Daniela Cerdas E.. 14 febrero
09/02/2018. Estudio GN Medios, Tibás. Hora: 04:20 p.m. Fotografías de los Programas de Estudio de Afectividad y Sexualidad Integral del Ministerio de Educación Pública (MEP), tomadas en el estudio de GN Medios en Tibás. Fotos: Mayela López
09/02/2018. Estudio GN Medios, Tibás. Hora: 04:20 p.m. Fotografías de los Programas de Estudio de Afectividad y Sexualidad Integral del Ministerio de Educación Pública (MEP), tomadas en el estudio de GN Medios en Tibás. Fotos: Mayela López

El Concejo Municipal de San José se unió a los 21 municipios que han acordado enviar al Ministerio de Educación Pública (MEP) una solicitud de suspensión “inmediata” de las clases de Sexualidad.

Para los miembros del Concejo, los Programas de Afectividad y Sexualidad incitan a los jóvenes a tener relaciones sexuales, según explicó Luis Murillo, presidente del Concejo Municipal.

El acuerdo quedó en firme este martes.

"Las guías no están informando a los jóvenes, lo que hacen es decirles 'pueden tener relaciones y use preservativo y formas de planificar' y eso es lo que no es posible, los estamos induciendo a eso.

"La primera solución tiene que ser indicarle al joven que no tenga relaciones a temprana edad, tanto por consecuencias como temas religiosos. Lo correcto es que el joven tenga amplio conocimiento científico y religioso", expresó Murillo.

En su criterio, problemáticas como el embarazo adolescente "van mas allá de una guía sexual" y se relacionan, más bien, con falta de información que provenga de los padres, quienes no están en sus casas por las responsabilidades laborales, ni se enteran qué hacen sus hijos, con quién conversan y de qué hablan.

Con este acuerdo, la Municipalidad de San José se une a la de Esparza, que fue la primera en solicitar la suspensión de los programas de sexualidad. Luego lo hicieron las de Pérez Zeledón, Limón, Corredores, Coto Brus, Upala, Desamparados, Quepos, Talamanca, Cóbano, San Carlos, Nandayure, Buenos Aires, Zarcero, El Guarco, Cóbano, Tibás, León Cortés, San Mateo, Orotina y Poás.

La Municipalidad de Cartago, por el contrario, se manifestó a favor de que se impartan los programas de sexualidad.

Johnny Araya, alcalde josefino, aclaró que no participó de la votación del Concejo, este martes.

Según dijo, él estaba de acuerdo con el programa de educación sexual que se implementó en el gobierno de Laura Chinchilla (2010-2014), pero sobre los nuevos planes no tiene una posición porque no los conoce.

Este año, rige la reforma de los programas de estudio de Educación para la Afectividad y Sexualidad Integral para secundaria. Además, se comienza a impartir una asignatura específica para alumnos de décimo año.

Los alumnos de sétimo, octavo y noveno recibirán el contenido en materias como Ciencias, Orientación, Cívica y Educación para la Vida Cotidiana.

Estos programas abordarán los cambios en la adolescencia, la diversidad de identidades de género, expresiones de género y las orientaciones sexuales; el tema del placer, las medidas para la prevención y atención de la violencia (en pareja, familia, colegio, la calle, redes sociales) y el acoso callejero.

Contra las estadísticas

Murillo dijo que para tomar la decisión de pedir la suspensión de los programas de sexualidad, los asesores de los regidores analizaron estadísticas de embarazo adolescente. No indicaron cuáles.

Durante el curso lectivo 2016, un total de 923 menores de edad quedaron embarazadas (67 de ellas iban a la escuela). En 2008, 1.208 mujeres de menos de 18 años que asistían a centros educativos quedaron embarazadas; 100 iban a la escuela, según datos del MEP.

En Ministerio también informó que en el curso lectivo 2016, 1.172 mujeres de menos de 18 años ya eran madres (77 de ellas iban a primaria). En el curso lectivo del 2011, la cifra de menores de edad que ya eran madres eran de 1.207, 77 estaban en primaria.

A nivel nacional, según estadísticas del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), en 2016, 10.924 menores de 19 años tuvieron un hijo; de esas 349 tenían menos de 15 años. La mayoría habitaba en la provincia de San José (2.677) y en Alajuela (2.370).

El presidente del Concejo Municipal de San José dijo que estos programas incitaban a los estudiantes a tener relaciones sexuales. Según la Segunda Encuesta Nacional de Salud Sexual y Reproductiva, publicada a finales del 2016, el 53% de las mujeres menores de 18 años ya había tenido relaciones. En el caso de los hombres era el 69%.

En edades más tempranas, a los 15 años, el 14% de las mujeres ya habían tenido sexo; en el caso de los hombres era el 24%.

Según esa misma encuesta, de las mujeres menores de 15 años que habían tenido relaciones, en el 38% de los casos la pareja era de 5 a 9 años mayor y en el 22% de los casos la pareja era hasta 10 años mayor.

Los programas de sexualidad también incluyen entre los contenidos un capítulo en donde se habla de las relaciones impropias.

Desde enero de 2017 la llamada ley de relaciones impropias impide la inscripción de matrimonios con menores de edad o entre ellos; además, castiga con prisión a los adultos que tengan relaciones sexuales con adolescentes, según la diferencia de edad.

Esa ley establece las siguientes sanciones:

-Hasta tres años de cárcel para los adultos que sostengan relaciones con adolescentes menores de 15 años, siempre que el adulto le lleve una diferencia de edad de cinco o más años.

-Hasta tres años de cárcel para los adultos que tengan relaciones con mayores de 15 años y menores de 18, cuando la diferencia de edad sea de siete o más años.

Según el Código Penal, se considera violación la relación sexual con una persona menor de 13 años.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, expresó que los programas quieren proteger a los menores del abuso infantil o relaciones impropias, y ha insistido en que, lejos de lo que consideran algunas autoridades municipales, los planes promueven que se posterguen las relaciones sexuales.

“Es falso que hablar de sexualidad promueva conductas riesgosas”, dijo la ministra durante el acto de inauguración del curso lectivo, el cual se llevó a cabo el 8 de febrero, en la escuela Félix Arcadio Montero, en Santo Domingo de Heredia.