Aarón Sequeira. 13 febrero
Comisión especial que tramitó el expediente 21.116, de Reforma general del Reglamento de la Asamblea Legislativa. Foto: Yeryis Salas.
Comisión especial que tramitó el expediente 21.116, de Reforma general del Reglamento de la Asamblea Legislativa. Foto: Yeryis Salas.

La reforma al Reglamento de la Asamblea Legislativa, que los diputados tramitan por vía rápida, entró en la recta final con la presentación de mociones de fondo, antes de su aprobación.

En total, los legisladores plantearon 189 mociones de fondo, que se discutirán informalmente durante los próximos días, para finalmente votarse entre lunes y martes de la próxima semana.

De esas mociones, solamente 12 fueron consensuadas entre los miembros de la comisión especial que estudió la iniciativa y que ya le hizo ajustes a la propuesta original.

Una vez que se tramiten esas modificaciones, los diputados harán uso de la palabra sobre la reforma y se votará en un único acto, pues por tratarse de una reforma a las reglas internas de los congresistas, no requiere de dos votaciones.

El proyecto tiene como principal objetivo agilizar las múltiples etapas por las que pasa una iniciativa de ley en el Congreso.

De esa forma, se reducen los tiempos para que un diputado pueda usar la palabra, tanto por mociones de fondo, forma, revisión y apelación, como por el fondo de los proyectos, además de reducir el tiempo en que se puede hablar para primer y segundo debates.

Por otra parte, se eliminan las votaciones secretas para cuando el plenario legislativo conoce de acusaciones y suspensiones contra miembros de los supremos poderes.

También se intenta crear el expediente legislativo digital, además de establecer plazos perentorios para que una comisión dictamine un proyecto de ley.

Igualmente, la reforma integral abre la posibilidad de que el presidente fije fechas para la votación de informes de investigaciones parlamentarias que, de lo contrario, se pierden en la agenda legislativa.

Figuras como la devolución de un proyecto a su trámite de primer debate, la puesta a despacho de proyectos para reactivarlos y el derecho a réplica cuando un diputado es aludido personalmente entran, con esta reforma, en el plano normativo, luego de años de ser práctica común entre diputados.

Aparte de las 12 mociones consensuadas, para ajustar términos o conceptos en el proyecto, legisladores como la socialcristiana Shirley Díaz y el liberacionista David Gourzong presentaron casi una veintena de mociones cada uno.

En este enlace, usted puede consultar todas las mociones que presentaron los diputados a la reforma del Reglamento legislativo: