuerdos, pero al pedir los dos grupos esa misma sección, no hay acuerdo y le toca a la presidenta, por facultad, decidir”, dijo Carlos Avendaño, jefe del PRN.

El reacomodo de las curules está dentro de las 13 solicitudes que el bloque de los independientes le presentó al Directorio legislativo el 31 de octubre y que consta en el orden del día de la sesión de ese órgano colegiado del miércoles 7 de noviembre.

El vocero del bloque de ocho congresistas independientes, Jonathan Prendas, enfatizó que el criterio de la Dirección legal es que se les permita estar juntos en el plenario para mejor coordinación y, ante la pretensión idéntica de ambos grupos por dejarse un sector del plenario, afirmó que quedará en manos de Hidalgo.

“Esperamos la decisión de la presidenta, será ella la que al final emita el criterio. Ella nos propuso que hiciéramos la propuesta, ambos sectores propusimos alternativas, pero fue la misma, ubicarnos exactamente en las mismas curules”, dijo Prendas.

No obstante, alegó que Floria Segreda Sagot, una de las independientes y que se ubica actualmente al costado de Villalta, tiene un problema de vértigo y requiere estar de frente, donde actualmente se ubica.

“Al salirnos de la fracción, el Reglamento nos faculta a que más de tres diputados nos unamos para poder resguardar nuestra función administrativa. (...) No pedimos que se nos reconozca como fracción, sino como bloque, con los aditamentos oportunos para poder trabajar tranquilos”, apuntó.

Del archivo:

(Video)¿Cómo se distribuirá el Congreso con siete diputados que se separan de Restauración Nacional?

Hidalgo: ‘Hice una última instancia para el acuerdo’

Este lunes, la presidenta del Congreso hizo los últimos intentos de que ambos grupos, Restauración y el bloque independiente, lleguen a un acuerdo sobre su ubicación en el plenario.

“Si no es así, la presidencia tendrá que tomar la decisión. He estado intentando hablar con quienes tendrían que moverse, para tener la consideración de un trato personalizado”, comentó la jerarca.

Aseguró que el artículo reglamentario que describe las potestades de su cargo establece que ella debe imponer el orden y la disciplina en el plenario y, en ese caso, interpretaría que repartir las curules sería un asunto de orden.

“Desde la noticia de la independencia, he sido clara en solicitar que los dos grupos lleguen a consensos, quiero creer que tienen la posibilidad de hacerlo y la capacidad”, comentó.

Hidalgo afirmó que deberá ir resolviendo, punto por punto, cada uno de los asuntos de conflicto que se vayan presentando entre los grupos.

“Este (de las curules) no es de urgencia extrema, pero después de tres semanas claramente los dos grupos ya están incómodos, por la forma en que están ubicados”, dijo, consultada sobre la tensión que ha generado el choque por las curules.

Añadió que, si bien no considera el asunto de las curules “tan de peso”, su “temor es ver cómo se van a definir los otros temas”.

“No todo es tan radical, habrá cosas en las que sí haya norma y jurisprudencia y cosas en las que no”, comentó.

En cuanto al resto de las peticiones que hicieron los legisladores independientes, que van desde un espacio para reunirse hasta plazas para directores ejecutivos, papelería, placas, presupuesto y demás, aún está pendiente de que el Directorio tome una determinación.