Alexánder Sánchez. 30 marzo
En sus redes sociales, el Instituto Nacional de Seguros compartió imágenes de las carpas especializadas, en las que serán atendidos los pacientes del Cenare. Tomada de Facebook
En sus redes sociales, el Instituto Nacional de Seguros compartió imágenes de las carpas especializadas, en las que serán atendidos los pacientes del Cenare. Tomada de Facebook

En carpas provisionales, especialmente equipadas, el Hospital de Trauma, en La Uruca, recibirá desde este lunes a varios de los pacientes que el Centro Nacional de Rehabilitación (Cenare) tuvo que dejar de atender por la emergencia del nuevo coronavirus, causante del covid-19.

Desde la semana pasada, el Cenare cedió sus instalaciones para que sean usadas como un hospital exclusivo para covid-19, el cual tendrá una capacidad para 88 pacientes. Esta situación obligó a la institución a dar de alta o trasladar a otros hospitales a unas 55 personas que estaban internadas allí para liberar camas.

Adicionalmente, se suspendieron todas las citas y servicios que brinda regularmente a sus usuarios.

Por este motivo el Hospital de Trauma, que pertenece a la red de servicios de salud del Instituto Nacional de Seguros (INS), prestó parte de sus instalaciones para atender a pacientes "en el área de rehabilitación, terapia física, terapia ocupacional, terapia del lenguaje y terapia de rehabilitación pediátrica”, comentó mediante un Facebook Live la doctora Alejandra Jiménez, gerente médico del Hospital del Trauma.

#EnVivo| Red de Servicios de Salud del INS recibe desde este lunes a pacientes del CENARE.

Posted by Instituto Nacional de Seguros on Monday, March 30, 2020

“Se trata de pacientes que tienen que continuar con sus terapias. El Cenare mismo ha priorizado cuáles pacientes van a enviar por acá. Todos ellos ingresarán al hospital por una ruta específica que hemos demarcado muy bien, por ejemplo, su ingreso será la puerta número 3 del hospital, donde serán dirigidos a los servicios que requieran”, agregó la galena.

En el Hospital del Trauma, los pacientes serán atendidos con todo un arsenal de equipo medico, entre los que se encuentran varias carpas con camillas especiales, aparatos de tratamiento especializados y dos salones para sesiones de rehabilitación.

El complejo, que tardó dos semanas en ser instalado, contará también con 6 consultorios médicos.

En el Hospital de Trauma, el INS instaló vallas para que los pacientes del Cenare se ubiquen dentro de las instalaciones y puedan ingresar sin ningún tipo de confusión. Foto tomada Facebook
En el Hospital de Trauma, el INS instaló vallas para que los pacientes del Cenare se ubiquen dentro de las instalaciones y puedan ingresar sin ningún tipo de confusión. Foto tomada Facebook
Poca afectación, sin riesgos

Según Roger Arias, gerente general de la Red de Servicios de Salud del INS, la colaboración con el Cenare —que pertenece a la Caja Costarricense de Seguro Social— no afectará significativamente los servicios diarios del Hospital del Trauma.

Aún más importante, dijo Arias, los cambios no representarán ningún riesgo para la población hospitalaria.

“El INS, en una actitud solidaria, abre sus puertas para que los compañeros del Cenare puedan brindar algunas de los servicios que abordaban. Aclaramos, eso sí, que esto no implica ningún riesgo para nuestros pacientes, ni sus acompañantes, ni nuestro personal", explicó.

En esa línea, las autoridades del Hospital chequearán continuamente a todos los pacientes del Cenare que ingresen al centro médico. En la entrada, personal especializado tomará la temperatura a los visitantes y se evitará su ingreso en el que caso de que presenten alguna sospecha de contagio de covid-19.

Roger Arias, gerente general de la Red de Servicios de Salud del INS, estuvo al frente de las instalación de las carpas. Para lograrlo, el funcionario y su equipo tuvieron que un arduo trabajo de coordinación con la CCSS. Foto Rafael Murillo
Roger Arias, gerente general de la Red de Servicios de Salud del INS, estuvo al frente de las instalación de las carpas. Para lograrlo, el funcionario y su equipo tuvieron que un arduo trabajo de coordinación con la CCSS. Foto Rafael Murillo

La única afectación en el funcionamiento del Hospital del Trauma es que la administración del centro médico priorizó algunas citas de sus pacientes y otras se postergaron. En total, según informó en INS, se reprogramaron unas 4.000 citas.