Política

Abogada del Conavi a contratista: ‘¿Me va a decir que usted no conoce este mundo?’

‘¿No me está grabando verdad?’, le dice la funcionaria a un proveedor al que explica el papel del supuesto intermediador Tobías Arce; el contratista le dice que le da vergüenza ofrecer

Una llamada telefónica intervenida por el OIJ muestra cómo Laura Chaves Mora, abogada de la Unidad Ejecutora del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), le dice a un contratista de la institución que debe tener más presencia en el Conavi si quiere que le paguen las facturas pendientes.

“¿Ve? Eso es otra cosa, que en la calle también le pidieron plata, los ingenieros son así. ¿Me van a decir que usted no conoce este mundo?”, dijo Chaves a Alejandro Solano, proveedor de servicios de chapia.

La funcionaria también le expone al contratista el papel de Tobías Arce, a quien el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) considera el intermediario que pagaba dádivas a funcionarios, a cambio de que estos agilizaran los negocios de las empresas.

Laura Chaves fue detenida el pasado lunes por, supuestamente, haber recibido tres dádivas de empresas constructoras, entre ellas una máquina caminadora por parte de la empresa constructora MECO, así como un almuerzo y una regalía que incluía licor, manzanas y uvas, por parte de Tobías Arce.

Esta es la conversación entre Laura Chaves y Alejandro Solano:

Laura Chaves: Vea, Conavi funciona así; no sé usted, ¿no me está grabando, verdad?

Alejandro Solano: ¡Ay no, qué pecado!

Laura Chaves: No, es que yo esa información no la suelo dar... a nadie, o sea, conmigo no lo han hecho. Me han ofrecido, pero yo digo no. Si yo ayudo es porque quiero, no porque quiera que me paguen.

Alejandro Solano: mmm...

Laura Chaves: El asunto está es que usted ha visto a Tobías ahí, ¿verdad?

Alejandro Solano: Sí, Tobías siempre está ahí, a toda hora, todos los días.

Laura Chaves: Ajá. Él es funcionario externo de Conavi. Tobías cobra facturas.

Alejandro Solano: Ajá.

Laura Chaves: a Raymundo y a todo el mundo. Le cobra a Cacisa, le cobra... bueno, la mayoría son de MECO, pero lo que se requiere es que usted tenga más presencia ahí.

Alejandro Solano: mmm...

Laura Chaves: Que la gente lo conozca, que esté yendo a ver con qué le salen. O sea, porque digamos... para ponerle un ejemplo, digamos... yo sé que, bueno, cuando murió la mamá de Carlos Solís, por ejemplo, verdad, y que esto no salga de Centroamérica, yo fui porque, aparte de que Carlos me nombró a mí, yo tengo una amistad con Carlos de muchos años y él conoce a mi papá y todo lo demás.

Alejandro Solano: Sí.

Laura Chaves: Bueno, ya fuimos a almorzar y, entonces, uno de los que fue, que es uno de los que autorizan los pagos, me dice “coma”; le hago yo, “es que yo como muy poquito”. Me dice “no se preocupe porque aquí alguien nos va a pagar la comida”, pero no, o sea, yo conozco a Tobías desde que nació porque él trabaja para CARRES, una empresa que yo conozco, que ya desapareció.

Entonces digo yo ‘¿qué es esto tan raro?’ Bueno, estábamos... esas personas, estaba ese señor que es el jefe ahí donde paga en Financiero, estaba una señora que es de Financiero, pero no tenía nada que ver, pero es muy amiga de Marcela que estaba ahí y de Carlos, y estaba la hija de mamá, ¿verdad? Entonces digo yo “ay Dios mío, ¿qué hago yo aquí?”. Bueno, entonces la cuestión es que cuando entra el fulano y es Tobías, “mae, pague, ya que usted me agüeva, todos los días tarde y noche que le pague, págueme el almuerzo”.

Alejandro Solano: (se ríe).

Laura Chaves: ¿Cómo iba yo a salirme de ese saco, Alejandro?, decime vos, entonces, mae usted me invita a mí como amiga que soy, verdad, desde hace muchos años. “Sí, Laura, tranquila, coma todo lo que usted quiera”, así habla Tobías.

Alejandro Solano: Sí (se ríe).

Laura Chaves: Entonces yo acepté esa invitación, pero así funciona la cosa aquí.

Alejandro Solano: ¿Y vos qué?, ¿recomendás que haga más presencia?

Laura Chaves: Sí, sí.

Alejandro Solano: Es que vieras que a nosotros realmente nunca nos atrasaron tanto; esta vez ha sido un caso esporádico, porque, diay, realmente dicen que tienen un problema con el sistema. Diay, yo no sé qué tan cierto sea.

Laura Chaves: No, no, no, no, bueno ahora, antes del coronavirus, ahora a cada rato se cae el servidor. Eso sí es cierto.

Alejandro Solano: ¿A cada qué, perdón?

Laura Chaves: A cada rato, está uno escribiendo y se queda sin servidor, o sea, se queda sin sistema.

Alejandro Solano: Ajá

Laura Chaves: Pero no tiene nada que ver en que usted vaya agilizando la factura.

Alejandro Solano: Es que la factura está aprobada, está de pago, pero no lo hacen porque tienen problemas con el sistema.

Laura Chaves: Así nada más, ¿y a esa no se la van a embargar?

Alejandro Solano: Sí..., pero en realidad estamos en mutuo acuerdo con él, con el..., ¿cómo se llama?

Laura Chaves: Cuando él retire el dinero, se lo da a usted.

Alejandro Solano: Exactamente.

Laura Chaves: Ah...

Alejandro Solano: Exactamente, hicimos un documento y todo, entonces.

