Aarón Sequeira. 30 octubre
El diputado independiente Erick Rodríguez tendrá que afrontar la demanda laboral por acoso de parte de una asesora de su despacho. Foto: Asamblea Legislativa.
El diputado independiente Erick Rodríguez tendrá que afrontar la demanda laboral por acoso de parte de una asesora de su despacho. Foto: Asamblea Legislativa.

“Desde el inicio de la pandemia, el diputado (Erick Rodríguez Steller) me enviaba mensajes groseros, sexistas y degradantes, desde mediados de marzo y mediados de abril 2020, en un grupo de Whatsapp que había quedado de la campaña y se llamaba ‘C3’; el jefe de despacho, en el mes de julio del 2020, quien también pertenecía a ese chat, le había cambiado el nombre (al grupo de WhatsApp) a ‘Muerte LGTBI y nicas’; y en el grupo del despacho, donde están todos los funcionarios de la oficina”.

Estas palabras forman parte de la demanda laboral que una asesora legislativa presentó, ante el Juzgado de Trabajo del Segundo Circuito Judicial de San José, en la que denunció haber sufrido acoso sexual y laboral en el despacho del diputado independiente Erick Rodríguez.

La demanda, en la que también alega discriminación, fue planteada a mediados de setiembre contra Rodríguez Steller y dos funcionarios del despacho, de apellidos Solórzano Bákit y Castro Estevanovich; además, se hace extensiva al Directorio de la Asamblea Legislativa.

(Video) Declaraciones de Erick Rodríguez Steller

En el escrito, la funcionaria apuntó detalles sobre los insultos que recibía. Entre los mensajes que atribuyó al diputado están “necia”, “madre Teresa”, “que la maestra de matemática se le murió”, “usted está así porque nadie se la coge”.

Afirmó que Erick Rodríguez Steller le hizo comentarios frente a todo el despacho, enfatizando: “No toma, no tiene pareja, no sale, no tiene amigos, no fuma, ¿para qué estar viva?”.

En el chat creado en la campaña de Erick Rodríguez, titulado
En el chat creado en la campaña de Erick Rodríguez, titulado "Muerte LGBTI Y NICAS", uno de los denunciados se refería con frecuencia a la denunciante como "la de furor uterino", situación que fue denunciada por ella como comentario machista y misógino. Foto: Captura del chat.

La funcionaria agregó que, en referencia a que ella tiene un hijo médico, Rodríguez Steller le dijo: “Creo que los familiares de estos, alimentadores del ego de sus retoños, se les quemará el culo”.

“Me trata de estúpida, que haga el juego comunista, que quiero matar la iniciativa privada; produciéndome humillación, ya que es un chat grupal”, narró la asesora.

Según la denuncia, tanto estos tratos que recibía por parte de su empleador, como los que le daban los demás compañeros de despacho, se incrementaron después de que ella achacó un supuesto acoso sexual a Castro Estevanovich.

La empleada también asegura que se le empezaron a asignar funciones desproporcionadas, para las que no tiene aptitudes, como la de preparar una querella sin ser abogada.

Relató que, a finales del 2019, tuvo que hacerle un trabajo al diputado para la Universidad Estatal a Distancia (UNED), donde es profesor, pese a sus funciones en el despacho.

“Me empezó a asignar funciones imposibles de cumplir, como dar seguimiento a todas las comisiones legislativas y pasarle una minuta de cada una de ellas, cosas que nunca se hicieron en el despacho”, apuntó la denunciante.

En cuanto al trato que recibió de parte de Erick Rodríguez, la asesora parlamentaria también aseguró que, el 3 de junio pasado, el congresista ordenó que se le excluyera de los grupos de WhatsApp de la comisión que ella tenía asignada.

Además, se creó un nuevo chat del despacho, del cual la funcionaria fue excluida. Lo mismo sucedió con el correo electrónico que, para efectos laborales, se manejaba en la oficina del congresista.

En cuanto a esa situación, la asesora denunció que se hizo como persecución laboral, discriminación y obstaculización de sus labores, así como entorpecimiento de sus labores.

Rodríguez Steller: ‘Yo no me voy a referir al tema’

Consultado sobre la demanda judicial, el independiente Erick Rodríguez dijo que no se va a referir al tema “por estar judicializado”.

“Somos respetuosos de lo que digan los tribunales y, una vez que termine el proceso, nos referiríamos al caso”, indicó.

El legislador aseguró que la negativa aplica tanto para él como para Solórzano y Castro. “El consejo del abogado es no referirnos al tema, puesto que está judicializado y en aras de la privacidad que revisten estos temas, no nos vamos a referir al caso”, apuntó.

También declinó referirse específicamente a las acusaciones que ella hizo contra él y sus mensajes. “Somos respetuosos de los tribunales y partimos del principio de inocencia. Estaríamos enfrentando esto en los tribunales”, concluyó.