Patricia Recio. 12 octubre
Según el MOPT, una gran parte de la vía ya cuenta con el material de subbase listo para la colocación del pavimento. De los tres puentes que se debían construir hay uno listo y los dos restantes al 91%. Fotografía José Cordero
Según el MOPT, una gran parte de la vía ya cuenta con el material de subbase listo para la colocación del pavimento. De los tres puentes que se debían construir hay uno listo y los dos restantes al 91%. Fotografía José Cordero

El asfaltado de 21 kilómetros entre Paquera y playa Naranjo no estará listo este 19 de octubre como estaba previsto en la última fecha anunciada por el Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT).

La empresa a cargo de los trabajos recibió una nueva ampliación en el plazo. Se trata de la quinta prórroga en este proyecto, con la cual la entrega debería concretarse a inicios de diciembre.

Para este momento, el plan vial en aquella zona turística acumula más de 500 días de atraso, de acuerdo con un informe elaborado por la Cámara Costarricense de la Construcción y dado a conocer el mes pasado.

Con la nueva fecha, la entrega se dará casi 600 días después de lo acordado.

Actualmente, el proyecto lleva un 80% de avance, según datos que dio a La Nación el viceministro de Infraestructura, Tomás Figueroa Malavassi.

Los principales atrasos por los que la Administración ha tenido que otorgar días adicionales a la empresa Azvi, se relacionan con la reubicación de servicios (postes, cableado y tuberías) y el impacto de las lluvias.

"Tuvimos un serio problema con la relocalización de servicios (...) eso fue lentísimo, eso fue una realidad y yo ahí no puedo hacer nada. Coordinamos con Coopeguanacaste y ellos tuvieron la capacidad de reacción que tuvieron y nos atrasó bastante, entonces al final se le tuvo que compensar días al contratista por la relocalización de servicios.

“El resto fue por lluvias ya eso está dado en contrato, hay una cláusula que indica un percentil de lluvias que si la intensidad está sobre ese percentil se le tiene que reconocer el día, además hubo un par de emergencias ambientales”, detalló Figueroa.

Estos atrasos han ocasionado que la empresa reciba cinco prórrogas. Inicialmente la vía debía ser entregada en setiembre del año anterior.

Las justificaciones en esa nueva ampliación del plazo también tienen que ver con traslados de servicios de electricidad y tuberías de Asociaciones Administradoras de los Sistemas de Acueductos y Alcantarillados (Asadas).

En relación con las expropiaciones, el viceministro defendió la gestión pues a pesar de que el más reciente informe de la Auditoría del MOPT indica que a setiembre solo se habían inscrito a nombre del estado 115 terrenos de los 320 necesarios, esa situación no ha representado mayor atraso.

Según dicho informe, de esos trámites pendientes, 72 (35%) se encuentran en proceso dentro del Ministerio y 133 (65%) expedientes se encuentran en el Juzgado Contencioso Administrativo, en la Imprenta o en la Procuraduría General de la República.

Al respecto, Figueroa afirmó que ha habido un error de concepto.

“Una cosa es la gestión de expropiaciones, que efectivamente es lentísima y va lentísima, y aseguro que vamos a terminar el proyecto y no van a estar formalmente concluidas las expropiaciones.

"Lo que pasa y lo que no se dice es que desde hace más de un año, habíamos gestionado con el 90% o 95% de los vecinos entradas en posesión voluntarias, y ellos muy amablemente nos dieron permiso de ejecutar las obras , por lo cual eso no ha sido una limitante para la ejecución de la obra, como ellos anhelan la carretera han sido muy colaboradores eso hay que reconocerlo”, explicó el funcionario que además funge como director del Programa de Infraestructura del Transporte.

Actualmente, la empresa a cargo de los trabajos ya completó la colocación de todas las alcantarillas y la capa de material subrasante sobre la cual debe colocarse el pavimento.

Además de los 21 km de carretera, en 18 ya se cuenta con subbase estabilizada de cemento y se comenzó a colocar pavimento en unos 5 km de la vía.

De los tres puentes que debían construirse sobre los ríos Guarial, Grande y Gigante, solo se ha completado este último. Los otros dos tienen un 91% de avance.

Problemas por resolver

El informe de la Auditoría mencionado, además hizo referencia a tres problemas que fueron detectados por el Laboratorio Nacional de Materiales y Modelos Estructurales (Lanamme) desde febrero de este año y que no fueron contemplados en el desarrollo de la obra.

Se trata de un punto donde hay problemas de inundación cerca del puente sobre el río Gigante, así como cuatro alcantarillas en el último km de carretera que se encuentran ahogadas y requieren entubarse.

Además, se detectó que hay seis zonas de taludes con problemas de estabilidad y en una de ellas incluso ya se han dado deslizamientos.

De acuerdo con la Auditoría solucionar los temas de inundaciones, alcantarillas y estabilización de taludes podría representar un costo adicional de unos $3,4 millones.

Figueroa explicó que en el caso de la inundación en río Grande, se trata de un problema que existía desde antes que se iniciara la construcción.

“Lo que sucede es que esa localidad está ubicada muy cerca de la costa y prácticamente al nivel del mar, cuando se conjuga marea alta, lluvias intensas, suelos saturados, hay un río que sale se devuelve, porque el mar está con marea alta y, por la altura a la que está el poblado, ellos se han inundado hace años y se seguirán inundando”, afirmó.

Según dijo, en ese lugar se realizarán mejoras para que las aguas puedan evacuar de mejor forma y que las inundaciones afecten en menor grado a los vecinos.

La solución planteada por el MOPT en ese lugar incluye la construcción de alrededor de 2.000 metros de canales revestidos con concreto reforzado y cuatro puntos en la zona de Río Grande, donde se plantea realizar la instalación de una red de alcantarillas pluviales de concreto enterradas, con diámetros que rondan los 100 centímetros

De acuerdo con el viceministro, esta y las demás obras adicionales requeridas serían contratadas a la misma empresa, pero la intención es que los plazos se manejen aparte para no retrasar más la culminación del tronco principal.

El proyecto Paquera- playa Naranjo tiene un costo de $27 millones que son financiados por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) como parte del Programa de Infraestructura del Transporte.

Las obras incluyen la construcción y el asfaltado de los 21 kilómetros de carretera, la estabilización de taludes y mejoras en el trazado, así como de la construcción de los tres puentes mayores.

Además debe contar con aceras, bahías de autobuses en las zonas urbanas, y la rehabilitación de los sistemas de drenaje y pasos de fauna.