Juan Diego Córdoba. 19 febrero
Las agujas de seguridad para el paso del tren se implementaron el 17 de diciembre en un intento de disminuir los accidentes. Fotografía Diana Méndez
Las agujas de seguridad para el paso del tren se implementaron el 17 de diciembre en un intento de disminuir los accidentes. Fotografía Diana Méndez

La intención de las autoridades era que las agujas eléctricas en 91 cruces del tren entre Heredia y Cartago estuvieran en funcionamiento para finales de enero. Esa meta, sin embargo, está lejos de concretarse pues hasta ahora los dispositivos solo operan en 50 intersecciones.

En otros 18 puntos las agujas funcionaron pero solo unos días, como reconoció la presidenta ejecutiva del Instituto Costarricense de Ferrocarriles (Incofer), Elizabeth Briceño

Según la jerarca, tomaron la decisión de sacarlas de operación por seguridad de los conductores, debido a que las condiciones especiales en los cruces, la imprudencia de los choferes y las agujas propiciaban situaciones de peligro, en lugar de prevenirlas.

“Cuando intentamos ponerlas en operación, la solución que se tenía a nivel de semáforos y de convivencia con la viabilidad no cumplía con su función. Costa Rica es siempre muy particular en ciertos aspectos, entonces para mayor seguridad, 18 de esos cruces no los pusimos a operar”, aseguró la jerarca.

Entre esos cruces están el de la U Latina y el que está junto al restaurante Taco Bell, en Montes de Oca; tres en Santa Rosa de Santo Domingo de Heredia y seis sobre calle 13 de San José.

Según Briceño, esta misma semana, la mesa de trabajo integrada por lncofer, Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT), Consejo de Seguridad Vial (Cosevi), Dirección General de Ingeniería de Tránsito y la empresa proveedora del servicio, analizará los posibles cambios que deberán aplicar en estos cruces para ponerlos en operación.

Empero, garantizó que la problemática no tiene relación con un “error de cálculo” en la instalación del sistema.

“Creo que es un tema de idiosincrasia de cómo manejamos. Aquí lo que prima es la vida humana, tanto los que tienen que utilizar la señal para cruzar una vía del tren, como los otros conductores que vienen con su vía pensando en que no hay ningún obstáculo”, manifestó.

Para la Dirección de Ingeniería de Tránsito, el fallo podría estar en el funcionamiento de los llamados pedales que activan las agujas. Fotografía Andrey Palacios
Para la Dirección de Ingeniería de Tránsito, el fallo podría estar en el funcionamiento de los llamados pedales que activan las agujas. Fotografía Andrey Palacios
Los pedales

Para Diego Rugama, jefe del Departamento de Semáforos de la Dirección General de Ingeniería de Tránsito, el problema en estos cruces tiene relación con los pedales que activan las agujas al paso de las locomotoras, los cuales se ubican metros antes de la intersección.

“El principal problema lo tenemos en los cruces en donde la vía ferroviaria tiene aparcaderos, en los cuales algunas veces un tren espera al otro para hacer el cambio de línea. Como el sistema ferroviario de nuestro país no es exacto, no se puede poner en funcionamiento las agujas en automático”, dijo.

De acuerdo con la explicación de Rugama, las agujas obstaculizan el paso del tránsito vehicular durante todo el tiempo que dure el tren en el aparcadero, desde que llega al punto hasta que la otra locomotora pasa para hacer el cambio de línea.

Esta maniobra puede tardar segundos o varios minutos ante el posible atraso en el viaje de una de las dos locomotoras para llegar al punto de intercambio.

El Gobierno inauguró los dispositivos en los primeros 23 cruces en diciembre pasado. Desde entonces las autoridades han puesto a funcionar la señalización en 27 pasos ferroviarios más.

La instalación en otros 23 sectores está atrasada y no operaría hasta finales de marzo, para cuando se prevé, estarían solucionados todos los problemas.