Política

Fernando Rodríguez, el viceministro allanado que Luis Guillermo Solís decidió sostener

¿Quién es y qué hizo el funcionario que este miércoles es objeto de un allanamiento que toca uno de los puntos más neurálgicos del gobierno?

¿Quién es y qué hizo Fernando Rodríguez, el viceministro de Hacienda que este miércoles es objeto de un allanamiento que toca uno de los puntos más neurálgicos del gobierno, en plena avenida segunda de San José?

Rodríguez, economista de 40 años, es viceministro de Ingresos desde el inicio de la administración de Luis Guillermo Solís. De hecho, es la voz cantante de las reformas de impuestos que procuraba el Ejecutivo.

Sin embargo, su nombre se vio envuelto en el escándalo del cemento chino cuando, en la Comisión Investigadora de Créditos Bancarios del Congreso, se reveló que intervino ante la Dirección General de Aduanas por un embarque de 20.000 toneladas de cemento del importador Juan Carlos Bolaños, hoy en prisión preventiva, que tenía problemas para ingresar al país.

Es precisamente por ese caso que la fiscala general Emilia Navas y el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanaron este miércoles la casa y la oficina del viceministro de Hacienda.

En específico, la Fiscalía General investiga si él incurrió en el delito de tráfico de influencias cuando, a mediados del 2016, le consultó al entonces director de Aduanas, Benito Coghi, qué ocurría con el embarque de cemento. El caso se tramita bajo el expediente 17-00032-0621-PE.

Para cumplir con la tarea encomendada, Coghi utilizó una figura no habitual para almacenar temporalmente el cargamento. Las actuales autoridades de Aduanas calificaron como "improcedente" e "ilegal" la forma en que se permitió el ingreso del cargamento.

Un intercambio de correos electrónicos y mensajes de WhatsApp, entre Rodríguez y Coghi, reveló un particular interés de parte del viceministro por resolver el asunto del cemento chino. En una de las conversaciones, el viceministro le dijo al entonces director de Aduanas que el "Big Chief", en alusión al presidente Luis Guillermo Solís, estaba a la espera de que el asunto se aclarara.

"Hagamos un esfuerzo para que esto salga el martes, el Big Chief está a la espera de que se aclare el tema", escribió Rodríguez en un correo electrónico, el 23 de julio del 2016, bajo el título: Caso cemento chino.

El cargamento tenía problemas porque no cumplía la nota técnica que el Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) emitió para que Aduanas verificara el producto.

Posteriormente, cuando el cargamento ingresó al país mediante la figura de "habilitación temporal", Fernando Rodríguez felicitó a Benito Coghi. Mediante un mensaje de WhatsApp, le mencionó que había ganado puntos ante Casa Presidencial.

Figura inusual de almacenaje

El cemento fue trasladado a tres bodegas distintas, una en Guachipelín de Escazú (donde están las oficinas de Sinocem Costa Rica), a otra en Caldera, Puntarenas, y a una tercera en Liberia, Guanacaste.

Fue llevado a esos lugares, sin antes realizar el pago de impuestos, mediante una figura denominada "habilitación temporal de la zona primaria y su ubicación temporal para el almacenamiento temporal".

Los impuestos se pagaron después de la nacionalización de la mercancía una vez que estuvo lista la nota técnica.

Coghi reveló el intercambio de mensajes cuando compareció ante los diputados de la Comisión Especial Investigadora de Créditos Bancarios, el 3 de octubre pasado.

Ante ese foro también reveló que fue llevado por el viceministro a una reunión en el despacho del diputado Víctor Hugo Morales Zapata –ahora independiente, pero antes del PAC– para coordinar una solución sobre el asunto del cemento chino.

Apoyo de Casa Presidencial

Tras la revelación del exdirector de Aduanas, el viceministro Rodríguez reconoció que se refería al presidente Luis Guillermo Solís cuando habló del "Big Chief"; sin embargo, libró al mandatario de cualquier responsabilidad.

Alegó que sus gestiones se debieron a las constantes peticiones del diputado Víctor Hugo Morales Zapata, quien según Rodríguez, decía hablar en nombre de Casa Presidencial. Insistió además, en que no corroboró esa versión directamente con el mandatario y que ese fue su error.

Morales Zapata, por su parte, contradijo al viceministro: "Niego que yo haya hablado en nombre del presidente", adujo.

Ante las versiones encontradas, Zapote dio por cierta la explicación de Fernando Rodríguez, lo exculpó y descartó su destitución.

"Lo que puedo decir es que consideramos que lo que ha dicho (Rodríguez) sobre la Casa Presidencial es la verdad y que no hay más consideraciones que hacer", argumentó el 10 de octubre el ministro de la Presidencia, Sergio Alfaro.

Este miércoles, el presidente Solís evitó referirse al futuro de Rodríguez en el Ministerio de Hacienda, solo dijo respaldar las labores del Ministerio Público.

"Vamos a esperar que las autoridades judiciales hagan su trabajo como corresponde", dijo Solís antes una consulta de este medio.

Este miércoles, agentes del Ministerio Público y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanan las oficinas y las casas de habitación de Fernando Rodríguez y de los diputados Víctor Morales Zapata, independiente, y Otto Guevara Guth, del Movimiento Libertario.

Las diligencias de secuestro de documentos y equipos de cómputo son lideradas por la fiscala general, Emilia Navas.

En el caso de los legisladores, el Ministerio Público de antemano solicitó el aval de la Sala III, incluso tres magistrados suplentes de ese órgano están presentes en los allanamientos.

Natasha Cambronero

Natasha Cambronero

Editora de la Unidad de Investigación y Análisis de Datos. Máster en Periodismo de Investigación, Datos y Visualización de la Universidad Rey Juan Carlos de España. Licenciada en Comunicación de Mercadeo y periodista graduada por la Universidad Latina. Recibió el premio de La Nación como “Redactora del año” en el 2016.