Gerardo Ruiz R.. 31 diciembre, 2016
Recope aumentó en ¢156 millones su presupuesto para publicidad en el 2017. La institución justifica el incremento con la necesidad de informar sobre el quehacer empresarial. | RAFAEL MURILLO
Recope aumentó en ¢156 millones su presupuesto para publicidad en el 2017. La institución justifica el incremento con la necesidad de informar sobre el quehacer empresarial. | RAFAEL MURILLO

La publicidad será una de las millonarias prioridades para las instituciones autónomas y descentralizadas en el 2017.

Solo para este rubro, 11 de estas entidades destinarán ¢10.128 millones, es decir, ¢2.443 millones más que en 2016 cuando estos mismos órganos estatales gastaron ¢7.685 millones.

Es así como el incremento en el gasto en publicidad de esos entes será de un 32% más para el año entrante.

Dicha subida se suma a la del pago de consultorías. La Nación publicó ayer que 9 autónomas planean gastar en conjunto casi ¢19.000 millones en este rubro durante el 2017, la cifra crecerá en ¢13.546 millones con respecto al 2016, cuando esas instituciones gastaron en conjunto ¢5.270 millones en apoyo externo.

Los presupuestos de las autónomas son aprobados por la Contraloría General de la República (CGR). No son discutidos en el Parlamento, como ocurre con el plan de gastos del Gobierno Central, por lo que sus erogaciones escapan al escrutinio de los diputados.

Es por esto que algunos legisladores, como Gerardo Vargas, jefe de fracción de la Unidad Social Cristiana (PUSC), insisten en que se aprueben tres proyectos de ley presentados en conjunto con la CGR para que los planes de gasto de las autónomas también requieran del aval del plenario legislativo.

Con respecto al gasto del 2017, el ministro de Comunicación, Mauricio Herrera, rechazó que el incremento en consultorías sea un gasto superfluo, como lo afirmó el diputado Mario Redondo, de Alianza Demócrata Cristiana (ADC), quien recopiló los datos.

“Es importante diferenciar entre posibles gastos superfluos y proyectos de inversión prioritarios y urgentes, para los cuales es más eficiente contratar por proyecto y no por planilla”, justificó el ministro.

Sin embargo, Redondo, quien preside la Comisión de Control de Ingreso y Gasto Público del Parlamento, adelantó que el panel les solicitará a los jerarcas de las autónomas justificar el aumento en sus presupuestos para consultorías y publicidad.

Según él, porque los incrementos en esos rubros no se justifican en momentos en que el gobierno del presidente Luis Guillermo Solís insiste en la necesidad de aprobar un paquete de impuestos para reducir el déficit fiscal, que ronda el 6% del producto interno bruto (PIB).

Millones para publicidad. Sobre el gasto en publicidad para el 2017, en el caso de algunas autónomas el alza alcanza hasta un 232% con respecto al 2016.

Así ocurre en Acueductos y Alcantarillados (AyA) que en el 2016 gastó ¢123 millones y para el 2017 subió a ¢409 millones.

En el Instituto Mixto de Ayuda Social (IMAS), donde ese ítem crece un 141% con respecto al 2016 (pasó de ¢85 millones a ¢207 millones). Su presidente ejecutivo, Emilio Arias, ministro de Desarrollo Humano, dijo que el incremento se debe a que la entidad asumirá, por primera vez, el proyecto de alfabetización digital y debe crear varias campañas de comunicación para informar a sus beneficiarios.

“El proyecto vale $130 millones, por lo que el aumento en publicidad es muy bajo porcentualmente”, consideró.

Otros de los presupuestos que suman más recursos para publicidad en el 2017 son los de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS, gastará ¢2.123 millones), el Consejo Nacional de la Producción (CNP, con ¢383 millones) y el Patronato Nacional de la Infancia (PANI, con ¢1.339 millones).

También gastarán más la Junta de Administración Portuaria y Desarrollo Económico de la Vertiente Atlántica (Japdeva, ¢32 millones), el Instituto sobre Alcoholismo y Farmacodependencia (IAFA, ¢895 millones), el Instituto Nacional de Vivienda y Urbanismo (INVU, ¢318 millones) y el Instituto Nacional de Seguros (INS, con ¢3.223 millones).

La Superintendencia de Telecomunicaciones (Sutel) pasará de un presupuesto para propaganda y publicidad de ¢243 millones en el 2016 a uno de ¢518 millones para el 2017.

No se tuvo acceso a los montos del presupuesto del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), porque esa información es confidencial, al amparo de la protección legal que cobija a esa autónoma por estar en competencia en telecomunicaciones.

Justificaciones. Las autoridades de la Refinadora Costarricense de Petróleo (Recope), en tanto, decidieron incrementar su gasto en publicidad de ¢525 millones en el 2016 a ¢681 millones en el 2017.

Shionny Porras, jefa de prensa de Recope, confirmó el aumento de ¢156 millones y explicó que tiene entre otros objetivos “educar a la población sobre el rol de Recope como garante de la seguridad energética”.

Porras también argumentó que el presupuesto se usará para dar a conocer el avance de los proyectos de inversión para fortalecer el Sistema Nacional de Combustibles e informar sobre la calidad de los combustibles.

“Por otro lado, se incluyen rubros por cambio de rotulación por obsolescencia, participación en ferias ciudadanas, publicaciones ordinarias y oficiales en La Gaceta y en medios de comunicación sobre informaciones de orden administrativo, operativo y el quehacer empresarial”, resumió la comunicadora.

La Nación consultó al ministro Herrera si la Presidencia de la República avala el aumento del gasto en publicidad en Recope. Sin embargo, evadió dar una respuesta directa.

“Como usted sabe, Recope es una institución autónoma”, se limitó a contestar a través de un mensaje de WhatsApp.

El presidente Solís se comprometió durante la campaña del 2014 a recortar todos los gastos superfluos, categoría dentro de la que los diputados Redondo y Gerardo Vargas incluyen las consultorías y el pago de publicidad.

Conocedor de ese compromiso, el jefe de fracción del Movimiento Libertario, Otto Guevara, consideró que el aumento en el gasto en consultorías y publicidad para el 2017 es “otra promesa incumplida” de Solís.

“Él dijo que el Estado no iba a gastar en publicidad más que lo mínimo, para informar sobre el cierre de una calle, pero no para hacer propaganda”, reclamó.