Aarón Sequeira. 14 octubre
El obispo de Ciudad Quesada, José Manuel Garita, representará a la Iglesia católica en el diálogo. Foto: Rafael Pacheco
El obispo de Ciudad Quesada, José Manuel Garita, representará a la Iglesia católica en el diálogo. Foto: Rafael Pacheco

Poco a poco, sectores se van sumando a la mesa de diálogo multisectorial con el Gobierno de la República, al responder afirmativamente a la invitación del Programa Estado de la Nación (PEN), que funcionará como facilitador.

Ya respondieron afirmativamente las Iglesia católica y evangélica, la Unión Nacional de Gobiernos Locales (UNGL), el Consejo para la Promoción de la Competencia (CPC), la Federación de Cámaras de Comercio de Costa Rica (Fedecámaras) y el Foro de Mujeres.

Por parte de los católicos, participarán el obispo José Manuel Garita, presidente de la Conferencia Episcopal, mientras que el obispo Daniel Francisco Blanco será su suplente.

“Me complace hacer de su conocimiento que la Conferencia Episcopal ha decidido participar de dicho proceso en bien del país, de conformidad con los requisitos y condiciones planteadas por usted como facilitador de dicho proceso”, le respondió Garita a Jorge Vargas Cullel, director del PEN.

Rigoberto Vega, presidente de la Alianza Evangélica Costarricense, también confirmó la participación de esta institución.

Mientras tanto, las municipalidades serán representadas por el alcalde josefino, el liberacionista Johnny Araya, como presidente de la UNGL, y el alcalde de Matina, Wálter Céspedes, del Partido Unidad Social Cristiana (PUSC).

“Estaremos dando una digna representación de los intereses del municipalismo a nivel nacional”, dijo Céspedes.

Por su parte, Araya aseguró que ese diálogo es urgente y necesario ante el impacto socioeconómico de la pandemia del covid-19 en cada uno de los cantones del país, porque adujo que “las municipalidades conocemos de primera mano la realidad de los territorios”.

“Nos comprometemos a llevar a esta mesa una representación digna y comprometida con las 82 municipalidades y ocho concejos municipales de distrito. Nuestra posición es de absoluto rechazo a la propuesta del Gobierno sobre el impuesto a los bienes inmuebles”, afirmó Araya, en referencia a la idea triplicar este tributo.

En tanto, el presidente del Consejo de Promoción de la Competitividad, Alejandro Pignataro, manifestó que participará en el Diálogo Multisectorial con “profunda convicción democrática”.

“Esta es la forma más efectiva de asumir este compromiso con la historia, para que este proceso de diálogo social multisectorial logre avanzar por el bien de todos los costarricenses”, manifestó Pignataro.

Aparte de confirmar su participación en la mesa, el Consejo de Competitividad solicitó que se considere institucionalizar el Consejo Económico y Social como una instancia de diálogo permanente y de carácter consultivo para el Poder Ejecutivo.

Ese órgano ya era un acuerdo del documento firmado por los partidos políticos meses antes de las elecciones del 2018 y que fue constituido por decreto ejecutivo en enero del 2019, pero sin ponerse a funcionar en la práctica.

Fedecámaras y Mujeres, a la mesa

Francisco Llobet, presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Costa Rica (Fedecámaras), confirmó que respondió afirmativamente a la invitación del PEN, pues consideran que, dada la situación del país, se tiene que buscar el diálogo.

“Tiene que haber comunicación para buscar el bien del país, en medio de una situación tan complicada. Todos los días hay cierres de negocios y despidos. Este diálogo es necesario para hacer que el país coja el rumbo que todos queremos”, indicó.

Llobet explicó que todos los sectores tienen que aportar y proponer, pero también ceder un poco y hacer el esfuerzo, aunque considera que el comercio no aguanta más impuestos.

“Habrá que ceder un poco, hacer un esfuerzo”, dijo.

Ana Felicia Torres, coordinadora del Foro de Mujeres, confirmó que la organización también respondió de forma positiva. “Estamos dispuestas a participar. Habíamos hecho una solicitud a la Presidencia de la República y recibimos respuesta”, indicó.

Eso sí, confirmó que la participación de las dos voceras, de quienes prefirió reservarse el nombre, no es incondicional. Incluso, consideró que dos sillas para las mujeres, pese a ser la mitad de la población, es muy poco.

Torres refutó a los sectores que, como los empresarios, cuestionan que el Foro de Mujeres tenga dos asientos, cuando ese foro tiene representación de 33 organizaciones de todo el país. “Los aportes que nuestras organizaciones podemos hacer son bastante más complejos que una cuota de dos personas”, dijo.

“Debimos haber tenido más espacios, porque somos la mitad de la población. Si el presidente de la Uccaep cuestiona que seamos dos y ellos cuatro, entiende poco del aporte de las mujeres, no solo a la economía, sino al país”, manifestó.

Popular y Uccaep dudan

Mientras esos sectores ya aceptaron su silla en el Diálogo, Fernando Faith, presidente del Directorio Nacional de la Asamblea de Trabajadoras y Trabajadores del Banco Popular, indicó por mensaje de Whatsapp que se encuentran revisando la invitación de Vargas Cullel.

“Llegó una nota a mi correo, ayer a las 9:40 p. m. Estamos revisándola”, comentó.

En una posición similar está la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones de la Empresa Privada (Uccaep), cuyo presidente, José Álvaro Jenkins, dijo este miércoles, en el programa radial Hablando Claro, que no conocía ni había leído el documento de la propuesta de Vargas Cullel.

En un comunicado de este martes, la Uccaep aseguró que, desde el miércoles 7 de octubre, había aceptado formar parte del Foro Multisectorial de Diálogo Nacional, tal como lo había propuesto la Asamblea de Trabajadoras y Trabajadores del Banco Popular.

“En relación con la mesa que dio a conocer el domingo el presidente de la República, Uccaep no fue consultado. En las próximas horas, el sector empresarial emitirá una posición al respecto, ya que se está realizando un análisis de las condiciones de la mesa de diálogo del Gobierno. Esa decisión se tomará en el Consejo Directivo”, apuntó la organización.

En cambio, ya se negó a participar en el diálogo la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP), de Albino Vargas.