Michelle Campos. 13 marzo
El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto desmintió el nombramiento ante informes de la prensa nicaragüense. En la fotografía aparece, en el orden usual, el canciller costarricense Rodolfo Solano y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.
El Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto desmintió el nombramiento ante informes de la prensa nicaragüense. En la fotografía aparece, en el orden usual, el canciller costarricense Rodolfo Solano y el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega.

El gobierno de Carlos Alvarado desmintió el supuesto nombramiento de Xinia Vargas Mora como nueva embajadora en Nicaragua.

La aclaración fue difundida por el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, la tarde de este sábado, ante informes de la prensa nicaragüense de una aparente designación ese cargo.

“El Gobierno de Costa Rica, a la fecha, no ha nombrado Embajador en Nicaragua. Cuando se realice un nombramiento en ese destino, será debidamente comunicado”, indicó la Cancillería.

Ese puesto se encuentra vacante desde el 2018, luego de que Eduardo Trejos renunciara para asumir la jefatura de la Dirección de Inteligencia y Seguridad (DIS).

La aclaración del Poder Ejecutivo se efectuó a raíz de una publicación del medio nicaragüense Confidencial, en la cual se informara del supuesto nombramiento, la mañana de este sábado.

No obstante, en el artículo no se atribuye a ninguna persona o fuente oficial, el origen de la información.

“El Gobierno de Costa Rica designó este viernes, 12 de marzo, a Xinia Esperanza Vargas Mora como su nueva embajadora en Nicaragua. El cargo ha estado vacante desde agosto de 2018, fecha en la que el exembajador Eduardo Trejos se retiró para asumir la DIS”, se lee en dicho reportaje.

Actualmente, la diplomática Vargas es la encargada de la Embajada de Costa Rica en República Dominicana.

Eduardo Trejos, el último embajador en Managua, tras su salida, narró a La Nación la tensa situación política que enfrentaba en aquel entonces Nicaragua, donde los habitantes temían ante las represarías del presidente Daniel Ortega y de su esposa y vicepresidenta, Rosario Murillo.

Para ese momento, el exembajador tico explicó que las balaceras y explosiones pasaban muy cerca de las oficinas en las cuales laboraba, ubicadas en la capital nicaragüense.

“Se usan los propios adoquines de las calles para hacer las barricadas, y la gente tiene temor. Muchos de ellos están encapuchados o con cascos. Entonces es un nivel de violencia bastante alto de un lado y de otro. Pero es una situación que hoy, por ejemplo, me informan que hay tres muertos ayer, dos heridos graves, más de veinte detenidos, tenemos más de 320 muertos. Es decir, son niveles de agresividad muy, muy fuertes a la población nicaragüense, porque todos son hijos, padres, o hermanos de alguien y es una tragedia”, comentó Trejos en 2018.

En abril del 2018 cientos de manifestantes nicaragüenses se enfrentaron a las fuerzas armadas y simpatizantes orteguistas.

Dichos enfrentamientos costaron la vida de decenas de personas a manos de los simpatizantes del régimen Ortega- Murillo.