Política

Mideplan negó autorización para crear Unidad Presidencial de Análisis de Datos

Decreto ejecutivo afirmaba que creación de UPAD tenía aval de Planificación; Mideplán solicitó en reiteradas ocasiones más detalles sobre personal y advirtió de posible duplicidad de funciones con dependencias ya existentes

El Ministerio de Planificación Nacional (Mideplán) no aprobó una reorganización administrativa para crear la Unidad Presidencial de Análisis de Datos (UPAD), como erróneamente lo afirmaba el decreto ejecutivo que procuraba oficializar la apertura de dicha oficina.

Mideplán “no ha avalado un estudio técnico para la creación de la Unidad Presidencial de Análisis de Datos”, manifestó dicha cartera este miércoles ante una consulta de La Nación.

Sin embargo, el decreto Nº41996-MP-Mideplán afirmaba que ya se contaba con el visto bueno del Ministerio de Planificación. De hecho, el considerando VII de dicha normativa señalaba textualmente:

“Que la propuesta remitida presentó todos los documentos solicitados en la normativa y los Lineamientos Generales para Reorganización Administrativa establecidos por Mideplán y este ministerio aprobó la reorganización administrativa integral dentro de la estructura organizacional de la Presidencia de la República, cumpliendo por lo tanto con lo establecido en los lineamientos y normativa vigente”.

Al respecto, dicha cartera indicó que, si bien “recibió y analizó una propuesta para la constitución" de la UPAD, el criterio técnico de la Unidad de Modernización del Estado de Mideplán, “recomendó no aprobar” el planteamiento.

Dicho decreto, publicado el lunes 17 de febrero y derogado el viernes 21, desató fuertes criticas y la apertura de investigaciones por parte de la Fiscalía, el Congreso y la Defensoría de los Habitantes debido a que su artículo 7 permitía a la UPAD acceso a información confidencial de los habitantes.

La Nación consultó a la Presidencia las razones por las cuales la cuestionada normativa afirmaba que Mideplán había aprobado una reorganización integral de la Presidencia de la República para crear la unidad de análisis de datos.

En una primera instancia, la oficina de comunicación indicó que los tres técnicos que integran la UPAD no podian referirse al tema porque la Fiscalía General abrió una causa penal. Luego, solicitó a este medio realizar una consulta por escrito, cuya respuesta no había enviado al cierre de esta información.

Sin aprobación

En un expediente de Mideplán consta que, el 25 de febrero anterior, en atención a una consulta del viceministro Daniel Soto Castro; el jefe de la Unidad de Reforma Institucional de Mideplán, Jorge Ortega Vindas, reafirma la posición de la cartera sobre la creación de la UPAD.

Soto realizó dicha consulta el 24 de febrero, tres días después que fuera derogado el decreto ejecutivo que él firmó junto con el mandatario Carlos Alvarado y el ministro de la Presidencia, Víctor Morales.

En su respuesta, Ortega afirmó que lo dicho en el Considerando VII del mencionado decreto era “parcialmente cierto”, ya que el Ministerio de la Presidencia sí presentó los documentos de reorganizacion administrativa necesarios para crear la unidad.

No obstante, el jefe de la Unidad de Reforma Institucional afirmó que “no se tiene conocimiento - ni consta en el expediente respectivo - de un oficio de resolución de Mideplán en el cual se haya aprobado la propuesta en cuestión”.

Tanto la primera versión del decreto, como la que finalmente se publicó en La Gaceta, contenían el artículo 7 que obliga a las instituciones de la Administración Pública y Descentralizada a facilitar a la UPAD el acceso a información de carácter confidencial con la que cuenten las instituciones públicas.

Primera propuesta

Las primeras observaciones del Mideplán fueron planteadas el 14 de mayo del 2019, un mes después de que Zapote pidiera el aval para un posible decreto que firmarían el presidente Alvarado; el entonces ministro de la Presidencia, Rodolfo Piza; y el jerarca de Ciencia y Tecnología, Luis Adrián Salazar.

En esa ocasión, a través de una solicitud de Diego Fernández, coordinador de los asesores de datos del mandatario, la Presidencia solicitó la opinión del Ministerio de Planificación sobre una norma que proponía crear la Dirección de Análisis de Datos e Inteligencia Artificial (DADIA.

Mideplán respondió solicitando más detalles sobre personal, fuentes de financiamiento y advirtió de una posible duplicidad de funciones con entidades que ya procesan datos, como el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INEC), el Ministerio de Ciencia y Tecnología (MICIT) y la Dirección de Inteligencia Seguridad (DIS).

