Daniela Cerdas E.. 21 marzo
Los expedientes de muchos proyectos están almacenados en diferentes espacios del edificio de la DIEE ubicado en San José centro. Algunos de esos espacios huelen a humedad. Foto: Albert Marín.
Los expedientes de muchos proyectos están almacenados en diferentes espacios del edificio de la DIEE ubicado en San José centro. Algunos de esos espacios huelen a humedad. Foto: Albert Marín.

Presupuestos inflados en la construcción o reparación de escuelas y colegios; traslado de fondos a las Juntas de Educación que los administran pese a no tener proyectos asignados; irregularidades en la compra de terrenos y en contratación de ingenieros externos.

Estas son solo algunas de las anomalías descubiertas en la revisión al azar de expedientes que se hizo en la Dirección de Infraestructura y Equipamiento Educativo (DIEE) del MEP, responsable de nuevas obras o mantenimiento de todos los centros escolares del país y que cuenta con 119 funcionarios, entre ellos, ingenieros, arquitectos, abogados y administrativos.

Para esa revisión se tomaron grupos de expedientes físicos de proyectos, ya construidos o en proceso de construcción, los cuales estaban en escritorios o guardados en archivos de los diferentes departamentos de esa dependencia.

La diligencia estuvo a cargo de Andrea Obando, jefa de esa dependencia, quien, ante la gravedad de lo encontrado, envió hace 15 días los expedientes a la Auditoría interna del MEP, por instrucciones del ministro de Educación, Édgar Mora.

“Encontramos presupuestos con montos que no están ajustados a la realidad, presupuestos mayores de lo que debería ser el proyecto; aparentes contrataciones irregulares por parte de las juntas a profesionales externos, extravío de información, irregularidades en compras de terrenos, irregularidades y falta de control en la dotación de recursos a los centros educativos.

"No había suficiente documentación de por qué se le entregó equis cantidad de dinero a una junta; no encontramos la información que respalde por qué se le dieron los recursos. Hay juntas que tienen recursos, pero cuando solicito el expediente del proyecto que debería tener, no tienen; entonces cuando pregunto por qué se le dio la plata, me responden ‘no sé’”, contó la funcionaria a La Nación.

Obando indicó que hará la revisión de más expedientes y que otras anomalías que encuentre las notificará a la Auditoría.

“Se ha recopilado información veraz, técnica, que me hicieron llegar, me alertaron. Lo comenzamos a estudiar caso por caso y se tomó la decisión de que cada proyecto tenía la suficiente información para elevarlo a la Auditoría. No es porque nos pareció que estaba mal, están los oficios. Hay ingenieros externos que tienen 20 y 30 proyectos, asignados, eso es imposible, lo que pasa es que cada junta puede contratar a quien quiera”, explicó.

La Nación denunció en mayo del año pasado que un total de 12 ingenieros y arquitectos privados acapararon los millonarios contratos de supervisión de la construcción de centros educativos del MEP durante los últimos tres años. De más de 170 profesionales que las Juntas contrataron para esta labor del 2015 al 2017, estos 12 se dejaron una tercera parte de los contratos.

En esos años, el MEP autorizó la construcción o reparación de 517 escuelas y colegios. Estos doce ingenieros se encargaron de 159, lo que significa que, en promedio, cada uno asumió 13 contratos. El resto de los profesionales (158) se responsabilizó de dos proyectos cada uno, en promedio, según datos suministrados por el Ministerio.

El costo estimado de esas 517 obras fue de ¢129.000 millones. En términos de dinero, se encargaron del 33%: o sea ¢43.000 millones.

Además, se reportó que por la escasa supervisión de la DIEE a la Junta del Colegio Técnico Profesional (CTP) Fernando Volio Jiménez, en Cartago, ese centro educativo pagó ¢87 millones de más por mano de obra y materiales a un contratista cuando se realizaban mejoras.

Al final, esta la obra quedó inconclusa y abandonada debido a que el dinero se acabó; solo se hizo un 60% del proyecto.

La DIEE cuenta con un presupuesto para este año de ¢23.000 millones.

Por la ineficiencia en la ejecución de los recursos es que para este 2019 el presupuesto se recortó en un 56% ya que en caja única, actualmente, hay ¢141.000 millones sin ejecutar y, al mismo tiempo, 633 centros con orden sanitaria por malas condiciones, según datos del Ministerio de Salud actualizados a marzo de este año.

