Política

PLN cuestiona veto parcial de Carlos Alvarado a ley de cannabis medicinal

Jefa de la bancada liberacionista aseguró que el Gobierno envió una señal equivocada sobre un proyecto que busca la reactivación económica y la generación de empleos, al tiempo que ofrece una alternativa para el tratamiento de pacientes

La jefa de fracción del Partido Liberación Nacional (PLN), María José Corrales, criticó el veto parcial del presidente Carlos Alvarado a la ley de cannabis medicinal y cáñamo industrial. Para Corrales, el mandatario es incongruente, timorata y no asume su responsabilidad. Al tiempo que aseguró que cree que tomó esa decisión con base en “en informaciones inexactas, cargadas de mitos y prejuicios”.

“Carlos Alvarado y su equipo de gobierno se esperaron hasta el último instante para pronunciarse, con argumentos que carecen de sustento técnico, retardando la posibilidad de que como país podamos acceder a un mercado en auge y crecimiento, limitando la posibilidad de acceso a los pacientes que utilizan este tipo de tratamientos, y esto ocurre justo cuando en el país se está llevando a cabo el congreso internacional Cannabis Science & Industries, con participación, incluso, de instituciones públicas”, cuestionó Corrales.

El presidente vetó los artículos 5, 25 y 26 de la iniciativa aprobada, en dos debates, en el Congreso. El numeral 5 se refiere al libre cultivo, producción, industrialización de cáñamo o cannabis no psicoactivo y sus productos o subproductos para fines alimentarios e industriales.

El 25 trata de la acreditación de la condición de paciente, a la que se le autoriza el consumo de cannabis psicoactivo de uso médico o terapéutico, mientras que el 26 permite el cultivo de una cantidad limitada de plantas de cannabis psicoactivo para el autoconsumo de esos pacientes.

Frente al veto parcial, la jefa de la bancada verdiblanca es del criterio de que el Gobierno envió una señal equivocada sobre un proyecto de reactivación económica y generación de empleos, que también ofrece una alternativa para el tratamiento de algunos pacientes.

Corrales lamentó que durante tres años de discusión, el Poder Ejecutivo no se acercara al Congreso a plantear sus inquietudes, sino hasta la etapa de segundo debate.

Sin embargo, ella no aclaró si impulsarán el resello de la iniciativa en el plenario legislativo. Solo afirmó que analizarán el camino que se debe tomar: “Que el proyecto pueda retomarse y aprobarse cuanto antes y dar el paso en firme hacia la inserción de un mercado en auge y que generaría importantes beneficios”.

El candidato presidencial y diputado del gobernante Partido Acción Ciudadana (PAC), Welmer Ramos, también mostró su rechazo a la decisión de Alvarado y se comprometió a impulsar el resello del plan, para que se convierta en ley de la República cuanto antes.

“Lo necesita Costa Rica para la reactivación (económica) y para la salud de muchísimos costarricenses”, sentenció Ramos.

El resello implicaría que la Asamblea Legislativa ignore el veto emitido por el mandatario y en consecuencia, apruebe el expediente, para lo cual necesita de 38 votos, es decir, dos tercios del total de los congresistas.

Por el contrario, el jefe de la bancada del Partido Restauración Nacional (PRN), Eduardo Cruickshank, celebró el veto parcial de presidencia: “Era lo que correspondía”, aseguró.

Para el también candidato presidencial, a partir del veto parcial, los legisladores tendrán la oportunidad de eliminar los artículos 25 y 26 y dejar un texto que regule exclusivamente lo relacionado con el cultivo y la comercialización, para fines industriales y medicinales, del cannabis y el cáñamo.

“Ahora en la Asamblea Legislativa tendremos que corregir el proyecto y, posteriormente, volver a aprobarlo para que con prontitud se convierta en ley de la República”, dijo Cruickshank.

El plan de ley regularía las plantas de cannabis, tanto las que tienen alto contenido de tetrahidrocannabinol (THC), para uso medicinal y terapéutico, como las que tienen bajo THC, como el cáñamo, de múltiples usos industriales. La idea de los legisladores es generar reactivación económica mediante la apertura de una nueva actividad productiva.

Las plantas de Cannabis pueden crecer hasta el tamaño de un arbusto, en su corto ciclo de tres y medio a cuatro meses. Necesitan al menos 17 horas de luz blanca al día, por lo cual se les aportar una parte de manera artificial. Foto: Cortesía INTA.
Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.