Daniela Cerdas E.. 2 noviembre, 2017

Menos alumnos de sétimo, octavo y noveno dejaron las aulas tras las vacaciones de medio año, con respecto al 2016. Sin embargo, los resultados son opuestos cuando los jóvenes llegan a décimo, undécimo y duodécimo, niveles en donde en 2017 se dio un incremento en el abandono.

Estos resultados se desprenden de las cifras de deserción de medio año dadas a conocer este jueves por el Ministerio de Educación Pública (MEP).

En sétimo, el año pasado fueron 5.469 estudiantes los que abandonaron las aulas tras vacaciones de julio; este año ese número se redujo a 4.544, o sea, 925 estudiantes menos desertaron en ese nivel

En octavo, en 2016 se fueron del colegio 2.810 jóvenes, cifra que bajó a 2.518 en 2017. La tendencia a la baja en el abandono se repite en noveno: la deserción pasó del 2,8% al 2,3% con respecto al 2016. Se logró retener a 308 alumnos más de este nivel en 2017.

Todo lo contrario sucedió en los últimos años de colegio.

En décimo, la cantidad de estudiantes que abandonó las aulas pasó de 3.843, en 2016, a 4.440 este año; o sea 597 jóvenes más abandonaron los estudios con respecto al año anterior. En undécimo, la deserción pasó del 2,5% en 2016 (1.302 alumnos) a 2,8% (1.542) en 2017.

Hasta en los jóvenes de duodécimo se presentó un incremento en el abandono; hace un año la cifra era 122 estudiantes; en 2017 aumentó a 268.

La exclusión intraanual se calcula como la diferencia de matrícula inicial reportada por las instituciones educativas de todo el país y la cantidad de estudiantes que volvieron a las escuelas y colegios después del descanso de julio.

Inusual

Para los expertos, la situación que se presentó este año es atípica. Según Rocío Solís, presidenta de la Comisión Costarricense de Cooperación con la Unesco, generalmete es en los primeros niveles de colegio cuando los jóvenes desertan más del sistema educativo.

"Es al entrar al colegio, siendo sétimo donde más se van de las aulas. Cuando pasan a décimo, hay un compromiso mayor del estudiante de terminar el colegio. Hay que hacer una evaluación de por qué en 2017 en los últimos ciclos aumentó el abandono, esto no es usual.

"Sé que el MEP ha dado mucha intervención en los primeros niveles, en los últimos tendría que estudiarse si no se ha dado", explicó Solís, quien fue viceministra administrativa en el Ministerio de Educación, a inicios de este Gobierno.

Luis Emilio Paniagua, presidente del Colegio de Profesionales en Orientación, coincide con Solís en que esta tendencia es inusual. Explicó que en sétimo y octavo es dónde más los alumnos abandonan el colegio porque, entre otros factores, el cambio de escuela a colegio es muy fuerte para el joven.

"Uno podria hablar de que el nivel de dificultad es mayor en décimo y undécimo que en los niveles inferiores, pero son puras hipótesis. Probablemente también, un joven ya en décimo tiene edad para trabajar; una de las causas es que se salga para trabajar", manifestó Paniagua.

La ministra de Educación, Sonia Marta Mora, explicó que el abandono tiene que ver con varios factores, entre ellos, el entorno familiar que no brinda acompañamiento al estudiante o en el que hay violencia, factores socioeconómicos, comunidades inseguras, drogadicción, desmotivación para el estudio y hasta los fenónemos naturales.

Baja mínima

A nivel nacional, de los 923.920 estudiantes que a inicios del curso lectivo estaban matriculados en preescolar, primaria y secundaria, 14.606 (un 1,6%) se salieron del sistema educativo tras las vacaciones de medio año. Con respecto al 2016, el porcentaje de deserción disminuyó un 0,2%; el año pasado el abandono a nivel nacional se ubicó en 1,8%.

El MEP informó que en el 2017 se logró el porcentaje de exclusión más bajo de los últimos 10 años. Cabe destacar que en 2007 la matrícula era mayor, en ese entonces había 953.169 alumnos en el sistema educativo; casi 30.000 estudiantes más que el presente año.

En secundaria, el abandono también presentó una baja mínima, pasó del 4,2% en 2016 a 4% en 2017.

En primaria la deserción se mantuvo igual que el año pasado en un 0,3% (1.233 niños abandonaron la escuela este año) y en preescolar se registró un incremento del 0,3%; 114 niños se matricularon en este nivel tras las vacaciones de julio.

"Reducir los índices de exclusión y abandono escolar en un periodo tan sensible como el posterior a vacaciones es un reto y un compromiso nacional con la educación", dijo la ministra de Educación.