Por: Aarón Sequeira.   3 octubre, 2016
El Frente Amplio asegura que el Gobierno y el PAC traicionan a los empleados públicos, al querer revisar los pluses salariales. | DIANA MÉNDEZ.
El Frente Amplio asegura que el Gobierno y el PAC traicionan a los empleados públicos, al querer revisar los pluses salariales. | DIANA MÉNDEZ.

Una vez consultados sobre el proyecto de ley para regular las remuneraciones adicionales al salario, los bloque sindicales y el partido Frente Amplio prácticamente le anunciaron la guerra a dicha discusión.

En particular, los frenteamplistas aseguran que el Partido Acción Ciudadana (PAC) y el Gobierno traicionan a los empleados públicos, por impulsar un acuerdo con los opositores que implicaría, no solo una vía rápida para el plan sobre empleo público, sino también la vía rápida al proyecto para convertir el impuesto general sobre las ventas en un impuesto al valor agregado (IVA), con un incremento en la tasa que lo llevaría del 13% al 15%.

Aunque la diputada Patricia Mora ha sido parte de la subcomisión de Asuntos Sociales que ha estudiado el proyecto de la liberacionista Sandra Piszk desde que ella lo presentó, asegura que en ese foro conocen de su resistencia a ciertas de las proposiciones.

Mora indicó que fue Piszk quien, “en todo su derecho”, le envió el texto al Gobierno y este lo trabajó “sin la presencia del Frente Amplio”, para luego ponerlo en consulta con varias mociones de vía rápida, a las cuales ellos se oponen.

“No se le dará vía rápida a más impuestos. Hemos estado de acuerdo con IVA, si se mantiene en un 13%, siempre y cuando vaya junto con el proyecto para mejorar la recaudación y la fijación del impuesto sobre la renta, porque son esos grandes capitales los que no están pagando. Los pobres ya están pagando”, dijo.

En cuanto a los dos grandes bloques sindicales, a los que el viceministro de la Presidencia, Luis Paulino Mora, confirmó que se envió a consulta, también se oponen a todo lo que suene a “emplo público”.

Reacción sindical. Albino Vargas, secretario general de la Asociación Nacional de Empleados Públicos y Privados (ANEP) y vocero de Patria Justa, publicó un artículo el sábado en la página de ANEP, donde dice que el proyecto de Piszk está “satanizado” y que el déficit fiscal no es culpa de los funcionarios públicos.

En tanto, el Bloque Unitario Social y Sindical Costarricense (Bussco), que agrupa a sindicatos de la salud y del magisterio, insiste en una campaña contra todo lo que llaman “combo contra el empleo público” y contra dos diputados en particular: Otto Guevara, del Libertario, y Mario Redondo, de la Alianza Demócrata.

Ese bloque anunció, vía Facebook, que reforzó la campaña publicitaria contra las iniciativas para regular los abusos en las remuneraciones adicionales al salario de los empleados públicos, con vallas por todo el país.