El ministro de Educación, Édgar Mora, dijo que desde hace muchos años en el DIEE "se han atravesado intereses espurios que están representados por individuos y grupos de individuos que han operado desde adentro y desde afuera.

“Estos intereses son ‘duros’ y propician infinidad de conflictos porque tienen que ver con la oportunidad de asignar y recibir la asignación de contratos. Tienen que ver con dinero, y se manifiestan en malas prácticas como proyectos sobrestimados en muchos millones de colones, asignación excesiva, recurrente y acumulativa de proyectos a un mismo proveedor y modelos de operación que son o se parecen mucho a prácticas ilegítimas e irregulares, entre ellas el traslado de recursos presupuestarios sin vinculación a un proyecto real. Cuando intereses de este tipo ingresan en las agendas individuales y grupales es común que los ambientes de trabajo sean contenciosos, crispados y caóticos”.

Mora añadió que cuando se tenga el informe final de la Auditoría sobre los 100 casos denunciados se procederá a llevarlo a la vía que sea necesaria para determinar responsabilidades. Manifestó que se están moviendo hacia modelos de contratación que caractericen al MEP como clientes de infraestructura y administradores inmobiliarios.

“Eso nos permitirá dejar atrás la etapa de muchos años en la que nos concebimos como despacho de asesoría en ingeniería y arquitectura y pseudo constructores”, declaró.

Nueva investigación

Tras las denuncias de los 100 expedientes irregulares, la Auditoría interna del MEP solicitó que se le habilitara un espacio en las oficinas de la DIEE, ubicadas en San José centro, para iniciar una nueva investigación de este y los otros casos que se denuncien.

La Auditoría ya había realizado una investigación (Informe 31-18 DIEE), que se dio a conocer a inicios de este año, en la que se analizaron los aspectos administrativos y técnicos con que cuenta esta Dirección del MEP para llevar a cabo sus funciones, debido a, entre otros aspectos, las sumas exorbitantes que permanecen engavetadas, sin invertir, pese a la precariedad de decenas de escuelas y los problemas que afrontan miles de niños para estudiar.

El informe concluye que una de las razones del rezago en infraestructura y del estado de los centros educativos, que ascienden a 5.000, se debe a este “decadente” clima organizacional en la DIEE, ya que el mismo genera el aumento en los tiempos de los proyectos, debido a tramitomanías “irrelevantes” entre departamentos y áreas en esta dirección.

Justamente el hecho de que desde la dirección de la DIEE se estén solicitando expedientes para revisarlos, ha hecho que se agrave el “decadente” clima laboral se venía presentando.

“Siento que el clima fue estable hasta hace tres semanas que se puso peor cuando decidí, junto con don Édgar (Mora), elevar a la Auditoría irregularidades que documentamos que equivalen a 100 proyectos que están en investigación.

"Esto inestabilizó a los departamentos porque para ellos eso significa que yo los estoy acosando laboralmente, que estoy contra ellos. Ellos no quieren que nadie sepa la realidad de sus departamentos. Entonces, en este momento, el clima organizacional es malo”, dijo Obando.

En su informe 31-18 DIEE, la Auditoría también hizo una revisión de los expedientes de proyectos del 2015, 2016 y 2017. Para ellos no fue posible obtener la ejecución real de los presupuestos durante de esos tres años, puesto que en la DIEE “no se lleva un control efectivo” sobre la utilización de estos recursos en el proceso constructivo.

El presupuesto de la DIEE en 2015 fue de ¢74.000 millones; el del 2016, de ¢35.000 millones y el de 2017 de ¢132.00 millones.

En los expedientes, la Auditoría halló en general montos “incorrectos” en los proyectos y el reclutamiento, por parte de las Juntas, de ingenieros privados sin que mediara un proceso de contratación administrativa.

“Las Juntas de Educación y Administrativas realizan pagos por concepto de avance de mano de obra, materiales y servicios profesionales sin previa aprobación o autorización por parte de la DIEE en los proyectos en los que no se ejerce supervisión. No hay constancia de carteles para la contratación de mano de obra, materiales, y los respectivos análisis técnicos de ofertas y la recomendación por parte de los ingenieros o arquitectos externos, para cada uno de los servicios requeridos para la ejecución de las obras”, indicó la Auditoría.

La Nación solicitó al presidente Carlos Alvarado su criterio sobre las anomalías en la DIEE. Por medio de su oficina de prensa, indicaron que Alvarado está enterado de la situación en esta dirección del MEP, pero remitieron a preguntarle al jerarca del Ministerio las consultas.

DIEE
DIEE