Daniela Cerdas E.. 6 julio
El Ministerio de Hacienda envió una carta a la ministra de Educación, Guiselle Cruz, el pasado 1.° de julio con las indicaciones de recorte al gasto del presupuesto 2020.Foto: Rafael Pacheco
El Ministerio de Hacienda envió una carta a la ministra de Educación, Guiselle Cruz, el pasado 1.° de julio con las indicaciones de recorte al gasto del presupuesto 2020.Foto: Rafael Pacheco

Debido a la falta de ingresos por la pandemia de covid-19, el Ministerio de Hacienda ordenó al MEP recortar ¢223.000 millones del presupuesto 2020, los cuales se tomarán principalmente de incentivos salariales y de las transferencias a las juntas de educación y universidades.

También le solicitó eliminar el contenido presupuestario de todas las plazas congeladas y vacantes, así como recortar el 100% disponible para capacitación docente, viajes y viáticos.

El ministro de Hacienda, Elián Villegas, confirmó la solicitud de recorte planteada al Ministerio de Educación Pública (MEP) mediante una nota a la jerarca del ramo, Guiselle Cruz, el miércoles 1.° de julio.

“En el marco de la crisis sanitaria y económica que está atravesando el país y como parte de los esfuerzos que está realizando el Poder Ejecutivo, para los cuales su apoyo será vital, desde el Ministerio de Hacienda se trabajó en un recorte al gasto público del Presupuesto Nacional.

“Remito la presente solicitud para que desde el Ministerio a su cargo se proceda, a la brevedad, en la inclusión de las rebajas al presupuesto institucional en el Sistema de Formulación Presupuestario. Lo anterior, tomando como base la información de recorte adjunta a este oficio, el cual corresponde al monto total de ¢223.224 millones”, indica la comunicación firmada por Villegas.

La principal rebaja se solicitó en la partida de remuneraciones, en lo que respecta al rubro de “otros incentivos salariales” en donde se solicitó recortar ¢85.658 millones. Para este año, se destinaron en total ¢277.000 millones para el pago de “otros incentivos”.

El recorte a otros incentivos incluye la cancelación del pago a los docentes para este año del plus denominado Zona de Menor Desarrollo (ZMD) por el cual se pagan cerca de ¢22.000 millones anuales.

Se desconoce cuáles otros sobresueldos serán impactados, pues el Ministerio paga 50 tipos, entre pluses y recargos. La mayoría otorga un 50% adicional del salario base.

Entre los recargos están impartir lecciones de 60 minutos; participar en comités de evaluación; trabajar en un aula virtual; ser promotor deportivo, hacer labores administrativas en la Dirección u otros.

El pago de muchos de estos incentivos, como la ZMD, no tendría sustento pues las lecciones presenciales están suspendidas desde el 16 de marzo por la pandemia, sin que se tenga fecha para un posible retorno a las aulas.

Del recorte en la partida de incentivos, se deriva una disminución en lo que el MEP preveía pagar por aguinaldos y por ende, también se rebajan ¢3.917 millones para ese fin.

FEES y Juntas de Educación

La segunda reducción en importancia es la transferencia que el Ministerio le hace a la universidades como parte del Fondo Especial para la Educación Superior Pública (FEES). Se ordenó recortar ¢66.000 millones de los ¢512.000 millones que el MEP les debía trasladar este año.

De esos ¢66.000 millones, ¢35.000 millones corresponden a gastos de capital (equipo y construcciones) y ¢31.189 millones a gasto corriente (incluye pago de salarios, intereses, servicios básicos y transferencias a terceros).

Aún los rectores y el Gobierno negocian la rebaja. Este martes en la tarde tendrán la segunda reunión.

Hacienda también pide aplicar tijera a las transferencias que el Ministerio hace a las Juntas en Educación y Administrativas, a las que se dejaría de girar ¢38.000 millones.

De esa suma, ¢31.000 millones corresponden a gasto corriente, como alimentación, pago de servicios básicos de los centros educativos, salarios y transporte de estudiantes, y ¢7.000 millones a gastos de capital como infraestructura educativa.

También se pidió realizar un recorte en el presupuesto para la Universidad Técnica Nacional (UTN), pues como esa casa de enseñanza no forma parte del FEES, su presupuesto sale del MEP.

Hacienda ordenó recortar ¢2.535 millones de los ¢35.000 millones del presupuesto para esa universidad para este año.

Viajes, capacitación y mantenimiento

Igualmente, solicitó una reducción del 60% (¢2.320 millones) de la partida de transporte dentro del país, que tenía un presupuesto para este año de ¢3.957 millones. Se pidió también al MEP reducir ¢1.846 millones en el pago de seguros.

El resto, ¢22.373 millones, corresponden a recortes en los recursos para compra de equipo, materiales, suministros, mantenimiento de edificios, entre otros.

Hacienda solicitó eliminar el 100% disponible las partidas de viajes al exterior y sus correspondientes viáticos, actividades de capacitación docente, recepción y protocolo, publicidad y propaganda.

“Le ruego proceder a la eliminación del contenido presupuestario de todas las plazas congeladas y vacantes, así como las correspondientes cargas sociales y pluses añadidos a estas. Lo anterior sobre lo correspondiente a los 12 meses del año, o en su defecto, a los meses que tenga presupuestado en la actualidad”, le indicó Villegas a Cruz en el oficio.

Consultado al MEP sobre el impacto de estas reducciones, principalmente, en lo que corresponde a la alimentación de estudiantes, el Ministerio indicó que en este momento realizan los cálculos y las estimaciones para darle una respuesta al Ministerio de Hacienda.

Elián Villegas indicó que los rubros en los que se solicitó el recorte pueden tener variaciones. El MEP podrá sustituir el recorte de algunas partidas, por otras en las cuales se tenga algún disponible, pero está obligado a mantener el monto total del recorte estipulado (¢223.000 millones).

Mayoría de reducción del gasto provendrá del MEP

La reducción de ¢223.000 millones del presupuesto 2020 del MEP representa un 8,5% de los ¢2,6 billones de plan de gastos total de la institución para este año.

El MEP tiene el presupuesto más grande de todo el país, con una planilla de cerca de 80.000 funcionarios

Los ¢223.000 millones representan el 63% de los ¢355.000 millones (1% del PIB) de recorte en el gasto público que el Gobierno planea aplicar en el presupuesto de este año debido a la baja de ingresos tributarios por la pandemia de la covid-19.

La Contraloría General de la República (CGR) reveló que los ingresos corrientes del Gobierno Central caerán en casi ¢1,2 billones este año, que significan un 3,3% del producto interno bruto (PIB).

El gobierno presentará el 13 de julio el presupuesto extraordinario en la Asamblea Legislativa para aplicar la reducción del gasto.