Juan Fernando Lara. 13 junio
Parte de los equipos del Proyecto Geotérmico Las Pailas II en Curubandé de Liberia (Guanacaste) / Imagen: Presidencia Costa Rica .
Parte de los equipos del Proyecto Geotérmico Las Pailas II en Curubandé de Liberia (Guanacaste) / Imagen: Presidencia Costa Rica .

La planta geotérmica Las Pailas II, descrita por el Gobierno como la “más moderna de la región”, acumula varias semanas de atraso en su incorporación al Sistema Eléctrico Nacional (SEN) sin que el Gobierno explique la causa.

El 19 de marzo anterior, el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE) informó que adelantaría un mes el encendido de la planta de 55 megavatios (MW) de capacidad instalada. Según esa previsión, esta debía proveer electricidad a partir de mayo.

El ICE justificó entonces el encendido un mes antes de lo planeado debido a las condiciones secas que enfrentó el país a inicios de año cuando acudió a más uso de generación de electricidad con energía térmica.

La propia Irene Cañas Díaz, jerarca del ICE, confirmo a este diario que el Instituto veía con mayor interés la generación geotérmica y calificó de “tranquilizante” la integración Las Pailas II, justo por la caída en los niveles de los embalses de generación.

“Una baja atípica de las lluvias durante el primer trimestre del año ha llevado a que el ICE aumente las importaciones de electricidad y el uso del respaldo térmico para satisfacer la demanda nacional”, explicó en aquel momento la presidenta ejecutiva.

De hecho, según el Plan de Expansión de la Generación del ICE 2018-2034 (su hoja de ruta a nivel de inversiones en plantas de generación) Pailas II debía estar operando desde marzo.

Localizada en Curubandé de Liberia (Guanacaste), la planta aportará electricidad “firme y renovable” según explicó Cañas. Cuenta con una turbina japonesa de última tecnología y su torre de enfriamiento será de fibra de vidrio (las convencionales son de madera o de concreto).

La instalación empezó a construirse en el año 2013 y dispondría de 13,8 kilómetros de tuberías de conducción que conectan 21 pozos perforados a profundidades promedio de 2,2 kilómetros.

Sin embargo, estos equipos siguen sin dar la energía prevista y tampoco hay previsiones de una nueva fecha para su estreno.

La Nación realizó este jueves consultas sobre el atraso y si este estaría vinculado con algún tipo de avería en la instalación que haya afectado su estreno.

Se está a la espera de respuestas.

“Cumplimos con los plazos constructivos y concluimos las tareas necesarias para disponer del recurso geotérmico para operar la planta. Adelantar su incorporación es una decisión que traerá beneficios múltiples al sistema y a la población”, explicaba todavía Cañas en marzo.

La geotermia –extraer vapor del subsuelo volcánico para generar electricidad– es la única fuente renovable conocida que no depende de las condiciones climáticas. Esta característica permite disponer de un recurso firme, confiable y de larga duración, las 24 horas y todos los días del año.