Aarón Sequeira. 5 marzo
El magistrado Celso Gamboa acaba de pasar por un proceso de levantamiento de la inmunidad en el Congreso. A partir de esta semana, estaría también bajo un procedimiento de despido, solicitado a los diputados por la Corte Suprema de Justicia. Foto: Mayela López.
El magistrado Celso Gamboa acaba de pasar por un proceso de levantamiento de la inmunidad en el Congreso. A partir de esta semana, estaría también bajo un procedimiento de despido, solicitado a los diputados por la Corte Suprema de Justicia. Foto: Mayela López.

La Corte Suprema de Justicia solicitó la revocatoria del nombramiento de Celso Gamboa Sánchez, del cargo de magistrado penal, por haberse interesado "indebidamente" en asuntos judiciales vinculados con su amigo, el empresario importador del cemento chino, Juan Carlos Bolaños Rojas.

Así consta en la página 45 del oficio 2318-18, remitido por la Secretaría de la Corte Suprema al Congreso, donde se conoció la recomendación final de la investigación a cargo del magistrado Orlando Aguirre.

Allí, entre las conclusiones, se determinó que Gamboa es "responsable disciplinariamente" por "haber incurrido en faltas gravísimas en el ejercicio del cargo".

El informe lo halla responsable de "haberse interesado indebidamente en asuntos judiciales vinculados al escándalo del ‘cementazo’ en que figura como interesado su amigo Juan Carlos Bolaños Rojas".

La Corte da por sentado que Gamboa y Bolaños son amigos, no solo porque ambos viajaron a Panamá en octubre del 2016 y sus boletos se compraron mediante la misma agencia y la misma tarjeta de crédito, sino porque se dio por probado que el magistrado llevó al empresario a consultar sus causas en una oficina del Ministerio Público.

Y, a pesar de la amistad, un exletrado de Gamboa participó e hizo observaciones en una reunión de fiscales, en la cual se discutía una causa judicial de interés para Juan Carlos Bolaños.

Se trata de la participación de Justo Pastor López Vargas (quien ya fue despedido) en una reunión que el exfiscal auxiliar de Delitos Económicos, Francarlo Pessoa Solera, le solicitó al exfiscal general Jorge Chavarría, para hablar del expediente contra el exsubgerente del Banco de Costa Rica (BCR), Guillermo Quesada Oviedo.

Según relató Pessoa en la investigación, cuando él entró a la reunión, el letrado de Celso Gamboa estaba ahí e hizo observaciones, pero él pensó que era un fiscal más.

Pessoa llevaba esa causa seguida contra Guillermo Quesada, exsubgerente del BCR, por supuesta violación al secreto bancario, acusado por Bolaños Rojas y ese Banco.

Entonces, solicitó al Jorge Chavarría una reunión de fiscales que se le dio el propio día, para hablar del tema, y cuando llegó, encontró a Justo Pastor López.

“En esa oportunidad, en la que el señor Pessoa expuso ampliamente el expediente en cuestión, el señor López intervino e incluso le hizo ver al señor Pessoa que la resintalación del señor Quesada había sido acordada en la vía contencioso administrativa, de manera anómala”, relata el informe sobre Gamboa.

Después de eso, López incluso le hizo más de cinco llamadas en 25 días a Francarlo Pessoa para que le informara de las medidas cautelares que se estaban pidiendo en la causa contra Guillermo Quesada.

Esas gestiones de Justo Pastor López se dieron, según determina el informe, por instrucciones de Celso Gamboa.

Por otra parte, se determinó que, en otra ocasión, Gamboa y Bolaños salieron juntos de una oficina judicial hacia el automóvil del magistrado, donde de camino se encontraron con una funcionaria de la Fiscalía General, de apellidos Vargas Vindas.

En la declaración que la funcionaria rindió ante el órgano director, detalló que Gamboa le presentó a Bolaños Rojas y, aunque ella no lo conocía, "se percató de quién se trataba, pues don Juan Carlos ya era una persona judicializada, con asuntos en el Ministerio Público".

Asimismo, como magistrado de la Sala III, Celso Gamboa votó a favor de la desestimación de una causa judicial contra los diputados Víctor Morales Zapata y Otto Guevara, sobre presunto tráfico de influencias, que tenía relación con los negocios de Juan Carlos Bolaños.

La recomendación para revocarle el nombramiento al magistrado penal se empezó a leer este lunes en el plenario de la Asamblea Legislativa, cuando se discutiría la creación de una comisión sobre el despido de Gamboa.

Como no hubo acuerdo para dispensar de lectura ese informe remitido por la Corte Suprema, entonces se empezó a leer el documento, que consta de 68 páginas.