Laura Chaves: Bueno, podemos hacer, bueno, pero es que puede hacer..., ¿usted no llama a Solís?

Alejandro Solano: Podría llamarlo, podría llamarlo, digamos no he querido molestarlo, pero...

Laura Chaves: ¿Pero todo el mundo está feo, no?

Alejandro Solano: Sí, sí, sí...

Laura Chaves: El problema, Alejandro, es que ahorita empiezan a ver cómo le sacan plata para las instituciones, verdad.

Alejandro Solano: Sí, exactamente, imagínese y si no han pagado eso y empiezan a quitar.

Laura Chaves: Sí, y si encuentran que hay un sobro ahí, que no, que no, o una cantidad no ha sido girada.

Alejandro Solano: mmm...

Laura Chaves: Entonces diay, pero si ya tienen el acuerdo de pago que ojalá que lo ejecuten.

Alejandro Solano: Sí.

Laura Chaves: Es José el que tiene que hacer eso, seguro.

Alejandro Solano: Mirá, yo no tengo ni la menor idea quién será, hablamos con... suave un toquecito para preguntar... (se dirige hacia alguien), ¿quién es el chavalo, Yesi, del Cona..., de Financiero, que había dicho que pagaban antes de Semana Santa?, ¿qué le dijo la abogada? (Voz femenina responde) Luis Madrigal.

Laura Chaves: Alejandro, deme el número de factura, yo tengo a quién llamar allá.

Alejandro Solano: (se dirige a alguien)... ¿Cuál es el número de factura, Yesi?

Laura Chaves: Con él... hasta con el acuerdo de pago.

Alejandro Solano: Dice que lo que él tiene es un problema con el sistema.

Laura Chaves: No, no, no, no sé cómo es la cosa ahí, uno muy “hijueputa”, ya me gané los primeros cien millones.

Alejandro Solano: (se ríe) Ah pecado, cuando vea esa factura se va a morir de risa, chiquititillas.

Laura Chaves: No importa, dame el número.

Alejandro Solano: Ah... 34.

Laura Chaves: Tengo una muchacha que me ayuda.

Alejandro Solano: La 34 a nombre de Ana Lorena Chaves Rivera.

Laura Chaves: ¿Solo una tiene nada más?

Alejandro Solano: Pendientes sí, porque las otras no han llegado ahí, creo verdad, ¿no han llegado ahí?

Laura Chaves: ¿Y esas donde están?

Alejandro Solano: Diay, le preguntaron al Organismo de Inspección y no las han llevado al Conavi.

Laura Chaves: ¿Ve? Eso es otra cosa, que en la calle también le pidieron plata, los ingenieros son así. ¿Me van a decir que usted no conoce este mundo?

Alejandro Solano: No, yo sí lo conozco, lo que pasa es que yo soy muy malo, te digo, muy malo para ofrecer, muy malo, a mí si me dicen “mira, esto funciona así”, entonces sí, claro, diay, démosle, pero yo para llegar a decir “te, te, te..., diay si usted me ayuda, yo lo ayudo”, esa cosa... vieras qué malo que soy, me da como vergüenza.

Laura Chaves: Usted no está hablando con el speaker puesto, ¿verdad?

Alejandro Solano: No.

Laura Chaves: Ah, bueno. Este, voy a llamar a una señora, que yo le ayudé a hacer unas cuestiones para que la nombraran en propiedad, no me gusta cobrar favores, pero diay, se lo voy a cobrar. Entonces, para ver qué me dice, pero qué tristeza, verdad, es que sí, no puede haber plata ahora que esté desperdiciada.

Problemas económicos

Alejandro Solano: Sí, y ¿sabes cuál es el problema de eso?, es que a mí me ya no me fueron las cuadrillas a trabajar y, ¿por qué no me fueron a trabajar?, por falta de pago. Porque yo he ido de mi “peculio”, dijo un amigo mío, pagando. Pero ya no me da la bolsa. Lo que voy a hacer es quedarme.

Laura Chaves: Entonces para hacer eso, Alejandro, para que no le vayan a hacer una sanción, porque no se presentó la cuadrilla, aunque sea cuadrilla alquilada, lo que sea, usted tiene que hacer un escrito y mandárselo al administrador vial.

Alejandro Solano: ¿y diciendo que es por falta de pago?

Laura Chaves: Diay que usted no tiene contenido económico.

Alejandro Solano: Sí, ese documento ahí lo estábamos haciendo ahorita, que debido a que la administración no ha cancelado ninguna factura este año.

Laura Chaves: Es correcto.

Alejandro Solano: Verdad, nosotros ya llegamos a un punto donde ya no tenemos liquidez.

Laura Chaves: No hay flujo de caja. Es que, diay, en la administración hay una cosa que se llama, que nadie está obligado a lo imposible. En Derecho Administrativo... es una máxima en Derecho Administrativo, menos cuando el efecto lo produce una inactividad de la administración.

Alejandro Solano: mmm...

Laura Chaves: Entonces como qué ganas de para estar ejerciendo yo el Derecho y ahora que estoy aquí amarrada (risas).

Alejandro Solano: (risas).

Laura Solano: Por esta tontera no puedo, y es que bueno, cuando uno ama lo que hace entonces justifica. Es un artículo de la administración, de la Ley General de Administración Pública. Indicar, “bueno tengo facturas desde tanto tiempo, esta me cuesta tanto y yo no tengo flujo de caja para esa, y entonces yo considero también que en la figura de la administración vial está en la posibilidad real de ayudar a cobrar esa factura”.

Rebeca Madrigal Q.

Rebeca Madrigal Q.

Periodista de asuntos políticos y de gobierno. Graduada en Periodismo de la Universidad Latina de Costa Rica.