Educación

Jerarca interina del MEP: Los alumnos llegaron ‘pasivos, retraídos, ansiosos y un poco como tristes, no se hablan entre sí’

Melania Brenes dio un balance tras una semana de clases presenciales luego de casi un año suspendidas. Mostró preocupación por el comportamiento de los estudiantes

Melania Brenes, ministra a. i. de Educación resume la primera semana de clases en modalidad combinada, presencial y virtual ' como muy positiva.

En su criterio, las escuelas y colegios se están adaptando a los protocolos y directrices y, poco a poco, las cosas avanzan según lo esperado.

Sin embargo, mostró preocupación por el comportamiento de los estudiantes, sobre todo los más pequeños, quienes se mostraron pasivos, retraídos, ansiosos y hasta tristes; incluso no se hablan entre sí, tanto afuera como dentro del aula.

Este es un resumen de la entrevista con Brenes sobre ese estado de situación de los primeros días.

—¿Cuál es su balance de la primera semana del ciclo lectivo?

—En realidad, ha sido un balance totalmente de acuerdo a lo esperado en la gran mayoría de los centros educativos. Hemos hecho un repaso general, muy muy general, hemos calculado que más del 95% de los centros educativos abrieron sin ningún inconveniente con el modelo bimodal combinado y con los niveles mayores, como lo habíamos dispuesto. En general, a este punto, al 12 de febrero, únicamente tenemos 16 centros educativos que no han logrado 100% abrir y que todavía tienen limitaciones.

—¿Salió como lo habían esperado?

—Así es, de acuerdo como nosotros lo previmos, salió como lo esperado. Ahora, hay que tomar en consideración que ha sido un inicio de curso lectivo que todavía involucra un porcentaje de la matrícula total de centros educativos, que son los niveles superiores la mayoría, pero hay centros educativos pequeños donde ya ingresó el 100% de la matrícula como el caso de algunos unidocentes y dirección.

—¿Cuál es la previsión para cuando entren los demás niveles en el 100% de centros educativos?

— Esperamos estar listos para la atención de mayor cantidad de incidentes, por ejemplo, sospechas de contagio. Hay un protocolo específico que se hace cumplir que ya esta semana pusimos en práctica, esperamos un mayor movimiento, una demanda de atención tanto por parte de los centros de salud como para nosotros y las direcciones regionales. Sí sabemos que al movilizarse la población, tenemos que atender más casos de esas sospechas o inclusive de confirmación de contagios por covid-19. Esperamos, también, mayor movilización de familias de estudiantes al centro educativo.

“Esta fue una semana donde yo hice varias visitas. Por ejemplo, hice una visita a Guararí, en Heredia, en general, del sondeo que yo he hecho, los directores quizás iniciaron con más ansiedad, pero conforme calentó la semana se sintieron un poco más seguros y ya el centro educativo ha ido ajustando todos y cada uno de los elementos de la apertura”.

—¿Cuáles fueron los principales incidentes que se presentaron?

—Realmente son temas de asuntos disciplinarios, por ejemplo, padres de familia que estaban inconformes con el desempeño de un director o un docente, de esos recibimos bastante. También, temas de nombramientos de plazas que necesitan ser cubiertas para completar la atención educativa, que se viene a resolver con la modificación de la norma 12 y problemas de abastecimiento de agua potable”.

—¿Cuáles fueron las principales dudas y quejas de los docentes y directores?

— Las dudas tienen que ver con la posibilidad del docente de hacer teletrabajo en caso de que, por ejemplo, ese día tengo una atención a distancia, esa fue una duda recurrente, pero eso depende de la organización de cada director. También, tuvimos que resolver muchísimas dudas relacionadas con cómo aplicar el protocolo en la parte de limpieza, en el tema comedores escolares. También, la apertura de algunas líneas, por ejemplo, para la posibilidad de que si un centro educativo es demasiado pequeño, pueda asistir el 100% de los alumnos en la jornada de presencialidad.

—¿Cuáles fueron los reclamos de los padres?

—Se quejaban de que era excesiva la cantidad de días presenciales que les están dando a los chicos, pero tenemos reporte de padres que les parecía más bien muy poquito que los chicos estaban citados uno o dos días. También, ha habido quejas con respecto al docente que le tocó a los hijos, también en el tema del uniforme que ya está muy claro que la familia puede justificar en caso de no tener el uniforme completo y, en algunos casos, también algunos centros educativos que, a falta de recursos, habían estado solicitando a los padres de familia algunos materiales o insumos de limpieza.

—En general ¿Cómo se comportaron los estudiantes en las clases presenciales, según el reporte de los directores ¿Cumplieron los protocolos?

