Regidores y síndicos temen al ‘libertinaje’ a que ‘se pierda el alma’ y les molesta la imposición de la ‘meseta central’

Por: Daniela Cerdas E. 16 enero
La profesora de Ciencias del Colegio México, Annia Román, imparte una clase de educación sexual a jóvenes de noveno año de este liceo ubicado en Barrio Aranjuez. De las cinco lecciones semanales de Ciencias, Román destina una lección a impartir esta temática a los muchachos. En la foto, la profesora dedicó la clase del viernes a discutir las diferencias entre amor y apego en una relación sentimental. Fotos: Mayela López
La profesora de Ciencias del Colegio México, Annia Román, imparte una clase de educación sexual a jóvenes de noveno año de este liceo ubicado en Barrio Aranjuez. De las cinco lecciones semanales de Ciencias, Román destina una lección a impartir esta temática a los muchachos. En la foto, la profesora dedicó la clase del viernes a discutir las diferencias entre amor y apego en una relación sentimental. Fotos: Mayela López

El llamado que hizo en diciembre la Municipalidad de Esparza, en Puntarenas, para solicitar la suspensión de clases de sexualidad del MEP tuvo eco.

Siete ayuntamientos más se sumaron a la petición al avalar exactamente el mismo documento que habían aprobado los regidores esparzeños.

En el documento piden al Ministerio de Educación Pública (MEP) y al Consejo Superior de Educación la suspensión “inmediata” de los Programas de Educación para la Afectividad y la Sexualidad.

"El Concejo Municipal aprobó una moción para solicitar la suspensión de la temática de la ideología de género de los programas de sexualidad del MEP, tal vez no todos los programas, si no la ideología de género", confirmó Margoth Mora, vicealcaldesa de Buenos Aires, también en Puntarenas.

También hicieron la solicitud las municipalidades de Pérez Zeledón, San Carlos, Poás, Orotina, Upala y Talamanca.

De acuerdo con información suministrada por la Oficina de Prensa del MEP, el Consejo Superior de Educación conocería la solicitud de las municipalidades en su primera sesión del 2018, prevista para este martes.

Las autoridades educativas conocerán las consultas jurídicas y técnicas correspondientes y, posteriormente, se deliberará para tomar un acuerdo sobre la solicitud presentada. Esta sería dada a conocer posiblemente a finales de enero o a principios de febrero.

El curso lectivo dará inicio el 8 de ese mes.

Este año, en secundaria, entrará a regir la reforma a los programas de estudio de Educación para la Afectividad y Sexualidad Integral y, paralelamente, en décimo, se comenzará a impartir la materia de Educación para la Afectividad y la Sexualidad.

Los alumnos de sétimo, octavo y noveno recibirán el contenido en materias como Ciencias, Orientación, Cívica y Educación para la Vida Cotidiana.

Estos programas abordarán los cambios en la adolescencia, la diversidad de identidades de género, expresiones de género y las orientaciones sexuales; el tema del placer, las medidas para la prevención y atención de la violencia (en pareja, familia, colegio, la calle, redes sociales) y el acoso callejero.

Con ‘expertos’

Según el escrito aprobado por las municipalidades “no es concebible” que estos programas no mencionen el concepto de matrimonio que “es la base esencial de la familia, la cual a su vez es el elemento natural y fundamento de la sociedad”.

Asimismo, reclama que el programa no haga énfasis en que la abstinencia es el único método totalmente eficaz para evitar embarazos no deseados.

“Se acuerda solicitar al Consejo Superior de Educación, al Ministerio de Educación Pública (MEP) y demás órganos competentes, la suspensión inmediata del Programa de Estudio de Afectividad y Sexualidad Integral del MEP con el fin de que este se someta a análisis y sea reformulado, pues, como evidenciamos, no responde a la realidad científica, a la legislación costarricense, a los valores universales, a la moral, las buenas costumbres, ni a nuestra identidad”, dice el acuerdo.

El regidor de la Municipalidad de Pérez Zeledón, Antonio Mora, uno de los que presentó el documento al Concejo, dijo que el municipio de Esparza envió el escrito a varios regidores y ellos lo acogieron para presentarlo porque "estaba bien fundamentado".

Mora aseguró que contaron con la ayuda de "expertos", entre ellos un biólogo, un psicólogo, un abogado y hasta un obispo, para que les explicara por qué las "guías" no deberían implementarse así como están planteadas.

El regidor reconoció que no han leído completamente los planteamientos de los programas que impartirá el MEP.

Sus razones

Las ideas de las autoridades municipales también se reflejan en el acta de la sesión de la Municipalidad de San Carlos, donde se aprobó el acuerdo, a la cual tuvo acceso La Nación.

"La regidora Yuset Bolaños manifiesta que no es posible que el MEP quiera obligar a los estudiantes menores de edad a aprender afectividad y sexualidad de esa manera. Recalca que eso va totalmente en contra de todos los valores cristianos, morales y espirituales que la sociedad costarricense ha venido trabajando para fomentar desde hace años.

"Aclara que no es homofóbica y no quiere que se tome así porque no está de acuerdo en eso, cada uno tendrá sus preferencias, pero que se eduque a los hijos de esa manera es en lo que no es correcto, señala que, definitivamente están tergiversando los términos y los conceptos, están dejando un portillo para que se abra el libertinaje en la sociedad".

"Eso es una guerra, para ir a la guerra hay que ser valientes, creo que como Concejo Municipal hay que ser muy valientes, si hay que manifestarse a nivel nacional, hacerlo, demostrar que no existen miedos, que el día que eso se apruebe en Costa Rica, se pierde la libertad, la democracia y la sociedad, porque la sociedad cuando cae en libertinaje se pierde todo, indica que, lo más importante es pensar en salvar incluso fuera de lo material es el alma y ahí ya se perdió", Xinia María Gamboa, síndica San Carlos.

Por su parte, según el acta, el regidor Evaristo Arce "sigue lamentando que la meseta central quiera imponer lo que se les ocurra (...) Cree que el primer día de clases si esto sigue, no deberían de mandar a los niños a la escuela, porque eso es un asunto de todos”.

"Eso es una guerra, para ir a la guerra hay que ser valientes. Creo que como Concejo Municipal hay que ser muy valientes, si hay que manifestarse a nivel nacional, hacerlo, demostrar que no existen miedos, que el día que eso se apruebe en Costa Rica, se pierde la libertad, la democracia y la sociedad, porque la sociedad cuando cae en libertinaje se pierde todo, indica que, lo más importante es pensar en salvar incluso fuera de lo material es el alma y ahí ya se perdió", añadió Xinia María Gamboa, síndica propietaria en Florencia, San Carlos.

"Lo más terrible que va a ocurrir es la confusión en que van a entrar estos niños y jóvenes, que hoy soy mujer y mañana decido ser hombre. Lo peor que es que no se ha visto la letra menuda, solamente se escuchan nombres extraños y muchas veces ni siquiera se dominan los términos.

"Espera que estos programas no lleguen a las aulas de nuestro país, le pide a Dios ser fuertes y que se analice, especialmente, ser buenos padres de familia, abiertos con los hijos en las casa para poder hablar de estos temas y ser los primeros en salvar a los hijos”, expresó Thais Chavarría, síndica de Pital, segun el acta.