Por: Gerardo Ruiz R..   23 enero
23/01/2018, San José, Moravia, Universidad Católica, conversatorio de candidatos a la presidencia del pais. Fotografía José Cordero
23/01/2018, San José, Moravia, Universidad Católica, conversatorio de candidatos a la presidencia del pais. Fotografía José Cordero

La Iglesia católica convocó a cinco candidatos presidenciales para exponerles las razones de su oposición a la guías sexuales que utiliza en la actualidad el Ministerio de Educación Públicas (MEP).

Los aspirantes Antonio Álvarez, de Liberación Nacional (PLN), Edgardo Araya, del Frente Amplio (FA), Óscar López, de Accesibilidad Sin Exclusión (PASE), Stephanie Campos, de Renovación Costarricense (PRC) y Sergio Mena, de Nueva Generación (PNG), asistieron como oyentes al "Foro sobre los programas para la afectividad y sexualidad integral del MEP".

El panel duró poco menos de dos horas, tiempo usado para criticar las guías sexuales que se utilizan en los colegios públicos. Fue moderado por Sonia Alpízar directora general académica de la Universidad Católica y estuvo integrado por dos presbíteros, un psicólogo y un matrimonio católico con nueves hijos, algunos de ellos en edad escolar.

El sacerdote Jafed Petriequín afirmó que es falso que la Iglesia católica se oponga a la educación sexual en los colegios del país y afirmó que entre algunas de las falencias que presentan las guías del MEP para ese fin está basar los programas en una especie de fantasía al eliminar la realidad de la existencia de dos géneros, el masculino y el femenino.

Petriequín además criticó que el MEP parta de un "objeto tergiversado de estudio" que es la sexualidad en sí misma.

De igual forma, criticó que las guías partan de una "visión negativa de la realidad", que es, según la Iglesia, el temor a los embarazos no deseados, a la transmisión de enfermedades sexuales, al abuso sexual y a la deserción escolar, entre otros aspectos.

"Si estos principios epistemológicos se hubieran desarrollado y en un clima de profundización, creo que habríamos conseguido, de alguna manera, una sinergia interesante a nivel de la sociedad que permitiera verdaderamente ofrecer algo consecuente con lo que es el pensar y el sentir de la mayoría de los costarricenses", afirmó el padre.

Entre otros argumentos que se mencionaron durante el foro para criticar las guías sexuales estuvieron que estas buscan que se trascienda el binomio hombre-mujer para inculcar la existencia de hasta 112 géneros distintos, que ya no habla de sexo biológico sino de sexo asignado al nacer, que promueven la disociación entre cuerpo y realidad y que promueven entre los estudiantes que cualquiera que se oponga a esos principios es una persona conservadora, religiosa, intolerante, insensible o retrógrada.

Los panelistas también cuestionaron que las guías no hablen de matrimonio y no preparen a los estudiantes para contraer ese sacramento, así como que tampoco hagan mención a la espiritualidad, reciprocidad con la pareja, y el respeto muto.

Candidatos opinan

Depués de escuchar lo expuesto en el panel, de los candidatos que asistieron, cuatro anunciaron que revisarían las guías sexuales si les tocara gobernar a partir del 8 de mayo.

Así, Álvarez, del PLN, reafirmó que volvería a las guías sexuales que se utilizaron durante el gobierno de Laura Chinchilla (2010-2014) y que eliminaría las que se han implementado durante la administración de Luis Guillermo Solís.

"No soy especialista en las guías, pero todo lo que se dijo durante la exposición justifica lo que nosotros hemos venido diciendo. No quiero entrar en el detalle técnico, pero me preocupó muchísimo que las guías no estén sustentadas en una bibliografía sólida", indicó.

Además, dijo que en caso de ganar la Presidencia, conformaría una comisión para evaluar todas las críticas que han hecho diversos sectores de la sociedad a las guías sexuales del MEP.

"Le estaríamos dando participación a la Iglesia (católica), a la Alianza Evangélica y a algunos otros profesionales que tengan criterios al respecto", adelantó.

López, del PASE, tuvo una opinión similar y señaló estar "absolutamente de acuerdo" con todo lo que expusieron los panelistas.

"Va de la mano con todo lo que el PASE ha dicho. Usted no puede enseñar sexualidad alejado de la biología, de la parte cromosómica, de la parte natural. Desde ahí hay que partir, ni siquiera es un tema religioso, sino de sentido común. Yo soy padre de un niño de 12 años y no estoy dispuesto a que a mi hijo le enseñen que hay 112 géneros", afirmó.

Mena, abanderado presidencial del PNG, declaró que siempre ha estado de acuerdo en revisar las guías sexuales.

"Tienen que ser revisadas a fuerza. Los padres de familia no fueron tomados en cuenta, soy padre de niños menores y me parece que el Estado tiene que apoyar políticas públicas hacia la familia. Esas guías son importantes, pero bien enfocadas", dijo.

La candidata de Renovación Costarricense, Stephanie Campos, fue clara en que su partido no se opone a la educación sexual en las aulas colegiales siempre que se haga con base en programas integrales.

"La educación sexual no solamente se refiere al cuerpo o al placer, sino que debería referirse a las relaciones interpersonales que construiremos a futuro. Por eso es que estoy de acuerdo en que sea un abordaje integral y hay que involucrar a los padres de familia para que sean parte de esa educación sexual. Es un tema muy delicado por la influencia que tiene sobre los jóvenes", indicó.

La única voz disidente fue la de Araya, del FA, quien cuestionó desde lo expuesto por los panelistas de la Iglesia, hasta la decisión de no darles la palabra a los candidatos invitados para que expusieran sus puntos de vista sobre la educación sexual y afectiva.

"Con todo el respeto para la jerarquía de la Iglesia católica, pero me sentí emboscado. Me salí a los 10 minutos porque me parece que lo que se dijo ahí ofende a la comunidad LGBTI. De ser gobierno, voy a mantener las guías sexuales", expresó.

Araya dijo que mejoraría la idea básica de las guías que, según él, es la educación para sexualidad y la afectividad y la identidad de género como un elemento subjetivo de cada persona y que no debe ser forzado por la sociedad.

Para este próximo ciclo lectivo se comenzará a impartir la materia de Educación para la Afectividad y la Sexualidad. Los alumnos de sétimo, octavo y noveno recibirán el contenido en materias como Ciencias, Orientación, Cívica y Educación para la Vida Cotidiana.

Estos programas abordarán los cambios en la adolescencia, la diversidad de identidades de género, expresiones de género y las orientaciones sexuales; el tema del placer, las medidas para la prevención y atención de la violencia (en pareja, familia, colegio, la calle, redes sociales) y el acoso callejero, entre otros aspectos.