Aarón Sequeira. 11 noviembre, 2020
06/08/2020 San José. Ministerio de Hacienda, fachada de oficina en calle 5, diagonal a la Plaza de la Cultura. Foto: Rafael Pacheco
06/08/2020 San José. Ministerio de Hacienda, fachada de oficina en calle 5, diagonal a la Plaza de la Cultura. Foto: Rafael Pacheco

Los diputados aprobaron este miércoles, en primer debate, un préstamo de $156 millones con el Banco Mundial para digitalizar y modernizar todos los sistemas tributarios del Ministerio de Hacienda.

El proyecto de ley, conocido popularmente como Hacienda Digital, permitiría al Gobierno mejorar los sistemas tributarios y aduaneros, así como el sistema de pagos, reducir la evasión de impuestos, así como mejorar la eficiencia presupuestaria y la gestión de deudas.

La intención del Poder Ejecutivo es transformar la cultura institucional de Hacienda.

La iniciativa legal recibió 39 votos afirmativos, mientras que dos legisladores se pronunciaron en contra.

Según los congresistas que aprobaron la iniciativa, la idea es acabar con las malas prácticas arraigadas que facilitan la evasión tributaria.

El empréstito se ejecutaría en un plazo de seis años y le permitiría al país, según cálculos de Hacienda, obtener beneficios por $5.861 millones en los próximos 10 años, o sea, un 9,5% del producto interno bruto (PIB).

Las fracciones parlamentarias destacaron las condiciones favorables del crédito, con un plazo total de 33,5 años, con seis años de gracia y una tasa del 2,78%.

Luego de la aprobación, el ministro de Hacienda, Elian Villegas, declaró: “Con gran satisfacción recibimos la noticia y esperamos que la votación se confirme en el segundo debate, de forma que podamos contar con los recursos necesarios para impulsar de forma rápida un cambio sustancial en los sistemas de aduanas, tributarios y del presupuesto”.

“Hacienda Digital es un mecanismo de gran utilidad para todo el pueblo, que nos permitirá una lucha frontal contra la evasión fiscal y contra una mayor eficiencia en la recaudación de los impuestos, algo que persigue todo el pueblo costarricense”.

El presidente de la República, Carlos Alvarado, también saludó la aprobación de la iniciativa legal, a través de su cuenta de Twitter.

Además de destacar las bondades que tendría la iniciativa legal, Laura Guido y Enrique Sánchez, del Partido Acción Ciudadana (PAC), así como Carlos Ricardo Benavides, de Liberación Nacional (PLN), destacaron el trabajo del liberacionista Wagner Jiménez como presidente de la Comisión de Ciencia, Tecnología y Educación.

“Los gobiernos, si quieren ser ágiles, deben ser digitales. La interacción de la ciudadanía con el sector público y viceversa es uno de los retos de los gobiernos que buscan crecimiento económico”, dijo Jiménez.

Agregó que urge elevar los estándares de transparencia.

El verdiblanco citó un estudio de auditoría de la Contraloría General de la República (CGR) que dio a conocer que los sistemas de Hacienda están completamente obsoletos y dispersos.

“Un escaso uso del control tributario integrado amenaza la eficiencia institucional”, añadió. Jiménez agregó que hoy Hacienda utiliza 59 sistemas informáticos, todos desconectados entre sí, que afectan tiempos de espera y a los empresarios honestos para tener al día sus obligaciones con el Estado.

Laura Guido, por su parte, aseguró que el préstamo es “agenda del futuro” que atacaría las deficiencias de los sistemas aduanales y la posibilidad de dar seguimiento a cada céntimo de los contribuyentes.

“Busca ahorros mediante mejores y mayores controles del gasto público, la reducción de la evasión fiscal y de los costos operativos de la Administración Tributaria”, enfatizó Guido.

La propuesta permitiría a Hacienda desarrollar un modelo tecnológico y de recurso humano centrado en las personas, para facilitar el pago de impuestos y la protección de datos, eliminar la duplicidad en la entrega de información.

Para Benavides, se trata de uno de los esfuerzos más serios e importantes para evitar la evasión, la elusión fiscal y el contrabando, además de uno de los más costosos.

“Su costo económico es alto, se ha debatido de cuánto debe invertir el Estado. Agradezco a los diputados que se involucraron en el mejoramiento del proyecto y las previsiones que se han aprobado esta tarde”, dijo el liberacionista.

Agregó que este préstamo es una de las “últimas balas” que le quedan al Estado costarricense por quemar.

Antes de su aprobación, los diputados aprobaron varias mociones de Gustavo Viales, del PLN, y de la socialcristiana María Inés Solís.

Viales explicó que los asesores y el personal que contrate Hacienda con los recursos de este crédito deberán estar al día en sus obligaciones con la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS) y con el pago de sus impuestos.

Además, otra moción aprobada impide que los funcionarios que hayan participado en la negociación del contrato de préstamo puedan participar como empleados del órgano ejecutor ni en otras actividades remuneradas vinculadas con esa ejecución.