Gerardo Ruiz R.. 25 mayo, 2018
Mario Redondo (der.) se mostró desilusionado después de que La Nación revelara que las encuestas de Opol que ponían a Fabricio Alvarado adelante en las preferencias electorales fueron encargadas por Restauración. Foto: Rafael Pacheco.
Mario Redondo (der.) se mostró desilusionado después de que La Nación revelara que las encuestas de Opol que ponían a Fabricio Alvarado adelante en las preferencias electorales fueron encargadas por Restauración. Foto: Rafael Pacheco.

“Mi impresión era de que los estudios de Opol eran objetivos e imparciales (…). Yo estuve entre los que fueron engañados. Yo les creí, las creía serias (las encuestas)”.

Así reaccionó el exdiputado Mario Redondo, uno de los políticos más cercanos a Fabricio Alvarado durante la campaña previa a la segunda ronda electoral, tras revelarse que el equipo de Restauración Nacional mandó a hacer las seis encuestas que la firma Opol divulgó en ese periodo.

Redondo expresó primero su indignación en declaraciones al Semanario Universidad y luego las ratificó a La Nación.

"No satanizo que los partidos puedan hacer encuestas porque entiendo que prácticamente todos los partidos las hacen, no creo que ahí esté el problema", aclaró Redondo, presidente del Partido Alianza Demócrata Cristiana (ADC).

"Pero yo no sabía que las encuestas que hacía Opol eran a encargo específico del partido (Restauración). Yo creí en los resultados de las encuestas porque creí que la encuestadora estaba haciendo un trabajo objetivo, que era un trabajo hecho por la empresa por sí misma, y no pagado por el partido", recalcó el político, quien trabajó de lleno en la campaña de Fabricio Alvarado, convirtiéndose en uno de sus principales asesores.

(Video) La conexión Opol-Restauración Nacional

En todas estas encuestas, el aspirante de Restauración superaba por más de diez puntos de ventaja a su contendor, el hoy presidente Carlos Alvarado, del Partido Acción Ciudadana (PAC).

"No tuve ninguna participación en lo que refiere a quién se contrataba y a quién no, durante la campaña. Ese particular le correspondió al jefe de campaña (Juan Carlos Campos) y en coordinación con el comité ejecutivo del partido (...). Yo no tengo por qué pensar que él (Fabricio Alvarado) estuviera enterado de esto, no lo sé, lo desconozco, y sé que él estaba ocupado en mil cosas. Aquí estamos hablando de que hubo un error en el sentido de que no se informó de que las encuestas fueron pagadas por el partido", subrayó.

Mario Redondo sostiene que no se arrepiente de haber respaldado a Fabricio Alvarado rumbo al balotaje, pues lo considera "un hombre honesto" y que el caso de Opol no cambia esta percepción de ninguna manera.

El político cartaginés añadió que, mientras asesoró a Fabricio Alvarado, Restauración Nacional nunca le compartió los resultados de las encuestas de Opol, sino que era una periodista allegada a esa empresa la que se los compartía, en secreto.

"Tengo la impresión de que ni siquiera el candidato (Fabricio Alvarado) fue debidamente informado sobre la verdad real de los resultados de las encuestas, pues hasta el día antes de las elecciones, a él y a mí nos informaron de que íbamos por lo menos 10 puntos arriba del PAC", recordó.

Y agregó: "Obviamente yo creí en la encuesta de Opol, yo creí que era una encuesta independiente, para decirlo de alguna manera, y creí que los resultados eran absolutamente objetivos y que no respondían a ningún interés. Hubiera sido inconveniente para el partido autoengañarse".

"Cuando yo vi los resultados, los entendí como los resultados de una encuesta independiente, no como el resultado de una encuesta pagada por el partido", declaró a este diario.

"Esto le deja enseñanza al país. En adelante, el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) lo que debe hacer es velar por que el manejo y la publicación de las encuestas tenga una regulación suficiente como para garantizar que los ciudadanos tengan toda la información correspondiente que les permita informarse con los criterios más adecuados", zanjó.

Mario Redondo agregó que no ha podido hablar ni con Fabricio Alvarado ni con ninguna otra autoridad de Restauración Nacional sobre el caso Opol. Y dijo que no cree que ni el excandidato, ni los que dirigieron su campaña, le deban una explicación.