Política

Eurobonos, en suspenso

Discusiones reiterativas durante una hora y media, así como choques entre Pilar Cisneros y legisladores del PLN, PLP y Frente Amplio, frenan avance

Los diputados de la Comisión de Asuntos Económicos de la Asamblea Legislativa dejaron este martes en suspenso su decisión sobre un endeudamiento internacional con eurobonos en medio de discusiones reiterativas durante una hora y media, así como choques entre la jefa del oficialismo, Pilar Cisneros, y legisladores de Liberación Nacional (PLN), Liberal Progresista (PLP) y Frente Amplio (FA).

La comisión ya había rechazado un informe de subcomisión, impulsado por el PLN, el PLP y el FA, que recomendaba aprobar una emisión de $1.500 millones.

Queda pendiente de discutir un informe de la Unidad Social Cristiana (PUSC) que recomienda $6.000 millones. Esta propuesta es apoyada por el oficialista Progreso Social Democrático (PPSD) y por Nueva República (PNR), pero no ha sido botado al cabo de dos sesiones de puras discusiones en torno a este documento.

El expediente 23.036 busca la aprobación del Congreso para que el Gobierno coloque $6.000 millones en títulos valores de la deuda externa, en tractos de $1.500 millones cada año. A ello se sumaría un monto idéntico para el repago de la primera emisión de los títulos valores, así como $2.000 millones en líneas de crédito, para un total de $14.000 millones.

No obstante, nadie en Económicos está a favor de esos $14.000 millones.

Este martes, la diputada que abrió el debate, sin ser miembro de Económicos, fue Pilar Cisneros, quien encendió la discusión y generó rechazo en declaraciones de otros congresistas.

Primero, criticó que se diga que la discusión es técnica aunque ella haya escuchado a diputados decir que no quieren darle una estabilidad artificial al Gobierno, con los eurobonos, “porque no se trata de la administración, sino el país”.

Enfatizó que el acuerdo suscrito por el expresidente Carlos Alvarado con el Fondo Monetario Internacional (FMI) es garantía de que la administración de Rodrigo Chaves “se va a portar bien” en cuestiones de gasto.

“Los llamo a una actitud patriótica, no es una cuestión de Gobierno. Mi deseo es que tengan sabiduría de votar lo que es mejor para el país”, dijo.

Frente a esa “actitud patriótica” a la que se refirió la oficialista, la frenteamplista Sofía Guillén y el liberal Gilberto Campos achacaron a Cisneros querer ponerlos en una “falsa dicotomía”, al hablar de patriotas y sugerir una “dicotomía de todo o nada”.

Guillén le dijo a la oficialista que, si el informe de minoría se rechaza “no sucede un apocalipsis económico ni una quiebra”, y esas declaraciones más bien buscan confundir a la ciudadanía y a los actores económicos.

“No hay una sola fracción que no tenga claro que se deben hacer pagos, pero es necesario transparentar la ruta fiscal, como se lo dijimos a doña Pilar y al presidente de la República”, dijo la frenteamplista.

Gilberto Campos, del PLP, rechazó que se trate de una discusión “entre patriotas y antipatriotas”, o que se plantee que si un diputado está en desacuerdo con un monto, se asuma como antipatriota.

También, criticó que se haga la dicotomía entre quienes votan a favor de la propuesta del Gobierno como racionales y quienes no, como irracionales. “Esto no es un juego de suma cero, sino de suma variable”, dijo.

Como Cisneros introdujo también una alusión al Fondo Especial de la Educación Superior (FEES) que se discute entre Zapote y las universidades públicas, al decir que darle el mismo dinero a las universidades va en contra de la educación en escuelas y colegios, también generó reacción en las liberacionistas Kattia Rivera y Montserrat Ruiz.

“Hablar de FEES no equivale a este lugar. No ganamos nada diciendo que la educación primaria y secundaria se pelea con la educación universitaria”, le reclamaron.

Entonces, Cisneros dijo que de su boca nunca salió la palabra “patriota” ni “dicotomía”, y retó a los demás legisladores a decirle cuál es la mejor opción sino la colocación de $6.000 millones de eurobonos.

“Me encantaría escuchar sus propuestas y eso sería un acto -ahora sí uso la palabra- sumamente patriota”, alegó.

La socialcristiana defensora del informe de minoría, María Marta Carballo, negó que se pretenda extender un cheque en blanco para el Poder Ejecutivo, y enfatizó que la decisión que se tome va a afectar, sea cual sea, el financiamiento del país.

También, cuestionó si los legisladores que votan en contra de su propuesta quieren que el Gobierno se financie en el mercado interno, a tasas mucho más altas.

El voto más decisivo sobre ese informe de minoría sería el de la también socialcristiana Vanessa Castro, quien puntualizó sus razones para estar en contra de los $6.000 millones, pero, luego, en el plenario, criticó a los que atrasaron la votación en Económicos.

Castro, quien preside esa comisión, cuestionó que la autorización de $6.000 millones esté apenas sujeta a la existencia de superávit primario y otros informes.

Entre las condiciones que la socialcristiana detalló, están la mejora en recaudación de ingresos y control del gasto público, así como la racionalización del gasto, desarrollo regional y transparencia al máximo en el tema fiscal.

“Esto se resume en pedir transparencia al máximo. No se trata de pedir cosas irracionales. No es un voto negativo, sino una solicitud de abrir la conversación, no polarizar, sino buscar puntos de encuentro”, dijo Castro.

Más tarde, en el plenario, cuestionó que las amplísimas intervenciones de los miembros de Económicos complicó la posibilidad de votar el informe, por lo que esa decisión quedó para este miércoles.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.