Sin embargo, luego de varios desacuerdos y rupturas de cuórum, los legisladores prefirieron que no se diera más lectura al texto y aprobaron, con 46 votos a favor, integrar la comisión con tres miembros: Julio Rojas, del Partido Liberación Nacional (PLN); Marvin Atencio, del Partido Acción Ciudadana (PAC), y Edgardo Araya, del Frente Amplio.

Ese foro tendrá un plazo de cinco días hábiles para rendir informe, en el que recomiende o no acoger la revocatoria del nombramiento del magistrado.

Tres injerencias indebidas

En el informe enviado por la Corte Suprema al Congreso, se establece que hubo tres injerencias indebidas de parte de Celso Gamboa en asuntos judiciales vinculados con Juan Carlos Bolaños.

Estas intervenciones son:

-"El 18 de abril del 2017, cuando acudió a las oficinas de la Fiscalía con el citado señor (hecho en el que, lejos de demostrarse la existencia de encuentros casuales o que el magistrado se limitara a señalar el lugar donde se obtenía información, se probó una participación activa y directa de su parte).

-La intervención de su letrado Justo Pastor López Vargas en una causa penal, en la que figura como imputado un señor de apellido Quesada Oviedo, exsubgerente del Banco de Costa Rica, cuyos denunciantes son el Banco de Costa Rica y el señor Bolaños Rojas.

-La intervención de ese mismo letrado, quien visita al fiscal Ricky González Fanguharson para comentar un documento en un expediente judicial (...) seguido contra los diputados Guevara Guth, Morales Zapata, y los señores Bolaños Rojas y Céspedes Salazar", explicaron los magistrados.

Es más, luego de la declaración de Justo Pastor López, el órgano director del procedimiento administrativo contra Gamboa tuvo por demostrado que sus actuaciones se dieron siguiendo instrucciones del magistrado penal.

A criterio de los magistrados, esas intervenciones afectaron el principio de igualdad ante la justicia, pues "no es posible dar un trato preferente a una persona, salvo aquellos casos donde hay un motivo objetivo y razonable, verbigracia: cuando se persigue un fin constitucionalmente legítimo, o se trata de erradicar una desigualdad social, económica, étnica".

Aunque Gamboa intentó suspender la petición de revocatoria del mandato, así como exigir que un número considerable de magistrados se inhibiera de conocer sobre ese asunto, la Corte rechazó sus reclamos y, más bien, respaldó las actuaciones del órgano director.

“No se estima que se haya provocado en algún momento indefensión al Magistrado Gamboa Sánchez ni se han omitido formalidades sustanciales del procedimiento”, consta en el acta de la sesión de la Corte en que se conoció del informe contra el magistrado.

Gamboa, por ejemplo, solicitó que no se acogiera como prueba la información solicitada por el magistrado Orlando Aguirre a COPA Airlines en relación con la adquisición de los tiquetes aéreos y la forma de pago.

También, reclamó que el traslado de cargos que le hizo el órgano director de su procedimiento fue irregular, lo cual también rechazaron los magistrados y, más bien, apoyaron la gestión de Aguirre.

“De conformidad con el informe final emitido por el órgano director del procedimiento, la prueba de descargo aportada por el magistrado Gamboa Sánchez no tuvo los alcances suficientes que pudieran desvirtuar los hechos que se tuvieron por demostrados y por el contrario, tal y como se ha indicado anteriormente, se tuvo por probados una serie de hechos que este órgano decisor prohija de manera integral”, destacan los magistrados en el oficio remitido al Congreso.

Hechos probados del caso

Entre los hechos probados del órgano director del procedimiento, el informe enumera varios asuntos ya conocidos, como el de que Gamboa y Bolaños fueron y regresaron en los mismos vuelos; además de que los tiquetes aéreos fueron adquiridos “de forma conjunta”, con la misma tarjeta de crédito.

Por otra parte, la Corte comprueba que el exembajador Rodrigo Rivera viajó en los mismos vuelos, y que fue Gamboa el encargado de presentar a Rivera con Bolaños, al arribar a Panamá, en el aeropuerto de Tocumen.

Es más, Orlando Aguirre da por probado el hecho de que Bolaños, Gamboa y Rivera viajaron juntos del aeropuerto hacia el hotel donde los tres se alojaron, además que que tomaron licor en ese lugar, juntos, “actividad a la que se unió el señor Dai Wu Ping”, persona ligada a las actividades empresariales de Bolaños.

En el informe, también se establece como probado que Gamboa se presentó, la mañana del 10 de octubre del 2016, “en evidente estado de ebriedad” y que durante esa estancia en Panamá “compartió con una dama” que el magistrado penal identificó con los apellidos Betancourt Ospina.

Además, Bolaños y Gamboa hicieron juntos, según lo determina el procedimiento administrativo, el egreso del hotel y el chequeo para el vuelo de regreso.