— De hecho, nosotros no hemos tenido absolutamente ninguna queja en eso de los protocolos, los chicos están cumpliendo a cabalidad. Yo podría decir que en la visita que hice a Guararí identificamos que los estudiantes vienen muy pasivos, retraídos, ansiosos y hasta un poco tristes, no se hablan entre sí; tocó verlos un poco tristes, retraídos, tanto haciendo fila para el ingreso al centro educativo como dentro del aula.

“Con el equipo interdisciplinario tuve una conversación breve para que, conforme avance el ciclo lectivo, se tengan que desarrollar algunas actividades de motivación para volver a calentar los motores, porque los chicos saben que están volviendo en unas condiciones que no son las usuales y tienen miedo y se están mostrando retraídos y serios e inclusive, decía una de las psicólogas que trabajaba en la escuela, que, entre ellos, amigos de años, ahora ni siquiera se dirigen la palabra. Vienen como un poquillo advertidos también por las casas de que se tienen que cuidar muchísimo, entonces, sobre todo, los más pequeños de escuela, están un poco más pasivos. Habría que ver cuál es el panorama en secundaria.

“Sí existe por parte de nosotros y la Dirección de Vida Estudiantil una gran preocupación por ir viendo y monitoreando, cuál es el comportamiento de los chicos después de un período tan abrupto como fue el 2020”.

—¿La disposición de los padres para enviar a sus hijos a la presencialidad fue la esperada?

—En todos los centros educativos tuvimos reportes de padres que quieren mantener a sus hijos a distancia, pero estos no han sido la mayoría, por lo menos no al día de hoy, pero esos datos todavía no los hemos terminado de monitorear, dependemos de sus decisiones de esta semana y la otra. Todavía estamos viendo como recolectar (los datos). Sin embargo, hemos previsto, a partir del censo inicial que ya está abierto, y empieza a ser contestado a partir de la otra semana, tener una información fidedigna hacia finales de marzo.

—¿Tiene el dato del porcentaje de docentes que se mantuvieron en la virtualidad por tener factores de riesgo?

—No, esa información sí va a estar un poco más rápido que está otra de la matrícula, pero también ahí todavía necesitamos rastrear caso por caso las personas docentes por parte de la Dirección de Recursos Humanos. Hasta esta semana estamos terminando de responder todas las consultas de los centros educativos, pero sí, por lo menos el sondeo inicial que hemos hecho, la gran mayoría del personal se está presentando a los centros.

—¿Qué datos ha logrado recabar el MEP en esta semana?

—Los 16 centros educativos que no han podido implementar el modelo combinado como lo teníamos previsto, eso incide en 1.010 estudiantes. Además, tenemos 708 centros educativos en situación vulnerable, repartimos 23.183 galones de jabón líquido, 11.378 galones de alcohol en gel, 28.977 galones de desinfectante; ubicamos 2.666 termómetros digitales, 3.821 dispensadores de alcohol en gel, se entregan varios por centro educativo.

“También, ya se lograron ubicar 6.815 mascarillas reutilizables con esa gran donación. Estamos trabajando en la adquisición con la Comisión Nacional de Emergencias de 1.702. 782 unidades de mascarillas reutilizables, que se van a dar al 46% de la población, unos 567.594 estudiantes, que es más o menos tres mascarillas por alumno para las poblaciones más vulnerables.

“Para la primera entrega de alimentos, que va del 22 de febrero al 5 de marzo, tenemos 855.000 estudiantes que se van a beneficiar y en el caso de transporte son ¢18.000 millones para transporte y estamos haciendo cálculos de cuántos alumnos se van a beneficiar”.

—¿Por qué durante el primer semestre no va a haber semana de exámenes?

— Ya no van a haber semanas de exámenes del todo, en el ciclo lectivo lo que va a haber, según los ajustes, es una evaluación porcentual de los trabajos que se entregan de las guías de trabajo autónomo, porque de esas guías derivan trabajos. Además, se van a aplicar por semestre dos instrumentos de evaluación sumativa, que no necesariamente son solamente exámenes, pueden ser proyectos, estudios de caso, investigaciones.

“Donde la presencialidad lo permita, se pueden aplicar pruebas, pero tienen el requisito de que se pueden aplicar si los estudiantes están asistiendo de manera presencial”.

LE RECOMENDAMOS

En beneficio de la transparencia y para evitar distorsiones del debate público por medios informáticos o aprovechando el anonimato, la sección de comentarios está reservada para nuestros suscriptores para comentar sobre el contenido de los artículos, no sobre los autores. El nombre completo y número de cédula del suscriptor aparecerá automáticamente con el comentario.