Por otra parte, Planificación señaló que para crear una unidad de ese tipo solo se requería de una reorganización administrativa parcial y no integral, como proponía Casa Presidencial.

La redacción del criterio de Mideplán estuvo a cargo del jefe de la Unidad de Reforma Institucional, Jorge Ortega Vindas.

En su respuesta, Planificación observó que una de las funciones de la DADIA sería la de institucionalizar el enfoque de toma de decisiones de política pública, basado en el análisis de datos.

Al respecto, Ortega alegó que esa labor le corresponde a Mideplán como rector en materia de planificación nacional y que, por lo tanto, no era necesario crear una dependencia adicional.

Estudio técnico

Luego, el 3 de julio del año pasado, Piza envió el estudio técnico solicitado con el que subsanaba algunas observaciones hechas por Mideplán.

El informe había sido elaborado por el profesional analista de la Unidad de Planificación Institucional del Ministerio de la Presidencia, Miguel Miranda Sandí, a solicitud del despacho del presidente Alvarado.

Para esa fecha, el nombre propuesto para la oficina se modificó a Unidad Presidencial de Análisis de Datos e Inteligencia Artificial (UPADIA).

El enfoque de esa estructura era similar al de la DADIA, es decir, el de institucionalizar la toma de decisiones a través del análisis de datos, así como “el aprovechamiento del potencial de la Inteligencia Artificial, en todo el espectro de la Administración Pública costarricense”.

Entre sus objetivos, según el estudio técnico, estaba facilitar entre los ministerios y demás instituciones públicas la adopción de políticas de trabajo y tecnología para gestión, procesamiento y análisis de datos de forma más coordinada, estandarizada, segura, rápida y rentable.

En el informe, la Presidencia atendía observaciones iniciales de Mideplán. El diagnóstico justificaba que, en el proceso de toma de decisiones, el despacho del presidente no siempre ha tenido una metodología estándar o un modelo definido con precisión.

“Muchas veces, la información es insuficiente, confusa, dispersa y ambigua”, dice el informe.

El documento planteaba una reorganización administrativa para que la UPADIA fuera una unidad asesora del despacho presidencial, cuya jerarquía estuviera por debajo de los dos vicepresidentes de la República y al mismo nivel del despacho de la Primera Dama.

En cuanto al recurso humano, indicaba que la Unidad estaría conformada por un equipo técnico “multidisciplinario” designado por el presidente de la República y con conocimientos en estadística, matemática, economía, ingeniería en computación o afines.

También, el texto decía que se fomentaba la conformación de un grupo interinstitucional de análisis de datos e inteligencia artificial por medio de enlaces con las entidades, las cuales, deberían de facilitar la información requerida.

Más observaciones

Sin embargo, el 28 de agosto del año pasado, la Unidad de Modernización del Estado de Mideplán, en el oficio AME-URI-024-19, hizo la recomendación “no aprobar” la propuesta de crear la UPADIA, hasta tanto la Presidencia no subsanara las observaciones técnicas.

Desde esa fecha, Mideplán no volvió a recibir respuesta del Ministerio de la Presidencia sobre las enmiendas que debía de hacer.

Así se lo confirmó Jorge Ortega Vindas al viceministro de Planificación, Daniel Soto Castro, el pasado 25 de febrero.

“El señor Miranda Sandí - el 29 de agosto - brinda respuesta por correo a esta notificación indicando ‘...doy por recibido el documento, procedemos con atender y analizar las observaciones...’”, según la comunicación de Ortega a su superior.

La unidad del Mideplán consideró que la creación de la UPADIA no era necesaria debido a que se le pretendían encomendar labores propias del Consejo de Gobierno, específicamente de la Secretaría, y se que podría incurrir en duplicidad de funciones.

Así mismo, reiteró que las funciones que se le pretendían asignar las podría realizar Planificación o el INEC y, más bien, sugirió dotar de mayor personal a la Secretaría del Gobierno para realizar las labores que se pretendían asignar a la nueva unidad.

Por otra parte, Mideplán concluye que la propuesta no aclara la cantidad del recurso humano que integrará la UPADIA.

“Ni queda claro si el despacho presidencial prescindirá de dichas plazas o desarrollarán la labor como recargo, lo cual en principio no se considera conveniente y son aspectos que deberían aclararse, además no se precisa si esta unidad requerirá de recursos de otra índole como equipos”, concluye.

Josué Bravo

Josué Bravo

Periodista en la sección Política, con 16 años de experiencia como corresponsal del Diario La Prensa de Nicaragua en temas políticos, diplomáticos, judiciales y migratorios.

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.